Lo que está en juego en el PAN

El próximo domingo se llevará a cabo la elección de quien será el dirigente del Partido Acción Nacional por los próximos 3 años, en una jornada en la que podrán participar alrededor de 280 mil militantes para optar por alguno de los dos candidatos que obtuvieron el registro tras reunir 28 mil firmas de apoyo equivalentes al 10% del padrón.

Lo cierto es que el proceso interno de Acción Nacional no ha despertado mucho interés en la ciudadanía y ni siquiera entre los propios panistas, pues por un lado el partido se ha desdibujado después de la derrota en la contienda presidencial -en la que en ningún momento tuvo posibilidades reales de competir por el triunfo-, además de que se percibe que el resultado prácticamente ya está definido -y por amplio margen- a favor de Marko Cortés, quien cuenta con el apoyo de los principales grupos a su interior así como de la mayoría de los gobernadores.

Partido Acción Nacional

Si bien Manuel Gómez Morín ha logrado el respaldo de algunas de las voces más críticas representando a buena parte de los opositores a la dirigencia actual, no tiene mucho arraigo entre la militancia y tampoco cuenta con una estructura importante que, hay que reconocer, a partir de la administración de Felipe Calderón es lo que determina el resultado de toda elección partidista desnaturalizando con ello su otrora esencia democrática.

Pero lo relevante vendrá al día siguiente de la elección, en que se verá si realmente existe la disposición de corregir el rumbo e impulsar un proceso de renovación escuchando el mensaje de la sociedad y también del panismo, como condición para poder ocupar el espacio al frente de la oposición y recuperar la confianza ciudadana.

De confirmarse la tendencia, el reto que tendrá Marko Cortés es mayúsculo pues lo que está en juego trasciende la mera sucesión de la dirigencia. Acción Nacional está obligado a asumir la responsabilidad histórica que le corresponde y generar contrapesos efectivos al nuevo gobierno, o de lo contrario se condenará a la marginalidad política de la que le sería muy difícil salir.

Elecciones

Ambos candidatos ya han señalado durante la campaña algunas de las principales dolencias que aquejan al PAN y que deben ser atendidas de inmediato, empezando por la necesidad de dirimir las diferencias y construir la unidad a través de nuevas reglas de convivencia interna en las que se garantice la inclusión, la pluralidad y el respeto a quienes opinan distinto.

De igual forma es indispensable que se retome la formación de cuadros así como el reconocimiento a la capacidad y al mérito, que se dé seguimiento y se evalúe el desempeño de gobernantes y representantes postulados por el PAN, que vuelva a abanderar las principales causas ciudadanas y se distinga por sus buenos gobiernos.

En todo ello, el nieto del fundador también puede tener un papel muy importante si aprovecha el capital político que ha logrado reunir para impulsar una agenda de cambios sustantivos y vigilar la actuación de la nueva dirigencia. Aunque quizá suene chocante, esta puede ser la última oportunidad para el PAN y así se tiene que afrontar.

El mensaje de AMLO

@agus_castilla | @OpinionLSR | @lasillarota




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información