Todos los que asistieron a la 81 Convención Bancaria coinciden en que el tache más grande se lo llevó Margarita Zavala, candidata independiente y esposa del ex presidente Felipe Calderón, ya que su participación dejó mucho que desear.

Los que estuvieron presentes en el salón de sesiones aseguran que su ponencia fue la peor de las seis "de pena ajena, de flojera y al principio, no hizo más que cantiflear", fue la afirmación que se dio entre banqueros, analistas y algunas de las autoridades financieras.

Incluso, hubo quienes, y sin importar que la ex Primera dama estuviera en pleno convencimiento de su plataforma política, se pararon a platicar en medio del salón o bien se salían de la sala, por lo que el murmullo no paró durante la media hora de su discurso y los 15 minutos de la sesión de preguntas y respuestas.

Pese a la poca pasión que despertó entre los asistentes, aseguró que, de ganar las elecciones, se daría a la tarea de revisar el Ramo 23 del Presupuesto de egresos para evitar los "moches", lo que dibujó varias sonrisas entre los participantes y sobre todo en los anti calderonistas: "y por qué no lo hizo su marido desde hace seis años", dijo un banquero en voz baja a uno de sus subalternos.

A diferencia de hace un sexenio, cuando la entonces candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota acudió al llamado de los banqueros y se llevó el primer lugar en el aplausómetro, pese a que iba en el tercer lugar de las encuestas, Margarita Zavala no logró entusiasmar a los hombres del dinero, por el contrario, fue la comidilla de la mayoría de los presentes y el tema más recurrente en el tradicional cóctel para convencionistas.

El temple de Ríos Piter

Armando Ríos Piter fue el más convincente de los tres independientes y les dijo a los banqueros lo que querían escuchar; les habló de lo que más le preocupa y ocupa: la inseguridad, la corrupción y la falta de Estado de Derecho.

Pero a pesar de que a los banqueros les gustó el discurso del senador con licencia, hubo algo que les llamó la atención y que despertó hasta su ternura: la certeza y el convencimiento que manifiesta Ríos Piter de que ganará las elecciones, muy a pesar de lo que dicen las encuestas.

Él insiste en que cuenta con estudios antropológicos que revelan (incluso los muestra a quien se los pide) que los candidatos independientes sí pueden ganar. "Ahora que sea el presidente, las voy a invitar a Los Pinos", le decía a un grupo de  reporteras, quienes lo miraban con incredulidad.

El aspirante independiente dice que en el remoto caso de que no gane, no dudará ni tantito en lanzarse en la siguiente contienda a la presidencia.

La expectativa de AMLO

Otro de los temas que más estuvo en el ambiente desde antes del inicio del encuentro anual de los banqueros fue la expectativa que despertó el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Primero porque las dos veces anteriores que contendió, en 2006 y 2012, canceló su participación.

En 2012, Marcos Martínez Gavica también era presidente de los banqueros, quien entonces se mostró sorprendido no por el desaire de Andrés Manuel, sino por la repentina negativa de asistir del entonces aspirante, Felipe Calderón.

Ahora, la incertidumbre era si López Obrador cancelaba de último segundo a un gremio con el que nunca ha simpatizado, también ante qué es lo que les diría en caso de asistir.

Sin embargo, el candidato de Morena sí fue y hasta dio la nota: "si hay fraude, a ver quién amarra al tigre", lo que tanto banqueros como autoridades tomaron como una amenaza abierta, pero eso, dicen, fue mucho mejor a que los dejara plantados una tercera vez.

Así las cosas...

Lee: ¿Y el Auditor?

@rominarr | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información