Opinión

Los servidores de la nación ya tienen plaza

Para acceder a una de las plazas no se requiere experiencia ni escolaridad; basta estar vinculado a Morena. | Adolfo Gómez Vives

  • 23/12/2019
  • Escuchar

A partir del 1o de noviembre, los llamados servidores de la nación han sido dados de alta como personal de confianza en la Secretaría de Bienestar, luego de más de un año de haber sido contratados por honorarios en la Coordinación Nacional de Programas para el Desarrollo.

Se trata de 19 mil 606 personas, que anualmente cobrarán más de 2 mil 767 millones de pesos; cantidad superior al presupuesto que en 2020 tendrá la Auditoría Superior de la Federación y ligeramente superior al presupuesto destinado a la prevención y control de enfermedades, por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social.

La Secretaría de la Función Pública autorizó la creación de 20 mil 526 plazas para los servidores de la nación, de las cuales 920 se encuentran vacantes y cuya ocupación implica la erogación de otros 148 millones de pesos anuales. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público autorizó dicha contratación y los recursos fiscales correspondientes a los meses de noviembre y diciembre de 2019.

De acuerdo con el oficio número 307-A.-2896, signado por Víctor M. Mojica Vilchis, titular de la Unidad de Política y Control Presupuestario de la Subsecretaría de Egresos, de fecha 19 de noviembre, se autorizó a la Secretaría de Bienestar la contratación de 20 mil 526 plazas de mando y enlace de carácter eventual, con vigencia del 1o de noviembre al 31 de diciembre de 2019”, que serán cubiertas “con el presupuesto autorizado en la partida de gasto 12201 ‘Remuneraciones al personal eventual’”.

Hasta ahora se han autorizado 662 millones 108 mil 424 pesos con 77 centavos para cubrir los salarios de los servidores de la nación para el periodo comprendido entre el 1o de noviembre y el 31 de diciembre de 2019, es decir, recursos correspondientes al presupuesto de egresos 2019.

Todas estas personas están adscritas a la Unidad de Coordinación de Delegaciones, que dirige Teresa Guadalupe Reyes Sahagún. Doscientas setenta y una tienen un salario bruto de 72 mil 171 pesos, equivalente al de un Director General Adjunto en cualquier dependencia del Ejecutivo.

Entre los servidores de la nación que ganan más de 72 mil pesos destaca Enrique Arguello Meza, exdirigente del Partido Verde Ecologista de México, en Comitán, Chiapas; incondicional del senador Eduardo Ramírez Aguilar.

Con el mismo salario aparece Luis Fernando Sarabia Tecomalman, extrabajador de Morena, beneficiado con 719 mil pesos a través del Fideicomiso creado por ese partido, a raíz de los sismos del 19 de septiembre, según información de Milenio Diario, medio que también destaca que 53 personas beneficiarias de esos recursos, tienen vínculos directos con Morena.

Otro caso es el de Yesenia Barbosa Arcuri, quien tiene un puesto de directora regional. Hace unos meses, luego de un recorrido de trabajo por su natal Oaxaca, afirmó a través de un video subido a redes sociales que “nunca” regresaría a San Felipe Jalapa de Díaz, “hasta que esté la pavimentación”, luego de hacer patente su molestia por tener que recorrer un camino de terracería, además de que manifestó su interés por la gubernatura de esa entidad federativa.

Ninguna de las personas señaladas cuenta con cédula profesional, pues a pesar del nivel que ostentan y del salario que perciben, sólo se requiere contar con escolaridad básica.

Queda claro que para la contratación de estas personas, ni la experiencia profesional, ni la formación académica son temas que preocupen a la función Pública. Para ellos, lo importante es su vinculación con Morena. Lo demás no tiene importancia.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.