Opinión

Las marchas en tiempos de Mancera

A lo largo de su mandato Miguel Ángel Mancera ha tomado decisiones para reforzar la visión represiva y de retroceso.

  • 14/08/2016
  • Escuchar

Aunque Miguel Ángel Mancera declaró a principios de este año que su constitución será progresista, liberal, de avanzada y de izquierda; sus hechos no parecen confirmar sus dichos. En la ciudad se vive un grave retroceso en diversos órdenes, siendo uno de los más evidentes el relativo a los derechos políticos de reunión, manifestación y protesta.

 

En efecto, no había terminado de asumir el cargo de Jefe de Gobierno cuando ya estaba recurriendo a los granaderos como el instrumento favorito de relación con la sociedad. En los días de diciembre del 2012, los jóvenes del movimiento #YoSoy132 se manifestaban en la calles contra el gobierno de Peña Nieto y recibían los macanazos de la policía de Mancera. Con ese inicio el nuevo gobernante de la ciudad selló uno de sus principales rasgos y, por cierto, una de las principales razones del descontento en su contra y de la posterior caída de su popularidad.

 

A lo largo de su mandato ha tomado decisiones legislativas y administrativas para reforzar esa visión represiva y profundizar esa veta de retroceso. Por ejemplo, desalojó con violencia a los maestros que se encontraban, en diciembre de 2013, en el Monumento a la Revolución; su gobierno ha detenido en manifestaciones y protestas a más de 500 personas, especialmente jóvenes; envió a la Asamblea Legislativa una ley de movilidad que limita y descalifica a las movilizaciones sociales y recientemente se arrogó el "derecho" de negarle a Morena la utilización del zócalo para su movilización de solidaridad con los maestros.

 

La ley de movilidad, impugnada por organizaciones de derechos humanos pero avalada recientemente por la Suprema Corte, obliga a quienes quieran manifestarse a avisar 48 horas antes y permite al gobierno calificar la licitud de las mismas para que éstas puedan realizarse.

 

Lo primero es absurdo pues hay propuestas espontáneas que surgen y se expresan en un mismo día. ¿Qué hará la autoridad con un grupo de personas que indignadas por un crimen en alguna zona de la ciudad decidan manifestarse inmediatamente sin esperar 48 horas?, ¿los reprimirán por no dar avisos previos?

 

La política que se lleva a cabo centralmente se aplica también en distintas delegaciones de la ciudad, en las que todos los permisos para realizar reuniones públicas en plazas y jardines son negados sistemáticamente o se impide su realización con la colocación de ferias de servicios en los lugares solicitados por ciudadanos para realizar actos y eventos de diverso tipo.

 

El sagrado derecho de reunión promovido y conquistado por las mejores causas liberales del mundo, defendido también con valentía de los jóvenes estudiantes de 1968 y 1971 ha sido puesto en riesgo durante la actual administración.

 

Ah, pero eso sí, si el mandatario es invitado a una marcha "de amigos" ahí no hay problema, el zócalo se abre y los granaderos desaparecen.

 

@martibatres

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

Siberia en la CDMX

Los 60 son los Constituyentes

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.