Opinión

Los 100 días que cambiaron al mundo

En cien días, Donald Trump ha puesto al mundo en alerta.

  • 23/04/2017
  • Escuchar

El próximo 29 de abril, se cumplirán los primeros cien días de la llegada de Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos. En tan sólo poco más de tres meses, el mandatario de la unión americana, ha generado una gran incertidumbre económica a nivel mundial, abrió al menos cuatro frentes de confrontación diplomática y otros tantos para una posible contienda bélica.

Entre su lista de prioridades, se encontraba la renegociación del TLCAN; la propuesta ha encontrado resistencias en el congreso de los Estados Unidos, pues al momento, no cuentan con una agenda definida para comenzar las negociaciones con México y Canadá.

Amén de lo anterior, el tratado estipula que cuando una de las partes pretenda realizar una revisión del convenio, deberán presentar una solicitud formal ante sus respectivos Congresos, que da lugar a un periodo de espera de 90 días, para en caso de ser aprobado, iniciar las conversaciones con sus socios comerciales.

Ésta semana, Trump anunció que en breve dará a conocer la agenda para la renegociación del TLCAN, sin embargo, lo único que se tiene claro, son las demandas de mecanismos de resolución de controversias comerciales, reglas de origen y nuevos capítulos comerciales, que no significan mayor dificultad para su resolución.

El segundo tema es el impuesto fronterizo de 20% para la entrada y salida de mercancías de los Estados Unidos, el Congreso está revisando ésta disposición pues una medida de éste tipo, terminará por afectar no sólo al consumidor estadounidense; también las empresas locales que dependen de las importaciones para sus productos manufacturados, se verían afectadas.

En ese mismo tenor, Trump anunció, que ésta semana, dará a conocer su programa tributario, con el que busca bajar los impuestos a las pequeñas empresas y causantes menores, medida que busca recuperar el poder adquisitivo de los estadounidenses. Sin embargo, un reclamo generalizado entre empresarios y congresistas, es que las compañías de ese país, seguirán buscando destinos en donde puedan rentabilizar sus operaciones.

El tercer tema es la construcción del muro en la frontera con México, propuesta que cada vez cobra mayor resistencia en el Congreso estadounidense, a la que se han unido los congresistas de Texas y Arizona, aduciendo que dicha medida lejos de aliviar la inmigración, generará mayores costos sociales, políticos y económicos a los Estados Unidos. El proyecto tiene un inconveniente que es la falta de presupuesto para realizarlo, y que, en caso de llevarlo a cabo, significaría acrecentar la deuda pública, algo que el Congreso no está dispuesto a aceptar.

Para México, los primeros cien días de Trump en la Casa Blanca, han significado tener que enfrentar incertidumbre económica y una oleada especulativa en contra del peso que llegó a rondar los 22 pesos por dólar, así como dudas sobre la capacidad de seguir captando inversión extranjera. Se preveía que las exportaciones mexicanas entrarían en un bache, sin embargo, en febrero crecieron 8%, y las dirigidas a los Estados Unidos, lo hicieron 3.9 por ciento.

Finalmente, el peso encontró un momento de sosiego y ha recuperado terreno frente al dólar al colocarse por debajo de los 19 pesos, cuando se llegó a suponer que alcanzaría los 25 pesos por dólar. La medida del Banco de México de garantizar coberturas por 20 mil millones de dólares, contribuyó a detener la espiral especulativa contra el peso, la cual parecía no tener fin.

El gobierno mexicano inició un mayor acercamiento con sus socios comerciales de Europa, especialmente con Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Francia y España, amén de los acercamientos con China. En tanto que, en Latinoamérica, comenzó también conversaciones para estrechar relaciones con Argentina y Brasil y el resto de las economías del Mercosur.

El gobierno mexicano se dice listo para iniciar la renegociación del TLCAN, sin embargo, éste capítulo está como al principio, pues hasta que no se dé a conocer la agenda de las conversaciones, no se tiene claro, qué destino tendrá la negociación.

Trump ha criticado de igual forma a la mandataria Ángela Merkel que al presidente de Rusia, y organismos internacionales como la ONU, el FMI, el Banco Mundial y la OTAN.

Su actitud beligerante, lo llevó ya a la intervención directa de los Estados Unidos en el conflicto en Siria y posteriormente al bombardeo en Afganistán con resultados en ambos casos inciertos, pues el primer caso, el objetivo era amedrentar al gobierno de Bashar al-Ásad luego de acusarlo de atacar a la población civil con armas químicas; en tanto que en Afganistán, el objetivo era acabar con los refugios del ejército islamista que se esconde en las cuevas de ese país, la acción, al parecer, no dejó más de 50 bajas entre los terroristas.

En cien días, Donald Trump ha puesto al mundo en alerta, pues no sólo está echando atrás el modelo de libre mercado y globalización impulsado por su país, también tiene al planeta al borde de un conflicto nuclear, en caso de enfrentar a Corea del Norte, lo cual incendiaría el mar asiático y lo podría enfrentar con el binomio China-Rusia que guardan intereses en la región, en tanto que, de seguir sus incursiones en Siria, podría enfrentarlo el binomio Irán-Rusia.

Existen voces que aseguran que las decisiones de Trump en el futuro próximo, estarán determinadas por la política fiscal que implemente su administración, pues la necesidad de contar con recursos para poner en marcha su política interna de recuperación, depende de implementar impuestos bajos y mantener un dólar más débil que haga competitivas las exportaciones norteamericanas, sin embargo, es posible que esa medida no sea suficiente para recuperar la economía estadounidense a la velocidad que desea su presidente. La opción secundaria, sería, la confrontación bélica en cualquiera de los frentes abiertos.


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.