Opinión

Los retos de Martí Batres

Debe tener mucho cuidado de mantener ese feeling político, diplomático, y mantener en raya al adepto de Morena que lleva dentro. | Ana Villagrán

  • 22/07/2021
  • Escuchar

¿Quién es Martí Batres? Martí es un hombre que se ha hecho en la política, es intenso, es calculador y lleva ya bastante rato jugando en segundas posiciones. Como todos lo sabemos trae un pasado complicado, como la mayoría de la gente de izquierda, el mote de “porro” es algo que difícilmente se podrá quitar y más porque los que venimos de universidades públicas conocemos toda la problemática que generan esos individuos en la educación universitaria o preparatoriana. 

Martí hoy es el hombre a la derecha de la Jefa de Gobierno, es a quien le toca remontar el marcador después de la caída de la Línea 12 del Metro, de la nula capacidad de Sheinbaum de posicionar a la CDMX como una ciudad moderna y sin corrupción. Es el hombre al que le va a tocar jugar con las nuevas fuerzas de poder de la UNA y sus nueve alcaldes y alcaldesas de oposición, es el hombre a quien también le tocará resolver los problemas de inseguridad, económicos y sociales que Claudia ha ignorado por estar siendo la niña pupila del presidente de la Nación. 

Martí es un hombre preparado, se le nota cuando habla (ha escrito 10 libros), estuvo en el Partido Socialista, estuvo y fue parte importante del PRD y acabó en Morena (con eso digo todo). Ya fue diputado local, diputado federal, viene de ser senador y ahora llega a esta Secretaría toral para la resolución de los problemas en la capital. De él genuinamente lo que me preocupa es su obsesión, como la de la mayoría de los actores de su fuerza política, con idealizar a López Obrador

Son personas que no entienden de argumentos, no importa que las cifras de desempleo, muerte y corrupción se les estrellen en la cara, ellos van a seguir diciendo que López Obrador y esta falsa cuarta transformación son lo mejor que le ha pasado al país, y eso preocupa y mucho. Los fanáticos son los peores a la hora de tomar decisiones y si bien el nuevo secretario de Gobierno inicia con el pie derecho al recibir a los nuevos alcaldes electos, debe tener mucho cuidado de mantener ese feeling político, diplomático y de reconocimiento de la oposición, y mantener en raya al adepto de Morena que lleva dentro.   

Por nuestra parte desde la UNA se pugnará por una distribución adecuada del presupuesto público, pronto a darse en los meses venideros. El tema de la atención en vías primarias, una interlocución con respeto con la jefa de Gobierno y uno de los temas fundamentales para esta ciudad capital, una estrecha relación con el secretario de Seguridad Ciudadana, porque como lo ha hecho el alcalde Santiago Taboada, la seguridad tiene que ser el eje para el desarrollo de las alcaldías, y por ello esperemos así se de en la relación con todos las y los nuevos alcaldes

Por mi parte deseo todo el éxito al nuevo secretario de Gobierno, que sea más eficaz que Rosa Isela y el suave Suárez del Real, que sepa solucionar los problemas y no solo pelotearlos. Que tenga una visión más comprometida con la ciudad que la que tiene su jefa. En Cuauhtémoc por ejemplo seguimos cargando con un tema de invasores en la colonia Juárez, que hasta hoy TODOS los actores de Morena involucrados han ignorado, espero que Martí sí dé oídos a los vecinos que se acerquen a señalar la incompetencia de sus alcaldes nuevos o viejos. 

Para cerrar, se avecina la mal llamada consulta “para enjuiciar expresidentes” que ni enjuicia expresidentes y seguro no alcanzará el porcentaje para ser vinculatoria. Como el asunto de la venta del avión presidencial, este es un rollo más propagandístico del presidente que en lugar de destinar dinero a la compra de medicinas de niños con cáncer, gasta millones en esta falsedad que busca, una vez más, legitimar sus locuras. De verdad pobre México con su “Quién es quién en la prensa” y esta gente gobernando. Al tiempo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.