Opinión

López-Gatell: sus mentiras y 200 mil muertos

El historial de Hugo López-Gatell es inmenso. | Jorge Ramos Pérez

  • 21/03/2021
  • Escuchar

La traición es un signo en la personalidad de Hugo López-Gatell. Hay elementos objetivos para afirmarlo. Con el tiempo se conocerán los entretelones.

Pero quizá eso sea lo menos relevante si tomamos en cuenta que el subsecretario de Salud es el responsable de conducir la estrategia del gobierno de México contra la pandemia por covid-19.

Un repaso sucinto de sus principales declaraciones reflejan el perfil mentiroso de López-Gatell.

En la conferencia vespertina del 29 de febrero de 2020, por ejemplo, dijo:

“Hoy el coronavirus 2019, no hemos considerado que cumplan las condiciones para ser considerada una emergencia, ojo no quiere decir que no sea relevante y que no sea una epidemia, indiscutiblemente es una epidemia, pero no automáticamente toda epidemia se vuelve una emergencia, depende fundamentalmente de qué tan grave es la enfermedad y qué tanto puede afectar no solamente la salud y la vida de las personas si no el funcionamiento de la sociedad”.

La declaración tiene sus matices. ¿Debió ser enfático o mentir como lo hizo?

Posteriormente, en la conferencia matutina 16 de marzo de 2020, López-Gatell volvió a la carga. 

“Entró una idea completamente carente de sentido técnico de que México tiene pocos casos porque no hace pruebas. No tiene sentido, así no funciona la vigilancia epidemiológica y así no funciona la atención de la salud. Lo que hemos explicado repetidamente es que esta prueba no es una prueba para uso clínico una persona que tenga los síntomas, que tenga la enfermedad, no sirve de nada saber si es positivo o negativo. ¿Por qué razón? Porque la atención médica de una persona con covid, la enfermedad que produce el nuevo coronavirus, es exactamente igual, se sepa que tiene o que no tiene el virus”.

Luego, en la conferencia vespertina del 4 de junio 2020, el subsecretario mantuvo la misma línea discursiva: 

“Tuvimos un conjunto de números que presentó el doctor López Ridaura en una ocasión de aquí, cuando hablo del proceso de escalamiento hospitalario y la procuración de insumos. El mínimo (de muertes) era seis mil. Otro escenario era ocho mil; otro era 12 mil 500, que lo presentamos en una conferencia de prensa el 27 de febrero, allá en la Secretaría de Salud. Y teníamos así el escenario de 28 mil, que se redondea a los 30,000. Incluso en un escenario muy catastrófico que podría llegar a 60 mil. ¿Cuál de ellos es real? La respuesta es: todos pueden ser reales en distintas condiciones”.

Con el paso de los meses, el subsecretario siguió mintiendo. El 27 de octubre de 2020 dijo: 

“Hasta ahí bien, el cubrebocas ayuda a que no se contagie a los demás, punto y aparte. Si creemos que el cubrebocas es una barrera para protegerme a mí mismo, porque lo estoy portando, no, esa es una falsa expectativa. Estamos obligados a dejarle en claro a la población que no se confíe de que porque trae cubrebocas va a estar protegida. Entonces, no digo que no sirva, lo que digo es: sirve para lo que sirve y no sirve para lo que desafortunadamente no sirve”.

Para cerrar el año con los hechos más representativos, López-Gatell, el que clamaba por el “quédense en casa”, pues no se quedó en casa y se fue de vacaciones a Zipolite.

El 4 de enero de 2021 se justificó:

“No tengo nada que ocultar. Efectivamente, fui a la costa de Oaxaca, a la región de Pochutla, el municipio de San Pedro Pochutla. Es un sitio hermoso con población, una población muy generosa, muy benévola y fui a visitar a familiares muy cercanos, a personas muy amigas y estuvimos en una casa particular durante los días del fin de año”.

Ya en marzo, el subsecretario se dio una escapada a su barrio en La Condesa. ¿El detalle? Aún estaba en periodo de cuarentena por resultar positivo a covid.

“Lo que sí es que hoy me volví a hacer la prueba, como ya lo había anunciado. Porque estoy monitoreando la transición de mi estado de positivo al estado de negativo respecto a la detección del virus SARS-CoV-2. En la prueba con hisopado faríngeo. Se hizo esta prueba hoy en el Indre y vuelvo a salir positivo. Esto quiere decir que todavía tengo una carga viral suficientemente alta para ser contagioso y, aunque tengo ya el alta médica, no tengo el alta epidemiológica. Por lo tanto, no podré incorporarme, como lo planeaba, mañana por la mañana a las actividades normales”.

El historial de Hugo López-Gatell es inmenso.

¿Qué va a suceder cuando pase la pandemia y acabe el sexenio? ¿López Obrador cargará en su subalterno la responsabilidad de lo que, sin duda, les van a echar en cara, incluso desde el ámbito penal?

Esta es la semana en que se alcanzan los 200 mil muertos.

Este es apenas un esbozo del general a quien se responsabilizó del ejército para combatir al coronavirus.

Punto y aparte. Médicos privados están organizando una marcha en la CDMX. Si todo marcha como lo planeado será al regreso de la Semana Santa. ¿El motivo? Exigir que los vacunen.

Punto final. AMLO confía en que las encuestas están reflejando la realidad real. Por eso pienso que podrá obtener tranquilamente la mayoría en la Cámara de Diputados. El diablo está en los detalles, por eso es que están tomando decisiones para atacar a los rivales más débiles, enviando mensajes a los poderosos y hasta arriesgando a algunas instituciones. De ese tamaño.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.