Opinión

¿List@s para el #Debate?

Por: José Antonio Sosa Plata.

  • 25/08/2016
  • Escuchar

Los cambios de programación en la televisión abierta ya comenzaron. Según se ha dicho, seremos testigos de uno de los acontecimientos más relevantes en las últimas décadas. Como lo estamos viendo, los noticieros tienen la más alta prioridad.

 

La razón es justificada y comprensible.

 

Aunque no son la fuente de ingresos más importante para las televisoras, los programas noticiosos y de análisis les brindan prestigio, confianza y credibilidad.

 

Son fundamentales en su Plan de Negocios.

 

Aún más. En prácticamente todos los países democráticos se han convertido en un factor de poder real que influye en las decisiones de alto nivel político y que va más allá de representar un contrapeso a los otros poderes del Estado.

 

En México lo sabemos bien.

 

Por eso es que les resultaba insostenible mantener el modelo que, en unos cuantos años, fue desgastado por el desarrollo tecnológico, la convergencia mediática y las #RedesSociales.

 

Ya no daba para más.

 

La afectación en los ratings se explica, entre otras variables, por el hecho de que dejaron de ser la fuente de información única o principal de un gran porcentaje de la población.

 

Sobre todo la que tiene acceso a Internet.

 

Por otra parte, el modelo tampoco permitía hacer frente a la competencia de las empresas globales que producen contenidos atractivos y mejor adaptados a las exigencias de los medios digitales. Hoy ya no se habla de canales o estaciones sino de plataformas.

 

Por eso, llegó la hora de innovar.

 

Los ajustes que empezamos a ver esta semana son diversos: de producción, cartas de programación, manejo de ritmos, horarios, tiempos, secuencias informativas, formas de abordar la noticia y también en los estilos de conducción y presentación de las notas por parte de periodistas y reporteros.

 

Enterarse hoy es tan importante como entender.

 

De ahí el peso que tendrá el nuevo concepto de periodismo de investigación, la mayor participación de analistas, especialistas o comentaristas y la presentación de debates, prácticamente sin reglas o ataduras.

 

En #LaNuevaÉpoca, el #Debate será sobresaliente.

 

Por fin se comprendió que este género hacía falta. Por un lado, porque "vende" y es atractivo. Por el otro, por la aportación significativa que puede dar a la #Democracia.

 

Falta ver si funcionarán los formatos.

 

Y si los personajes involucrados están capacitados para ofrecer un espectáculo serio, profesional y de alto nivel. O si están dispuestos a participar con márgenes de libertad que no tienen los debates actuales.

 

El miedo no debe ser obstáculo.

 

Para eso existen técnicas avanzadas y entrenamientos muy efectivos. Además, la práctica constante podría subir el nivel y provocar los cambios que hacen falta en los debates formales organizados por las autoridades electorales.

 

Político que no le entre al #Debate tiene mucho que perder.

 

#Televisa, #TVAzteca, #GrupoImagen #MilenioTV y #ExcélsiorTV, entre otros grupos, parecen estar dispuestos a mantener por otros años más la hegemonía en el sistema de medios. Asumieron el riesgo y esperamos que en verdad funcione, ya que la libertad de expresión, la innovación y la competencia abierta siempre benefician a la sociedad.

 

La apuesta es grande y van con todo.

 

En los meses próximos veremos si la calidad de los contenidos cumple con las expectativas de la gente y si ésta se adapta a los requerimientos, velocidades y códigos que ha impuesto el desarrollo de las nuevas tecnologías.

 

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter: @sosaplata

@OpinionLSR

 

| #ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica | #Debate |

| #Estrategia | #Televisa | #TVAzteca | #MilenioTV |

| #ExcélsiorTV | #GrupoImagen | #LaNuevaÉpoca | #RedesSociales |

 

También te recomendamos:

¿La culpa es de Castillo?

¿Todos coludos o todos rabones?

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.