Opinión

Los resultados del súper martes

Con Trump queda claro que México tendría momentos muy difíciles.

  • 03/03/2016
  • Escuchar

El llamado súper martes es el inicio del proceso de elecciones primarias en los Estados Unidos, en donde se ponen en juego el mayor número de delegados rumbo a la carrera presidencial de ese país y, como consecuencia, se pueden definir alguno o algunos de los candidatos más fuertes de los partidos políticos norteamericanos, me refiero, al demócrata y al republicano.

 

El sistema electoral en los Estados Unidos es muy diferente al que tenemos en nuestro país; de entrada el presidente de la Unión Americana se elige de manera indirecta por sus ciudadanos a través de un Colegio Electoral, en donde los ciudadanos de cada Estado y del Distrito de Columbia eligen a una planilla de electores que están comprometidos con alguno de los aspirantes a la candidatura presidencial. Así, en algunos Estados se vota de manera directa por un delegado y en otros se llevan a cabo una asamblea (caucus); en el primer caso participan electores de manera independiente y en el segundo caso participan los militantes de un partido; ambas formas resultan al final de cuentas una votación indirecta.

 

Estas elecciones primarias tienen una calendarización que va del primero de febrero al 14 de junio a través de 27 jornadas de votación; hasta antes del súper martes se habían realizado votaciones en cuatro estados que representan alrededor entre el 4 y 5% de los delegados. El pasado martes hubo elecciones en 12 Estados, Georgia, Massachusetts, Virginia, Minnesota, Colorado, Tennessee, Alabama, Oklahoma, Arkansas, Alaska y Vermont.  Estos Estados representan para los demócratas un 22% de los delegados, en tanto que para los Republicanos representa un 26 por ciento.

 

En la carrera por la silla presidencial de la Casa Blanca, los candidatos por el ala republicana son el innombrable Donald Trump, así como Ted Cruz, Marco Rubio, John Kasich y Ben Carson. Los demócratas van con Hillary Clinton y Bernie Sanders. Todos estos personajes de la política norteamericana buscan ganar en los estados en disputa ser primeros en los partidos que representan para así ganar la nominación respectiva que los lleve a contender por la presidencia de la Unión Americana.

 

Los resultados preliminares de este súper martes arrojan que Hillary Clinton y Donald Trump están muy cerca de convertirse en los candidatos de sus respectivos partidos políticos, toda vez que ambos se posicionaron con triunfos en estas elecciones primarias.  Hillary Clinton se presume que sumaría ocho triunfos de su partido demócrata en Alabama, Arkansas, Georgia, Tennessee, Texas, Virginia y Massachusetts, en tanto que Donald Trump alcanzaría el triunfo de su partido republicano en seis estados Arkansas, Virginia, Georgia, Tennessee, Massachusetts y Alabama, conservando una reducida ventaja en Vermont.

 

Si podemos resumir las posiciones ideológicas de estos dos personajes, sus discursos nos dan un buen referente; así mientras Hillary Clinton se pronunció por “derribar muros y romper barreras” en una clara alusión a Trump; éste se ha manifestado en reiteradas ocasiones el contar con un “muro” con relación a los inmigrantes.

 

La Silla Rota ha hecho una extraordinaria recopilación que denomina Las 10 barbaridades que ha dicho Donald Trump, en donde se hace un análisis de sus desproporcionadas declaraciones y acciones que dicho personaje ha tenido; vale la pena amable lector que le dé un vistazo. Sin embargo, me parece monumental la frase del extraordinario escritor Mario Vargas Llosa a quien calificó de “payaso, demagogo y racista”, inclusive apuntó que es un peligro para la Unión Americana.

 

Aún faltan los resultados oficiales y la continuación del proceso electoral, por lo que debemos estar atentos al desenlace de estas elecciones en la que queda la reflexión de cómo le iría a nuestro país con cualquiera de ambos proyectos políticos. Con Trump queda claro que México tendría momentos muy difíciles.  Pero al final la decisión está en los ciudadanos americanos, en los delegados que elijan y consecuentemente en el uso de la razón, de la auténtica valoración de los derechos igualitarios y humanos. Como mexicanos bien nos queda referir el lema de los Estados Unidos que en 1956 se eligiera en el Congreso de ese año: “In God We Trust”.

 

 

@fdodiaznaranjo 

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.