Opinión

Los números de la tragedia económica

Las cifras en rojo que ha dejado la pandemia y la crisis económica a comercios, restaurantes y cines, aunado a una mala gestión de las autoridades. | Lourdes Mendoza

  • 18/01/2021
  • Escuchar

Actualmente, los comercios, restaurantes y cines ya no cuentan con la liquidez que les permitió hacer frente a sus responsabilidades financieras y sus contribuciones fiscales a principios de la pandemia. Los arrendatarios ya no tienen la capacidad financiera de dar prórrogas a sus inquilinos.

Es urgente que Arturo Herrera, como secretario de Hacienda; Tatiana Clouthier, de Economía; Olga Sánchez Cordero, pues ostenta y cobra como secretaria de Gobernación, y, obvio, Claudia Sheinbaum se pongan a trabajar, dejen la politiquería de lado y por fin nos presenten un plan integral de cómo se podrá salir adelante de esta crisis económica por la pandemia del covid, que, si bien no fue producida por ellos, sí ha sido agravada, pues pasan de ideotas, en odeotototas y no a un plan serio. Pensar en incluir al aviador Alcocer y a López-Gatell es un mero despropósito.

Datos duros

Centros comerciales

Se han cerrado más de 961 locales, es decir, el 24 por ciento o casi uno de cada cuatro, generando pérdidas mensuales por más de 10 mdp.

A más de 3 mil 698 locales se les concedieron ajustes, prórrogas y condonaciones de pago de renta, lo que representa pérdidas por 196 mdp en ingresos.

Impacto mensual del cierre de centros comerciales en CDMX: pérdida en ventas (de las tiendas), en 25 mil mdp.

Pérdida para el gobierno de hasta 5 mil 500 mdp en recaudación (IVA e ISR).

Se ponen en riesgo 360 mil empleos.

Así de cruda está la realidad. Pero, además, súmele que por las obligaciones financieras que enfrentan los arrendatarios se ven imposibilitados a seguir concediendo prórrogas en rentas sin correr el riesgo de –inhale y exhale– cerrar los centros comerciales.

Restaurantes

Aunque a partir de hoy pueden volver abrir sus puertas al aire libre con aforo del 30 por ciento, déjenme darles más datos de la afectación.

En 2020, a nivel nacional, 122 mil restaurantes cerraron, generando una pérdida de 450 mil empleos. Los estados más afectados por la pérdida de empleo fueron Ciudad de México, Edomex, Baja California, Chihuahua y Sonora.

En la CDMX fueron 13 mil 500.

Por el segundo cierre, del 19 de diciembre al 10 de enero, se puso en peligro la cadena de producción estimada en 100 mmdp anuales. Si no abrían este lunes 18, se ocasionaría una crisis irreversible en el sector, pues ocho de cada 10 negocios estarían en riesgo de quebrar.

Cines

Los ingresos tuvieron una caída del 80 por ciento vs 2019, bajaron de 18 mil 186 mdp a 4 mil 584 mdp; OJO, estas cifras son sin contar ingresos por dulcería.

Del 25 de marzo al 15 de noviembre vendieron 10.5 millones de boletos en el país; dimensionándola, en 2019 fueron 261.5 millones de boletos.

Siendo aún más gráfica de la terrible crisis por la que atraviesa esta industria, déjeme decirle que un fin de semana promedio antes de la pandemia se vendían en promedio 4.5 millones de boletos; ahora, sólo 431 mil boletos. Equivale a 9.5 por ciento de un fin de semana de años anteriores.

Alrededor de 50 mil familias dependen de manera directa de la industria cinematográfica, y hay otros 150 mil empleos indirectos.

Por lo anterior, se vuelve vital la implementación de mecanismos que den soporte a las industrias.

¿Qué proponen los afectados?

-Reapertura inmediata de centros comerciales, restaurantes y cines. Obvio, con estricto cumplimiento de medidas sanitarias e implementación de código QR, pues aseguran que la incidencia de casos covid en empleados de centros comerciales fue de 0.11, lo cual refleja la buena aplicación de los protocolos de sanidad.

-Reducción de impuestos sobre nómina.

-Descuentos en el predial.

-Prórrogas y facilidades para la presentación de declaraciones fiscales.

México, junto con Uganda, son los países del mundo mundial que menos estímulos fiscales otorgaron. Será que el espíritu de la 4T es convertir a los hoteles (CNET) en posadas tipo las del siglo antepasado; a los restaurantes (Canirac), en merenderos en las banquetas; a los centros comerciales (ADI), en mercados sobre ruedas, etc. Si no hacen nada, si no presentan un plan claro para enfrentar la crisis económica… para allá vamos.

Por cierto

La bancada panista en el Senado lleva la cuenta, y hasta hoy aseguran van 274 días sin que los senadores de Morena quieran aprobar el Ingreso Básico Universal para apoyar a las familias mexicanas afectadas por la crisis económica, causada por la pandemia.

El Meño, por ambición lo traicionó

¡Así como lo están leyendo! Arturo García Pérez se alista para ser precandidato de Morena por la alcaldía de Querétaro. Panista de adopción y priista de cuna, el Meño, como le conocen en su tierra, se prepara para ser abanderado de la 4T por la joya de la corona, que es la capital del estado. El exdiputado local del PAN en 2003, busca con Morena levantarse tras su derrota en la búsqueda de la diputación federal en 2009, luego de ser rescatado por el ahora gobernador Francisco Domínguez, quien, siendo presidente municipal, lo nombró titular del Instituto de Planeación del municipio, encargándole uno de los proyectos más importantes para la ciudad, como era el Plan Maestro Pluvial para la Zona Metropolitana, mismo que dejó ahí en una carpeta inconclusa cuando se había comprometido a solucionar el problema por los próximos 15 años. Y luego se quieren vender como ¡diferentes e impolutos!

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero, reproducida aquí con autorización de la autora.

*Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.