Opinión

Las pifias, un eufemismo…

Para Alma: Gracias, ha sido maravilloso.

  • 25/07/2015
  • Escuchar

Son tantas las pifias tanto por parte del gobierno federal como de los gobiernos estatales que abordar cualquier tema es quedar inmerso en una cantidad de excusas, dobles lenguajes y, sobre todo, en eufemismos que intentan evitar nombrar las cosas como son. Pongo ejemplo de la devaluación de la moneda, perdón quise decir del deslizamiento, de la depreciación y las declaraciones del secretario de Hacienda que dice que no hay tal, que lo que hay es una “apreciación” del dólar frente a todas las demás monedas. ¿Si a lo largo de estos casi tres años del gobierno de la restauración (y esto no es ningún eufemismo), el peso se ha “deslizado” 25%, cómo debemos llamarle?

 

Que la responsabilidad la tuvieron los griegos, según se dijo hace dos semanas, o que se debe a la baja en los ingresos petroleros (y eso que la reforma energética no camina), es un eufemismo para no decir que nuestras autoridades no saben por dónde les brincará la liebre, ni en Hacienda y mucho menos en el Banco de México. ¿Se acuerdan que el generoso gobernador del banco central nos dijo que sólo era un catarrito y nos dio pulmonía?

 

La recaudación

Después de la campaña electoral federal, donde el partido en el poder junto con el Verde, ese partido a modo, corrupto y cínico, hicieron todas las trampas posibles, las autoridades hacendarias nos informaron que la recaudación del 2014 había sido histórica, con un alza en los ingresos muy importante. ¿Y entonces, por qué hay “problemas de liquidez”, como declararon en estos días? ¿Cuál es entonces la razón para incrementar en 25% (bueno, tres estados seguirán pagando el precio anterior) la leche que distribuye Liconsa? ¿Esa es la gestión de Rosario Robles y su “cruzada contra el hambre”? Sólo una gestión asistencialista que no ofrece elementos para que la gente salga de los niveles de pobreza en que se encuentra (todo esto mientras la secretaria se presenta al lado del gobernador Cué, sin decir palabra, como invitada de piedra, en la cesión de la soberanía estatal).

 

Los absurdos

Son tantos que entre muchas cosas es evidente que este régimen no tiene una política de comunicación que permita que los ciudadanos, es decir todos los que habitamos este país, podamos entender las materias tan complicadas que parece manejan. Es más fácil buscar distractores como la fuga de El Chapo que se cubre con el conflicto de los maestros y las absurdas decisiones administrativas en Oaxaca (proyecto del secretario del ramo), y que de ninguna manera son las que determinan “la calidad de la educación que se merecen nuestros niños” cuando en términos académicos, de programas y planes, hoy no se sabe por dónde debe ir el país. En el fondo es un asunto político y hasta los perredistas avalan el atentado sobre el principio del “bien superior de los niños”. ¿En serio? Eufemismos, y para que las buenas conciencias no vean lastimados sus oídos, digo: ¡Qué escasez de progenitora del gobierno de la restauración!

 

De pilón…

Este es un mensaje para el C. Ricardo Monreal, jefe delegacional electo en Cuauhtémoc, D. F. Respetable señor. Por diversos medios me entero que está usted descubriendo el hilo negro de la corrupción en esta delegación. Me sorprende una afirmación en que dice que si hubiera sabido el nivel existente no hubiera buscado la opción. Más allá de eso, hoy usted es el electo y confío en que no nos vaya a decir que el problema de la corrupción es cultural, inherente a la condición humana, como nos dice el jefe del Ejecutivo, porque entonces no veo qué fue lo que votaron los ciudadanos de esa demarcación como diferencia con los otros partidos. 

 

La corrupción está presente aquí hace muchos años, y no es privativa de los gobiernos del PRD, aunque uno esperaba que en ellos no la hubiera. Hace casi tres años que el hoy delegado con licencia, Alejandro Fernández, en un alarde de demagogia nos hizo creer que estaría abierto para las iniciativas y expresiones ciudadanas, iluso que soy le manifesté mis opiniones sobre diversos problemas de la colonia Roma, incluyendo el tema de los parquímetros y sus trampas.

 

El señor sólo respondió un correo y nunca más. Hoy, en esa colonia, y no veo por qué sea distinto en otras, la impunidad campea. Alguien en la delegación decidió dar permisos para que los camiones de mudanzas ocupen un espacio exclusivo en la calle de Yucatán, y en la de Chiapas (cuando deberían de tener un estacionamiento privado pues son una empresa); que los camiones materialistas, los autobuses foráneos y los camiones escolares ocupen el camellón de esa misma avenida y que las grúas sólo decidan llevarse a los autos estacionados ahí pero no a los demás “porque no tienen capacidad técnica para hacerlo”: ¿Los inmovilizadores y los sellos no funcionarían? Esta, señor Monreal, es una pequeña muestra de una corrupción muy amplia, ¿le va a entrar, va a ceder, o va a renunciar?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto)