Opinión

Las reacciones

Los medios electrónicos, escritos y otros más destacaban “la tranquilidad” del proceso de votación, como si no hubiera pasado nada.

  • 13/06/2015
  • Escuchar

Sorprenden los periodistas y comentaristas que siguen muy enojados porque 4.88% de los votantes (es decir, personas que decidimos ejercer nuestro derecho) anuló su voto y entre reclamos de si fue el ego por el discurso de que “ninguno de los partidos está a la estatura de mi vida”, o el señalar que le hacíamos “el juego” a alguno de los partidos, se dedican a evadir los hechos objetivos: los partidos políticos (esperemos que no así los nuevos actores), ven a los electores sólo como un trampolín para subirse al carro del poder.

 

Ahora manejan las cifras y señalan que contando los votos totalmente emitidos, donde se incluyen los votos nulos, los votos por candidatos no registrados e incluso los votos del Partido Humanista que pierde de manera ostensible el registro, ascienden a 36,623,125 de votos emitidos, pero que de acuerdo con la ley electoral los votos válidos se reducen a 33,768,270 sufragios, lo que permite que el PT, por ejemplo, pueda mantener su registro o que el PRI tenga más legisladores… y ahí lo dejan y no siguen la misma lógica para señalar que en todo caso los votos nulos y los otros mencionados, beneficiaron al conjunto de partidos; es decir, si cinco es10% de 50, es 11.11% de 45; tanto como 3 es 6% de 50 y 6.66% de 45: todos suben en la misma proporción.

 

Las razones

 

En mi decisión no primó el ego sino el hartazgo, la exigencia para que los partidos hagan algo más que sólo aparecerse en tiempo de elecciones; una forma de manifestar mi protesta por la única vía que nos han dejado ¿y las consultas populares? Enójense con sus partidos, con su incapacidad para convocar a 53% de posibles electores que no se interesan en la política en general y dejen de molestar a los que no estamos de acuerdo con un cierto tipo de política. ¿Cuál quiero?, no lo sé, pero eso no significa que tenga que aceptar ésta: construyamos una política social, incluyente, se me ocurre.

 

Elecciones ¿tranquilas?

 

Los medios electrónicos, escritos y otros más destacaban “la tranquilidad” del proceso de votación, como si no hubiera pasado nada, y  comparan la cifra de votantes contra el 2009, para indicar que el porcentaje de votación creció, sin tomar en cuenta ¿por inocencia o con intención? que no son comparables: en el 2009 había todavía muchos estados de la república que no “alineaban” sus procesos electorales locales al proceso federal: por supuesto que hay más votantes porque a la gente le interesan los presidentes municipales, los diputados locales y eso arrastra a la elección federal.

 

En fin, se acabó, aunque quedan las impugnaciones y la resolución del Tribunal Federal Electoral, que no se ha destacado por su certeza, para decidir algunos territorios por ganar para una u otra organización política; no veo que vaya a cambiar mucho el mapa de triunfos y derrotas, aunque el presidente del NE señale que se recontará 59% de las casillas instaladas. ¿Elecciones confiables?

 

Las acciones

 

Mientras, y es lamentable, los partidos políticos han evitado pronunciarse por la violación a los preceptos constitucionales al permitir que en Oaxaca, Chiapas y Guerrero, cuando menos, las fuerzas armadas, ejército y marina, participen en la contención de la protesta social, al tiempo que el vocero de la presidencia, Eduardo Sánchez, nos recuerda que “los representantes populares, los representantes del pueblo, han dado un mandato a través de las leyes, y en ese contexto el gobierno de la república tiene el mandato constitucional de cumplir con la ley…”.

 

¿Respeto al texto constitucional, a las leyes? ¿Las fuerzas armadas contra la propia población? ¿En verdad ese despliegue de fuerza debe dirigirse a la población? ¿Y cómo se combate al crimen organizado?  Los maestros dirigen la protesta social, más allá de la infinita cantidad de calificativos a los que se exponen. No hay negociación posible cuando el subsecretario de Gobernación pide que para llegar acuerdo deben regresar a sus aulas, sin considerar que los maestros están aquí por la falta de respuesta desde su lugar de origen. Puede o no gustarnos pero es la única expresión consistente de que las cosas no están bien en el país, aunque el secretario Videgaray diga que estamos en un crecimiento acelerado.

 

Por su parte, el secretario de educación mostró su juego: descubrió a sus adversarios, jugó a la política que sabe: en la tierra de los ciegos el tuerto es rey, podríamos decir; fortaleció su posición. ¿Arrancó ya el proceso sucesorio?

 

De pilón…

El triunfo de Jaime Rodríguez como candidato independiente a gobernador por Nuevo León, quiere ser abonado por el jefe del ejecutivo a la cuenta del Pacto por México, en un ejercicio que busca la desmemoria: quien promovió la reforma constitucional al llevar su caso a las instancias internacionales y lograr que la Suprema Corte fallara en su beneficio, fue Jorge Castañeda; él es en todo caso quien logró que hoy haya candidatos independientes y que, para el 2018, seguro, vayamos a tener diez o doce de esa índole buscando la presidencia de la república ¿Será?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto)