Opinión

¿Lucha política o lucha de clases?

El movimiento de FRENAAA, ha evidenciado con mayor profundidad la lucha de clases en México. | Ismael Jiménez

  • 30/09/2020
  • Escuchar

Desde un inicio, se cuestionó cuál era la intención de las manifestaciones de FRENAAA, según sus dirigentes, no tiene fines políticos, pero sí manifiestan y hacen sentir claramente la diferencia de clases.

El movimiento de FRENAAA, ha evidenciado con mayor profundidad la lucha de clases en México. Y es que más allá de manifestarse en sus automóviles, que es válido, el tono de sus discursos, ponen en evidencia el desprecio que tienen por quienes consideran seres inferiores.

Para los instigadores de este movimiento golpista, todo aquel que simpatice de una u otra manera con la 4T, son estúpidos e inferiores, pues su capacidad de razonamiento es torpe e inepta. Esto, por decir lo menos que ha declarado su líder Gilberto Lozano.

El Frente Nazi-Onal Anti AMLO, es un movimiento de ultra derecha y además cristero como lo ha declarado en varias entrevistas su dirigente. Este tipo de movimietos de corte facista, justifican sus discursos de odio bajo el pretexto de un sentimento, “ultra nacionalista” que está, según ellos, por encima de las democracias y la constitución.

Para quienes ignoran o conocen poco sobre los “ardientes discursos” de Adolfo Hitler, valdría la pena que oyeran su doctrina, que entre otras cosas, promovían el odio contra el comunismo y todas las razas y pensamientos considerados inferiores

FRENAAA esconde bajo la simulada “decencia” de su manifestación, el desprecio por los demás, pues su estrategia de reclutar con megáfono en mano a personas en condición de calle o de escasos recursos para mantener su “plantón fantasma”, no es otra cosa más que la arrrogancia de suponer que su dinero, les permite poner a las personas a su disposición bajo cualquier circunstancia, o bien, agreden a quienes los increpan cuando ellos son mayoría.

“El plantón fantasma”, es solo una justificación para que bajo la manipulación de la interpretación de la constitución mexicana y de la información, en el delirio de Gilberto Lozano, se destituya al presidente de México. En más de una entrevista con diversos medios, el esquizofrénico y enardecido líder del movimiento, ha señalado que tirar al gobierno es un derecho de la sociedad, pues esperar a los tiempos electorales y democráticos, no resolverían la necesidad de derrocar a la 4T.

El discurso extremista y facista de los pocos rostros de FRENAAA, además de justificar su necesidad de derrocar al gobierno, hacen referencia de echar mano de los recursos utilizados en Bolivia y Ecuador para tirar a los gobiernos elegidos democráticamente en esos países. Y de ser necesario, armarse para estar preparados ante lo que se pueda ofrecer, esto también, como un derecho ciudadano, según las palabras de Gilberto Lozano.

En este espacio, habíamos señalado ya del peligro que corre la democracia, no solo en México, si no en distintos países de América Latina, pues cuando la ultraderecha se mira en desventaja, activa inmediatamente sus mecanismos de disuasión de la democracia y de torcer las leyes constitucionales, con miras de hacer prevalecer sus intereses “por encima de lo que sea y a costa de lo que sea”. Estas últimas palabras, dichas por Juan Guaido en una entrevista que este periodista le realizó hace poco más de dos años.

El Frente Nazi-Onal Anti AMLO, por cierto expresión acuñada por el periodista Hernán Gómez, es sin duda un movimiento generado para dividir aún más a los mexicanos y evidenciar una lucha de clases que ya existía, pero que la derecha hipócrita negaba y escondía.

Diríamos que modificar el lenguaje y discurso ardiente de FRENAAA, podría dar paso a un diálogo entre la sociedad para exigir y criticar con sentido y propuestas claras a este y a cualquier otro gobierno. El asunto es que eso no sucederá y por el contrario, Gilberto Lozano radicalizará aún más su discurso, pues su objetivo fundamental, es profundizar la división entre los mexicanos contratados para hacer bulto en su plantón, mientras los dueños de los BMW, los Jaguar, Mercedes Benz, las camionetas SUV y cuatro por cuatro, duermen tranquilos en sus casas, monitoreando que sus siervos, resguarden y velen celosamente como se les exige, su plantón fantasma.

La ultraderecha venezonala, radicalizó la posición del gobierno de Chávez y Maduro, y profundizó la división entre los venezolanos. El problema fue que cuando los fascistas de Venezuela fracasaron en su golpe de Estado, huyeron del país, dejando una profunda crisis que siguen pagando los venezolanos que no tienen dinero para salir, mientras que los golpistas, continúan alimentando las divisiones desde el extranjero.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.