Opinión

Lo impensable se vuelve posible

En la política todo puede cambiar de un momento para otro.

  • 15/02/2016
  • Escuchar

Hace unos meses yo estaba convencido que era impensable e imposible que Donald Trump ganara la presidencia de los Estados Unidos. Al paso del tiempo y después de los primeros resultados de las elecciones primarias, lo que una vez parecía imposible ahora parece ser solamente improbable, aunque sigue siendo impensable. No creo que Trump gane la presidencia, pero es, sin duda, el puntero para ganar la candidatura del partido republicano, y en un descuido, podría lograr posicionarse para ganar la elección general, por poco probable que esto sigue siendo.

 

Hasta ahora ningún otro candidato ha logrado posicionarse como la alternativa clara a Trump. Si bien Ted Cruz logró ganarle por unos puntos en Iowa, en New Hampshire Donald Trump se llevó más de una tercera parte del voto republicano, más que los tres contrincantes más cercanos juntos. Todo parece indicar que en Carolina del Sur, donde votarán la siguiente semana, él volverá a ganar.

 

Marco Rubio, que una vez parecía la alternativa más fuerte contra Trump, se desplomó después de un debate difícil, Jeb Bush logró levantarse un poco, pero sólo un poco, y John Kasich, quizás la voz más moderada del grupo, salió bien librado en New Hampshire, ganando el segundo lugar en las preferencias, pero no parece tener arrastre en muchos otros estados. Cruz, un senador que tiene posiciones similares a Trump, incluyendo el afán de construir un muro en la frontera con México, sigue siendo el candidato mejor posicionado frente a Trump.

 

Pero en la política, todo puede cambiar de un momento para otro, y siempre existe la posibilidad para que algún otro candidato se fortalezca y pueda encarar a Trump, y también existe una posibilidad de que Trump cometa algún error que le haga perder simpatías entre la republicana. Hasta ahora nada de lo que él dice parece alejar a sus seguidores, pero sólo se necesita algún comentario indiscreto u ofensivo que le haga caer de pronto, y él está muy dado a eso.

 

Pero si no pasa ninguno de esos dos escenarios -la emergencia de un contrincante fuerte o algún autogol que le hunda-, Trump probablemente será el candidato presidencial de los republicanos, algo que parecía imposible hace unos meses.

 

Y entonces la pregunta es: ¿Puede Trump ganar la presidencia? Ahí sí tengo mis dudas. Las encuestas indican que Trump es un candidato débil frente a cualquiera de los dos candidatos demócratas, y no parece capaz de generar simpatías entre los votantes latinos que son esenciales para ganar varios de los estados claves en la elección general. Pero en la política, todo puede cambiar de un momento para otro. ¿Y si de pronto gana? Sigue siendo un escenario muy, muy improbable, y a mi juicio personal, impensable, pero ahora no se ve completamente imposible...

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.