Opinión

Lucrar con la tragedia

Ante la muerte de cualquier persona, que se anteponga el sentido humano, se agradece. | Pamela Cerdeira

  • 21/01/2019
  • Escuchar

En el año 2010 Pemex reportó 691 tomas clandestinas; en el 2012, mil 635; en el 2015, 5 mil 252; el 2018 cerró con 12 mil 581.

La explosión en Hidalgo, provocada por una toma clandestina que ha dejado más de 85 personas muertas y un número mayor de heridas, era la lamentable y obvia consecuencia de un mal que tan sólo en los últimos dos años casi se duplicó.

Tomas clandestinas

En un breve reporte realizado por ERN, evaluadora de riesgos, se recopilan los siguientes accidentes relacionados con tomas clandestinas:

San Martín Texmelucan, Puebla (2010) | 27 personas muertas, 83 casas con daños parciales, 32 con pérdida total, 20 autos calcinados.

Cadereyta, Nuevo León (2014) | 23km del río San Juan con daños ambientales por un derrame de petróleo gracias a una toma clandestina.

Acatzingo, Puebla (2017) | Evacuación de habitantes por la explosión de tomas clandestinas, con fuego que duró 16 horas.

Tlajomulco, Guadalajara (2017) | 3 mil personas evacuadas por el derrame de 174 mil litros de gasolina.

Cuernavaca, Morelos (2017) | 91 viviendas evacuadas por fuga e incendio de ducto.

También en Puebla en el 2017, videos y fotografías retrataban a pobladores llevándose en cubetas y garrafas combustible derramado por una toma clandestina en San Francisco Tláloc. Militares y policías observaban los hechos. El comunicado oficial refería que los elementos no intervinieron para evitar cualquier enfrentamiento con la población que pudiera provocar un problema mayor por la fricción con el combustible. De la misma forma sucedió en Hidalgo.

Tlahuelilpan

Tras la explosión el gobierno de AMLO actuó veloz y prudentemente. Poniendo mayor atención en el discurso sobre los fallecidos y heridos. Incluso bajo el calificativo de víctimas, se les otorgó atención médica especial. (La discusión sobre la calificación de “victimas” quisiera dejarla para otro momento) Pero vale la pena resaltar que ante la muerte de cualquier persona, que se anteponga el sentido humano, se agradece, y es todavía más importante si viene de quien ostenta el poder.

Pero no fue así para todos, Epigmenio Ibarra publicaba en redes sociales:

Más de 60 personas murieron y desde la narrativa de Ibarra, la víctima era López Obrador. De la misma forma la oposición pide investigar “posible negligencia” del Gobierno Federal en el incidente.

Es imprescindible esforzarnos por elevar el nivel de la discusión, de otra forma seguiremos siendo presas de una eterna, agresiva y violenta carrera discursiva que se lleva a cabo dentro de una enorme rueda de hámster.

Historias de una gasolinera

@PamCerdeira | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.