Opinión

Las plataformas electorales de los partidos políticos

El proceso electoral de este año será el más grande que se haya registrado en México. | Fernando Díaz Naranjo

  • 01/02/2021
  • Escuchar

Las plataformas electorales son los documentos que integran las propuestas de las instituciones de interés público en este país conocidos como partidos políticos, en materia política, económica y social, enarboladas en sus declaraciones de principios y descritas de manera detallada en sus respectivos programas de acción.

En este sentido, la declaración de principios de los partidos constituye su columna vertebral en razón de que integra su ideología política, económica y social y, con ello, la visión y misión del país que quieren.

Por su parte, el programa de acción que cada partido determina, contiene las propuestas y compromisos de políticas públicas que, en caso de obtener el triunfo electoral, llevarían a cabo en beneficio de la población desde la óptica de su declaración de principios.

Así, cada partido político debe integrar estos tres documentos normativos que le dan vida a su organización política y de acuerdo con la normativa electoral, deben presentar y registrar sus plataformas durante el proceso electoral del que se trate.  En este caso, nos referiremos a la elección federal en donde se estará renovando la Cámara de Diputados.

Recientemente el Instituto Nacional Electoral (INE), aprobó el registro de las plataformas electorales de los 10 partidos políticos que competirán en el proceso electoral federal en curso, y en días pasados (el 15 de enero), aprobó el registro de 2 coaliciones: Va por México y Juntos Hacemos Historia, junto con sus respectivas plataformas electorales que, de manera conjunta, acordaron los partidos que conformaron dichas coaliciones.

No obstante, recordemos que ambas coaliciones no se integraron para competir de manera conjunta en la totalidad de los distritos electorales uninominales (que son 300 que se traducen en igual número de curules), así como la totalidad de las diputaciones por el principio de representación proporcional (200 curules).  Es por esta razón que los partidos en lo individual también registraron sus plataformas electorales.

Ahora bien, ya con el registro de las plataformas electorales (disponibles en www.ine.mx) y deseándole suerte a cada una de las fuerzas políticas que contendrán en esta elección que será la más grande que se haya registrado en México, hay al menos dos aspectos que llaman la atención.

Primero. Queda claro que por arriba de las ideologías de cada partido político que puede considerarse como la doctrina de sus principios, prevalecen las alianzas bajo la figura de coaliciones en la búsqueda de la obtención de votos y, con ello, el eventual triunfo electoral y de poder público. Siendo esto así, resulta claro, como lo hemos observado, que, tras un triunfo electoral, existen visiones diferentes y hasta opuestas en la forma de construir desde planes de desarrollo, políticas públicas, programas o bien, en la presentación de iniciativas de ley si se trata del ámbito legislativo.

Segundo. Las alianzas electorales o coaliciones no necesariamente suman las preferencias electorales de cada fuerza política, hay inclusive militantes de distintos partidos políticos que llegan a oponerse abiertamente. Esto pudiera ser un indicativo de que las dirigencias velan más por el interés electoral que el particular de sus agremiados.

Desde la perspectiva mercadológica es comprensible que las alianzas que buscan posicionarse ante el electorado piensen, por encima de todo, en lograr el triunfo electoral, pero ¿en donde queda la ideología de un partido político? O, dicho de otro modo, ¿para qué sirven entonces las ideologías si estas no se respetan?

Tal vez sería oportuno que una vez que concluya el proceso electoral en curso, el legislativo analice que las coaliciones estén ligadas a la ideología política de cada partido, pero veo francamente difícil que esta propuesta prospere porque, de alguna medida, afectarían las estrategias electorales en la suma de ganar votos.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.