Opinión

¿Linchar por desafinar?

Por: José Antonio Sosa Plata

  • 18/02/2016
  • Escuchar

La cantante británica @Adele sonó desafinada al interpretar una canción durante su presentación en la 58 entrega anual del Grammy Americano. Casi de inmediato, el video fue objeto de críticas en las #RedesSociales y muy pronto llegó la noticia de su equivocación a los medios tradicionales.

 

El incidente no pasó a mayores.

 

Sin embargo, se trata de un ejemplo ilustrativo que conviene analizar sobre los nuevos lenguajes, tendencias y códigos de la comunicación social y política moderna.

 

Muchos esperaban un “linchamiento”.

 

Pero la respuesta de la cantante y su equipo fue rápida y efectiva, por lo que lo sucedido solo quedará registrado como un hecho sin importancia para su imagen.

 

“Así es la vida”, dijo la cantante.

 

Y su carrera podrá seguir adelante porque su talento, capacidad para comercializar y cuidado en el manejo de su imagen pública le dan un soporte firme.

 

No fue la primera ni será la última.

 

Adele ha enfrentado, entre otros problemas, críticas desproporcionadas sobre su peso, la publicación de fotografías íntimas y en fechas recientes la polémica que desató con el candidato a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, quien utilizó su música en campaña.

 

A pesar de todo, nada ni nadie la detiene.

 

Por eso ya tiene más de 25 millones de seguidores en Twitter y ha roto récords muy importantes en YouTube y otras plataformas.

 

En contraste, a otros les ha ido muy mal.

 

En los pocos años que tienen las Redes Sociales, abundan a nivel nacional e internacional los casos de personajes que han dañado en forma severa su reputación.

 

Sobresalen políticos y figuras del espectáculo.

 

El potencial destructivo de los nuevos medios de comunicación puede ser tan grande para algunos como su capacidad democrática, liberadora y de transferencia de poder que brinda a las sociedades.

 

De ahí los intentos para limitarlos o censurarlos.

 

La creación o consolidación de fama, liderazgo y prestigio es directamente proporcional a las tendencias negativas o de crítica desproporcionada que llegan a generar.

 

En los nuevos medios no se pondera.

 

Tampoco se dimensionan los alcances o efectos que su amplia libertad puede tener porque sería un contrasentido a lo que es su esencia o, por qué no decirlo, su “naturalidad”.

 

Navegar en las redes tiene riesgos.

 

Pero siempre será preferible afrontar la adversidad a quedar aislado o marginado del nuevo espacio público y de los diversos procesos de comunicación que en éste se producen. Los costos de la libertad plena siempre serán menores a los de sus ataduras.

 

Tarde o temprano todos desafinamos.

 

Y hay muchos personajes –sobre todo en política- que se atreven “a cantar” sin tener el don, el talento, la técnica o la práctica para superar con mayor facilidad los retos que impone la lucha por el poder y a la presión que ejercen los adversarios.

 

Son ellos los más vulnerables.

 

Con el motín de Topo Chico, en Nuevo León, el gobernador Jaime Rodríguez @JaimeRdzNLtuvo un revés en su exitoso manejo de redes. Por suerte, la visita del Papa Francisco le ha quitado algunos reflectores al conflicto que trata de resolver en diversos frentes.

 

@AndreaLegarreta aún no sale del embrollo.

 

Al desvanecerse la frontera que existía hace años entre la #ComunicaciónPolítica y la de la llamada industria del entretenimiento, la conductora de Televisa fue golpeada por una parte de la “multitud” que navega en las aguas turbulentas de Twitter o Facebook.

 

¿Sus acciones han sido efectivas?

 

Hasta ahora, el balance para ella es negativo, pero no se le ha “aniquilado”. Para quienes tienen que poner sus barbas a remojar, es indispensable analizar con mayor detalle y profundidad cómo se gesta un conflicto en redes y qué se debe hacer para salir bien librado.

 

Además de #Estrategia, hay que tener un #PlanDeCrisis.

 

Debido al alto grado de complejidad que tiene tanto a nivel técnico como conceptual, se está desarrollando la especialidad de #ManejoDeCrisis en Redes Sociales y de #ReputaciónOnLine como opciones para hacer frente a este tipo de situaciones.

 

 

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter @sosaplata

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.