Opinión

Los derechos de cuarta generación

Aliados de la ciudadanía. | Blanca Lilia Ibarra

  • 04/11/2019
  • Escuchar

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) impulsa de forma cotidiana el diálogo con la sociedad e instituciones del país para erigirse día con día como una pieza imprescindible para la construcción de ciudadanía democrática e impulsar un régimen más abierto, plural e incluyente

En el foro "Avances y retos del INAI a 5 años de la Reformación Constitucional" se establecieron diversas rutas para encaminar la labor del instituto en materias como socialización de los derechos de acceso a la información y protección de datos personales; ciudadanización de la información y de las resoluciones del pleno; gobierno abierto y trabajo coparticipativo con diversos miembros de la sociedad civil; innovación tecnológica; diálogo con sujetos obligados; transparencia proactiva e información de interés público, así como mayor cumplimiento de las obligaciones de transparencia.

Al día de hoy, México cuenta con uno de los mejores diseños normativos del mundo en materia de transparencia y protección de datos personales, lo que nos brinda una amplia gama de posibilidades para adoptar una posición garantista frente el derecho a saber y la protección de la privacidad. Si asumimos que el INAI se construye a partir de una necesidad ciudadana y un deseo democrático de rendir cuentas, se vuelve imperativo reconocer que uno de los grandes retos a futuro es que el ejercicio de los derechos fundamentales tutelados por el instituto sea menos litigioso y, con ello, permitir que más personas se acerquen a preguntar con mayores facilidades, así como tener a su alcance los mecanismos para proteger sus datos personales.

En ese sentido, uno de los mayores retos que enfrenta el INAI es la reducción de la brecha digital y eliminar la exclusión de aquellas personas que no pueden ejercer su derecho de acceso a la información y la protección de datos personales. Para ello, es indispensable conformar alianzas con organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación y las comunidades universitarias para incorporar el ejercicio de estos derechos en comunidades que enfrentan la falta de acceso a servicios y que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad.

Estamos en camino para consolidar el ejercicio de estos derechos de cuarta generación, y tenemos resultados alentadores para continuar con la encomienda constitucional. Por ejemplo, se presenta una tendencia anual en el crecimiento de las solicitudes de información, la cual superó, para el año 2017, en 11 veces al número de peticiones realizadas en el año 2003, resultando que en casi dos décadas se hayan realizado 1 millón 974 mil 293 requerimientos de información pública. En materia de datos personales, se muestra un crecimiento continuo de 2003 a 2019, resultando con un total de 414 mil 59 solicitudes de derechos ARCO.

En ese sentido, y convencidos de la utilidad social de estas prerrogativas, la labor que realiza el INAI manifiesta cada vez con mayor solvencia y consolidación, tanto en materia de vinculación con la sociedad, como en el cumplimiento de las obligaciones de transparencia y de datos personales. De esta forma, con la participación del Sistema Nacional de Transparencia, podremos conformar una agenda de trabajo que tenga como objetivo fortalecer el régimen de transparencia, propiciar el ejercicio de estos derechos humanos con un enfoque socialmente útil, acompañar a los sujetos obligados en el cumplimiento del marco normativo y estrechar alianzas con la sociedad civil.