Opinión

Lo que se dijo

El problema es que él sabía de antemano que no eran viables las cosas que proponía y prefirió engañar a la gente.| Julio Castillo López

  • 19/06/2019
  • Escuchar

Ser oposición en nuestro país había sido sinónimo de poder quejarse de todo y proponer cualquier tarugada sin necesidad de probar su viabilidad hasta que Morena llegó al poder.

El PAN, durante su largo trayecto para alcanzar el poder se presentó como una oposición responsable, una oposición que denunciaba los atropellos del gobierno pero que también hacía propuestas viables y apoyaba las buenas iniciativas de donde vinieran; Morena, en cambio, se presentó desde su fundación como una oposición radical que decía que todo, absolutamente todo estaba mal y que se tenía que cambiar, pero ahora, que ya está en el poder no ha podido cumplir nada de lo que se propuso y se está empezando a dar cuenta que sus propuestas no sólo eran inviables sino que rayaban en lo absurdo:

· López Obrador se cansó de decir que la gasolina se tenía que bajar de precio quitándole todos los impuestos. Así lo presentaron Rocío Nahle y su bancada el trienio pasado y ahora, que desde el gobierno federal podría retirar o reducir el IEPS para que bajen de precio han descubierto que no era tan viable su propuesta y que si llevasen a cabo la ocurrencia colapsaría las finanzas del Estado. Lejano a lo que dijeron está la realidad en la que siguen subiendo las gasolinas.

· Desde que se inició la construcción en Texcoco López Obrador traía el tema de Santa Lucía, lo curioso es que más allá de la idea no se molestaron en estudiar si era viable o no y cada día se han enfrentado a nuevos problemas tanto para cancelar el aeropuerto de Texcoco como para hacer realidad la idea de Santa Lucía… o sea, simplemente hablaba por hablar y sin conocimiento alguno denostó lo que hacía el gobierno para proponer algo que cada día que pasa suena más a necedad y a ocurrencia.

· Lo mismo pasó con la inseguridad y la violencia. La gran propuesta de López Obrador era regresar al Ejército a los cuarteles y que la honestidad llegaría sola. Ahora, ya en el poder, no sólo no retiró al Ejército de las calles sino que regularizó su actuación y no sólo estamos lejos de tener un México más seguro, vivimos en el peor momento de violencia e inseguridad del que se tenga registro. Lo que propuso López Obrador no era posible y hoy se ve celebrar a la presidenta de Morena la creación de la Guardia Nacional con el argumento de que Peña y Calderón intentaron crear algo similar a la Guardia y no pudieron… ¿qué no la genta que votó por Morena no fue para que hubiera un cambio y no insistir en lo mismo que intentaron Calderón y Peña? Y el tweet de López Obrador en que cita a Napoleón con la frase: "Si el crimen y los delitos crecen, es evidencia que la miseria va en aumento y que la sociedad está mal gobernada", ¿sigue aplicando? Porque el crimen y la violencia están creciendo.

· El ofrecimiento de bajar el gasto en publicidad porque era lo que mantenía al gobierno anterior ¿también se olvidó? Porque ahora no sólo se ve el gasto igual sino que se ve la consolidación de los medios públicos como instrumentos de propaganda política morenista. Ahí está Ackerman en cuanto programa se puede meter y los comunicadores partidistas cooptando los medios del estado. Eso ni el PRI se atrevió a hacerlo por cooptar la libertad de expresión.

· Del mismo podemos preguntar por qué puso a Ana Guevara como funcionaria si se le hacía despreciable que apoyara al PRI en Sonora o lo que pensaba de Velasco, cuando era gobernador de Chiapas, o la crítica a la relación de Peña con Trump, que resultó muy digna después de ver la manera en que López Obrador entregó la dignidad nacional y a los migrantes centro y sudamericanos. 

El problema no es que las cosas no funcionen como lo planteó en campaña el Presidente, el problema es que él sabía de antemano que no eran viables las cosas que proponía y prefirió engañar a la gente con propuestas absurdas que hacer un análisis realista de lo que sí se podía cambiar y hacer… y el precio es para México y para la política porque mucha gente se esperanzó en el proyecto de cambio del presidente y lo único que está viendo son cambios para mal; más violencia, más inseguridad, más entreguismo con los Estados Unidos, más militares, más funcionarios y prácticas corruptas, peores manejos económicos, menos salud, menos educación y la pérdida de la esperanza en que las cosas pueden cambiar. Esos son los saldos de su gobierno hasta hoy.