Opinión

Lo que nos deparan los primeros 161 días de 2017

Dentro de lo que cabe, el sector turístico tendrá una excelente oportunidad de crecimiento.

  • 01/01/2017
  • Escuchar

Apenas inicia el año y las noticias sobre un panorama incierto y de desasosiego económico, ya nos sacan de la resaca de las fiestas de fin de año. Sin ánimo de ser alarmistas, ni pesimistas y en todo caso tratar de apegarnos lo más posible a nuestra realidad, les comparto algunos de los puntos que pueden ser de gran relevancia para la primera mitad de 2017.

 

1.- A partir del primero de enero, los precios de las gasolinas se elevarán 20%, incremento fijado por la Secretaría de Hacienda, que de acuerdo con su titular es el primer paso para que los precios se liberen a partir del 3 de febrero.

 

El incremento, es un rebase por la derecha al programa de liberalización de precios de las gasolinas por parte de la Secretaría de Hacienda, el cual había sido anunciado por ésta y por la Comisión Reguladora de Energía, y que entraría en vigor a partir del primero de enero.

 

El plan establecía, que serían las reglas del mercado y los nuevos jugadores del sector, quienes asumirían las nuevas etapas de liberalización de precios, sin embargo, la pérdida de competitividad por la devaluación de peso frente al dólar y la aún incierta participación de gasolineros privados en el sector, han orillado al gobierno a seguir siendo el regulador de los precios de los combustibles.

 

2.- La inflación para 2017 estará cercana a 5.0% debido a la volatilidad que observarán los precios de las gasolinas durante el año. En tanto que el PIB se prevé, crecerá en un rango de entre 1.2 a 1.5% de acuerdo con las expectativas del Banco de México. Las cifras son menores a las estimadas hace doce meses cuando se ubicaban en 2.4%.

 

El crecimiento del PIB podría cerrar cercano a 1.0% de acuerdo a los acontecimientos que se vayan sucediendo a nivel internacional, pero sobre todo, dependerá mucho de lo que suceda con la economía de los Estados Unidos y la renegociación del TLCAN.

 

3.- A partir del 20 de enero, el mundo, la economía y la geopolítica global, habrán cambiando una vez que Donald Trump asuma funciones como presidente de los Estados Unidos.

 

Para México en particular, la renegociación del TLCAN será un tema fundamental a tratar con el nuevo gobierno de los Estados Unidos. De hecho, la agenda que dictaminen éstas pláticas, determinarán el comportamiento de la economía para el resto del año.

 

4.- La FED mantendrá su política de incremento de tasas, por lo que no se descarta un nuevo aumento durante los primeros cuatro meses del año.

 

5.- Ante ese escenario, no se descarta un nuevo incremento de tasas por parte de Banxico, incluso si la FED no aumenta sus tasas en los primeros tres meses del año, el banco central mexicano, no descartará un nuevo aumento antes de que su par estadounidense haga lo propio.

 

6.- Durante los primeros cuatro meses, el tipo de cambio podría alcanzar los 22 pesos por dólar, esto si las presiones de Donald Trump sobre la renegociación del TLCAN resultan ser lo suficientemente polémicas y agresivas como se han caracterizado sus discursos a lo largo de su carrera rumbo a la Casa Blanca.

 

7.- Con un costo más alto del dinero, las empresas solicitarán menos créditos, esto limitará la actividad comercial y manufacturera del país, incidiendo en el crecimiento de la economía nacional. Un escenario como este, generará un menor gasto público, contracción del consumo interno y un eventual incremento del déficit del gasto público que redituaría en un aumento de la deuda pública.

 

8.- La incertidumbre sobre el desempeño de la economía mundial y nacional, seguirán siendo un factor de presión sobre la paridad peso-dólar, esto junto con los factores antes señalados, mantendrán a la economía mexicana en la mira de calificadoras e inversionistas internacionales.

 

9.- En caso de seguir deteriorándose el entorno económico de México, y la economía mundial no de señalas de recuperación, específicamente la de los Estados Unidos, las calificadoras, podrían poner a revisión el nivel de riesgo crediticio del país.

 

10.-Los precios internacionales del petróleo podrían entrar en un proceso de recuperación debido a la disminución de la producción declarada por los países miembros de la OPEP. Ésta posible alza ya firme, podría suceder al final del primer semestre del año.

 

11.- Un peso débil frente al dólar, traerá aparejadas algunas oportunidades al sector exportador, toda vez que las mercancías manufacturadas en México, serán más baratas, el dilema es que ese segmento de la economía, dependerá de las condiciones sobre las que se dé la renegociación del TLCAN y de que la economía de los Estados Unidos, inicie su camino de recuperación. Pero eso está por verse.

 

12.-El sector turístico tendrá una excelente oportunidad de crecimiento, toda vez que será más barato viajar a cualquier destino turístico de México debido a la fortaleza del dólar frente al peso. Los inversionistas extranjeros de este sector, tendrán una inmejorable oportunidad para echar andar sus proyectos de nuevos desarrollos turísticos en México.

 

13.- Las remeses junto con los ingresos por los viajeros internacionales hacia México, podrían equilibrar la actividad de consumo interno siempre y cuando, no se eleven los decibles de la inseguridad en el país.

 

14.- Para los importadores, será más complicado mantener un ejercicio saludable, pues la volatilidad cambiaria, persistirá durante todo 2017. En ese sentido, aquellas empresas que importan más del 40% de sus insumos, podrían enfrentar una crisis de liquidez, lo mismo que las empresas que tengan deuda contratada en dólares y no cuenten con una cobertura lo suficientemente amplia para amortiguar una paridad cambiaria por arriba de los 22 pesos por dólar.

 

15.- El 2017, podría marcar el inicio de una nueva era que marque y modifique completamente el rumbo del planeta en términos, políticos, económicos y tecnológicos a nivel mundial.

 

@ijm14

@OpinionLSR

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.