¿Malas noticias para AMLO?

Los primeros 100 días del presidente Andrés Manuel López Obrador no arrojaron buenas noticias: la inversión fija bruta cayó 6.8% en términos anuales, monto que es el segundo más alto desde octubre de 2013.

Esta cifra rompió con los pronósticos de los analistas quienes preveían una reducción de la inversión fija bruta de 4.9% para diciembre pasado.

A pesar de que el discurso de los grandes empresarios es optimista frente a los reflectores, en privado la opinión es distinta y hay una creciente preocupación, ya que la economía está detenida y hay un exceso de prudencia del sector privado en prácticamente todos los sectores.

De acuerdo con cifras oficiales, no es casualidad que del descenso de 6.8% de la inversión fija, la inversión en construcción retrocedió 5%, mientras que la que se relaciona con maquinaria y equipo disminuyó 9.4%

Una de las mayores preocupaciones de los especialistas, nos cuentan, es que durante diciembre, la inversión acentuó el débil desempeño que venía mostrando en el segundo semestre de 2018, lo que hace evidente algo que tanto temían los empresarios: las complicaciones estructurales que enfrenta el país para atraer capitales.

No es un secreto que ante la dinámica por el cambio de administración, indicadores como el gasto público y el apetito de los capitales privados se redujo de manera significativa, tendencia que se mantendrá en los próximos meses, ya que prevalece la incertidumbre en torno a la firma definitiva del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, el programa de desarrollo integral de la nueva administración, las diferencias con actores de mercado, así como las bajas en las perspectivas de las calificadoras de riesgos, todo ello, contribuirán a que la inversión retrase su recuperación.

¿Adoctrinamiento puro?

No cabe duda que la Secretaría de Bienestar (antes Sedesol) se anotó un 10 con la información que subió a Twitter. Resulta que según la óptica de la dependencia y a manera de adoctrinamiento, enumeró cinco puntos que se dirigen a los mexicanos que no están de acuerdo con el bienestar para el país.

Las razones se relacionaban con: falta de amor al país; la negativa de recibir apoyos de manera directa y no por medio de intermediarios; la posibilidad de migrar al extranjero; estar más a favor de la inversión extranjera y no apoyar la autosuficiencia y la renuncia a que el gobierno escuche las decisiones del pueblo.

Horas después y ante las innumerables críticas, la Secretaría del Bienestar aclaró que el mensaje no contaba con la validación oficial para su publicación. La dirección de comunicación social de la dependencia está a cargo de Hugo Rosell, destacado poeta y quien trabajo en comunicación de la delegación Azcapotzalco.

Y pues sí, el mensaje que se soltó sin querer fue digno de un verdadero poeta.

Así las cosas…

¿Adiós al Grado de Inversión?

@rominarr | @OpinionLSR | @lasillarota




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información