Opinión

Los tiempos de Donald Trump

PARTE II. Por: José Luis Pérez Canchola*.

  • 23/02/2017
  • Escuchar

Donald Trump llega a la Casa Blanca con un registro de inmigrantes indocumentados en 10.9 millones. De los cuales 6 millones son de origen mexicano”. Adicionalmente están aquellos extranjeros con residencia legal pero  que no son ciudadanos norteamericanos y tienen cuentas pendientes con la justicia.

Estos podrían ser privados de su condición migratoria y deportados a sus lugares de origen.

 

Población indocumentada residente en los EEUU

Estimaciones de la Agencia de Inmigración y Aduanas

 

PERIODO

TOTAL

1990

3,500,000

1995

5,700,000

2000

8,600,000

2005

11,100,000

2010

11,500,000

2014

11,100,000

2016

10,900,000

 

Con relación a la amenaza de Trump de deportar extranjeros con antecedentes penales, en México se debe tomar nota que de acuerdo a la estadística de la Agencia de Aduanas e Inmigración de los Estados Unidos, en los últimos 10 años, más de UN MILLÓN de mexicanos fueron arrestados bajo cargos que van desde faltas administrativas, robos menores, conducir sin licencia, consumir alcohol en vía pública, falta de documentos migratorios, hasta delitos graves como tráfico de personas, tráfico y venta de drogas, delitos sexuales, homicidas e incluso por pertenecer a pandillas juveniles o al crimen organizado.

 

La Agencia de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos tiene la misión de centrar el uso de sus recursos en la identificación y remoción de aquellos extranjeros señalados como una amenaza a la seguridad pública, a la seguridad fronteriza y a la seguridad nacional. Así lo ordena el memorándum del secretario de Seguridad Interior de fecha 20 de noviembre de 2014, titulado “Políticas para la aprehensión, Detención y Remoción de Inmigrantes Indocumentados”.

 

El siguiente cuadro nos ilustra sobre las deportaciones documentadas de inmigrantes con antecedentes penales o faltas administrativas en el ejercicio fiscal 2016. Como se puede observar. México ocupa el primer lugar.

 

Total de deportados con antecedentes penales por países

 

AÑO FISCAL 2016

TOTAL

México

149,821

Guatemala

33,940

Honduras

21,994

El Salvador

20,538

R. Dominicana

1,981

Colombia

1,156

Ecuador

1,099

Brasil

1,095

Resto

 

A fin de cuentas la deportación de inmigrantes indocumentados con o sin atecedentes penales es una política permanente con independencia de quien esté en la Casa Blanca. Por ejemplo en los años de la administración del presidente Clinton las deportaciones sumaron un total de 12 millones 200 mil, con los deportados sumaron 5 millones 300 mil.[i]

 

Lo nuevo en todo caso es la estridencia del actual presidente de los Estados Unidos y su determinación de acelerar esta “limpia de extranjeros” mediante el incremento de recursos humanos, mayor presupuesto a las agencias responsables, promoviendo la figura de las deportaciones prioritarias[ii], la retención por parte del Servicio de Inmigración de extranjeros en manos de otros cuerpos de seguridad, etcétera.

 

¿Qué hacer?

 

PRIMERO: Resulta evidente que estos deportados, siendo mexicanos, no se les puede negar la entrada a territorio nacional. Sin embargo, es necesario garantizar la certeza de los procedimientos de identificación de los deportados de origen mexicano ya que se tienen antecedentes de migrantes de origen centroamericano miembros de organizaciones como la Mara Salvatrucha o MS-13, y son deportados a México.

 

SEGUNDO: Resulta necesario diseñar procedimientos más eficientes a fin de dar seguimiento de los migrantes deportados con antecedentes en los Estados Unidos por delitos de alto impacto, como son homicidas, violadores seriales, traficantes de indocumentados, o relacionados con drogas, armas, trata de personas, lavado de dinero, entre otros.

 

TERCERO: Es importante verificar si estos deportados cuentan con antecedentes criminales en nuestro propio país, en cuyo caso deben ser puestos a disposición de las autoridades correspondientes.

 

CUARTO: Por lo mismo es necesario incrementar los recursos humanos, financieros y materiales de las Delegaciones del Instituto Nacional de Migración que operan en la frontera norte para que estén en condición de cumplir con esa delicada responsabilidad.

 

QUINTO: Recomendar la creación de bases de datos de migrantes deportados y que actualmente se encuentran en México recluidos en cárceles, centros para menores infractores y centros de rehabilitación de adictos, principalmente en los estados fronterizos con el propósito de generar diagnósticos a fin de promover medidas  de atención, seguimiento y prevención.

 

SEXTO: Fortalecer el trabajo de los consulados mexicanos en Estados Unidos ampliando los programas de orientación y defensa legal a favor de todo nacional, con o sin atecedentes penales, que esté o se sienta bajo amenaza de ser deportado.

 

Las anteriores son algunas de las acciones que el Congreso podría recomendar. La intención es evitar cualquier relación negativa, sobre todo de la población fronteriza, en contra de los deportados con antecedentes criminales o ex convictos y al mismo tiempo impedir la exclusión y la discriminación de estos connacionales que, por su origen, tienen el derecho de regresar a México buscando la oportunidad de rehacer sus vidas y la de sus familias.

 

*José Luis Pérez Canchola. Consejero de la Academia Mexicana de Derechos Humanos, A. C. y ex Procurador de Derechos Humanos del Estado de Baja California, periodo 1991/1994

 

@OpinionLSR

 

[i] Fuente: The Washington Post, con Datos del Center for Migration Studies, New York. (Centro de Estudios de la Migración).

[ii] En Marzo del 2012 el subsecretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Alan Bersin, reconoció que la deportación de ex convictos a México era un “grave problema” y mencionó que era necesario repartir responsabilidades entre ambos países.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.