Opinión

López Obrador y el legado de Benito Juárez

López Obrador, ha visto en la imagen de Benito Juárez características que parecería hacer propias. | Fernando Díaz Naranjo

  • 22/07/2019
  • Escuchar

El presidente López Obrador, anunció que, a partir de este año, cada 18 de julio se llevará a cabo en Palacio Nacional una ceremonia conmemorativa por el aniversario luctuoso de Benito Juárez.

Se cumplen 147 años de la muerte de uno de los presidentes más emblemáticos y pilares ideológicos de la nación conocido como el Benemérito de las Américas y que ha sido un referente de la actual administración, sobre todo para López Obrador, que ha visto en él características que parecería hacer propias.

Para comprender este hecho, López Obrador ha hecho varias referencias de Juárez, inclusive antes de que iniciaran las campañas presidenciales en donde, en una entrevista para el Diario Milenio catalogó a Juárez como “el mejor presidente de todos los tiempos.” Sin duda, un baluarte a seguir para el propio López Obrador.

Seré como Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas, hombre de nación”, apuntaba el propio López Obrador. Justamente el principal emblema del actual gobierno son los retratos de estos tres grandes personajes.

También ha destacado reiteradamente que Juárez fue un gran estadista, así como un hombre que perseveró por las causas que consideró justas en las que actuó con toda firmeza.

Ha señalado, entre otras cosas, que una de las características de Juárez fue su vida sin lujos, es decir, una vida austera. Tal y como el actual gobierno trata de conducirse en el desarrollo de su gestión administrativa.

El propio López Obrador exclamó este 18 de julio, que “Benito Juárez no está bajo la lápida mortuoria convertido en ceniza; está dentro de nuestras almas convertido en idea, en sentimiento, en inspiración, cariño a la patria, deseos de libertad, sacrificios por el deber, luchas contra el mal, recuerdos de dolor y gloria…….., todo eso es Juárez.” (El Universal 18/07/2019).

Sin embargo, existen dudas si el ideario político y económico de estos grandes personajes son ocupados y referenciados en realidad como el fortalecimiento de acciones de la presente administración con las características que distinguieron a dichos gobiernos, o bien, para tratar de justificar un nuevo proyecto político denominada “Cuarta Transformación.”

Para que podamos conocer el legado real de Benito Juárez a 213 años de su nacimiento, es importante que siempre tengamos vivos y presentes muchos aspectos que van desde sus orígenes zapotecos, pasando por la historia de su niñez, juventud y madurez. Es así como comprenderemos que Juárez lucho por la supremacía del poder civil, porque en este país siempre prevaleciera la cultura de la legalidad y los derechos humanos; sobre la soberanía y defensa del territorio nacional, entre otros aspectos que hoy son parte integral de nuestra nación, como aquél legado que dice: “La democracia es el destino de la humanidad; la libertad su brazo indestructible.

Otro aspecto que hay que destacar, es que Juárez, cuando fue diputado al Congreso general por el estado de Oaxaca, se inició en la masonería en Palacio Nacional por Valentín Gómez Farías (El Universal, 21/03/2018) y, entre otros aspectos, llego a ser vicepresidente de la Gran Logia de la Ciudad de México.

Este capítulo es importante porque la historia de la masonería en México ha estado fuertemente vinculada a la política nacional y sus principios, según diversa bibliografía, están sustentados en el liberalismo, la libre razón, la conciencia y la tolerancia.

Bajo este contexto, según diversos documentos, Benito Juárez actuó bajo el pensamiento masónico, de donde destacaba la libertad de opinión y de creencias religiosas, la separación eclesiástica del Estado, y el fortalecimiento de los derechos humanos, mismos que se materializaron, entre otros textos, en las Leyes de Reforma.

Si en verdad la aspiración de López Obrador es convertirse en un ícono de la política nacional, deberá ser consciente de rescatar todos los valores reales de Benito Juárez, incluyendo por supuesto, la exponencial filosofía masónica.

¡Hasta la próxima!

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.