Opinión

Los avances del PlanDAI

Soluciones cotidianas impulsadas desde el derecho de acceso a la información. | Blanca Lilia Ibarra

  • 02/11/2020
  • Escuchar

Las políticas públicas de acceso a la información son un conjunto de procesos cuyo propósito es brindar a la sociedad la posibilidad de ejercer su derecho a saber, de manera óptima. En ese sentido, buscan fortalecer tanto las capacidades institucionales como las habilidades de los ciudadanos para que la información resguardada por la autoridad actúe como una herramienta estratégica, esto es, que se convierta en un insumo que coadyuve en la resolución de problemas específicos de una persona o comunidad

Más aún, las políticas públicas de acceso a la información, además de constituir un instrumento útil para nuestra vida cotidiana, en tanto potencian la calidad de la interacción con individuos u organizaciones, también incrementa las posibilidades de participar e incidir de manera informada, crítica y activa en las decisiones públicas

La disponibilidad de información pública confiable, oportuna y relevante permite que las personas comprendan mejor su entorno, evalúen con fundamentos el desempeño de las autoridades, dispongan de elementos que, vinculados con el uso de otros mecanismos (como el derecho de petición), les permitan interactuar con instancias públicas para la construcción de acuerdos relacionados con la garantía de derechos relacionados con la salud, educación, seguridad, entre otros.

Bajo esta tesitura, desde el año 2019, el INAI y el Sistema Nacional de Transparencia pusieron en marcha el Plan Nacional de Socialización del Derecho de Acceso a la Información, también conocido como “PlanDAI”. Esta política pública promueve la organización para la acción colectiva, la generación de capacidades entre diferentes sectores de la población (con principal énfasis entre las personas que desafortunadamente están en situación de vulnerabilidad), así como el mejoramiento de las estrategias de uso del derecho de acceso a la información, en aras de solucionar problemas públicos concretos o adversidades cotidianas de las comunidades. 

Para este propósito, la metodología del PlanDAI es la siguiente: 1) identificar las situaciones que más aquejan a la población; 2) traducir dichas problemáticas en necesidades de información; y, 3) he aquí la clave: ejercer el DAI de forma estratégica. Con esta fórmula es posible obtener insumos para resolver, de manera abierta y colaborativa con las autoridades, las problemáticas inicialmente identificadas. A este proceso le llamamos socialización para el aprovechamiento del DAI, es decir, formar ciudadanos para que conozcan las vías y canales que les permitan obtener información y utilizarla para resolver problemas específicos.

A la fecha, ya se ha conformado una Red Local de Socialización en distintas entidades federativas, lo que ha dado pauta a proyectos y soluciones públicas tangibles. Por ejemplo, en Jalisco, los trabajos en el marco de la presente edición del PlanDAI han propiciado, a través de una serie de solicitudes de información pública, la construcción de entornos más seguros para las mujeres. En Nuevo León, de la mano con la comunidad LGBTTTI se buscará facilitar información que contribuya a la garantía de sus derechos. En Quintana Roo, junto a instituciones y actores vinculados a pueblos originarios, se apuntalará información que posibilite el acceso a bienes y servicios públicos. En Tlaxcala, se obtendrá información para clarificar las medidas gubernamentales que buscan atender la crisis económica derivada, en gran medida, de la contingencia sanitaria ocasionada por la covid-19.

Se dice que la información es poder, pero el PlanDAI nos demuestra que la información por sí misma es menos útil que aquella que se solicita con un objetivo, un sentido y, sobre todo, bajo la expectativa de solucionar necesidades concretas y para acceder a otros derechos fundamentales. Impulsemos un ejercicio estratégico del DAI para contribuir a la construcción de una sociedad más libre, justa e igualitaria.

Para conocer más sobre el PlanDAI y los avances en su implementación 2020, les invito a visitar el micrositio: http://proyectos.inai.org.mx/plandai/.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.