Opinión

Las grandes ligas…

De Carlos Slim a los ataques israelitas

  • 12/07/2014
  • Escuchar

Como resultado de la aprobación de las "leyes secundarias" de la reforma en telecomunicaciones, que tiene varias dedicatorias --una de ellas contra el monopolio de Carlos Slim-- éste, en una jugada de grandes ligas, casi como si se robara las bases (recordemos que es un apasionado del beisbol), da un paso adelante y anuncia la desincorporación de parte de sus empresas para dejar de ser "preponderante".

Como en el llamado "rey del deporte", estuvo al acecho hasta que pudo correr al “home” en un momento de distracción, de celebración del triunfo del Ejecutivo y de su consejero jurídico, que descobijaron el campo pues consideraban que habían hecho el tercer "out". América Móvil anuncia su intención de vender parte de sus empresas y provoca un incremento en el valor de las acciones del grupo en aproximadamente 8%, lo que significa un montón de miles de millones, más que los once mil millones de pesos con que debería de subsidiar a sus competidores por su carácter de principal.

Qué diga la ley o qué se les ocurra hacer ya se verá, pero lo que es cierto es que prevaleció el principio de los peleadores callejeros: el que pega una vez, pega dos veces. La repuesta casi inmediata del consejero jurídico del ejecutivo sólo demuestra la sorpresa que les causó esta jugada, magistral, en un avance dirigido a seguir en el campo, en la búsqueda del triunfo final. Por supuesto el juego todavía no termina, aunque nada tiene que ver con lo que a los simples y pobres ciudadanos nos pueda convenir. Los derechos de las audiencias, de los ciudadanos no están preservados aunque en el último momento los diputados perredistas hayan querido pelear y  dar marcha atrás a lo que no supieron defender desde la aprobación de la reforma; es decir, desde su incorporación y aval en el extinto Pacto por México.

¿Otra anotación?

Como en las grandes ligas, parece que MORENA logró sortear las bolas malas y tiene derecho a jugar y sólo confiaríamos en que responda a las expectativas de un gran sector de la sociedad y no reducto de privilegios, componendas y cochupos. Ojalá que sus principios subsanen lo que les falta a los actuales: transparencia, democracia por sobre todas las cosas. Democracia real y no de encuestas o imposiciones. Democracia promotora de la discusión, que no por larga se vea inútil; democracia que auspicie la reflexión y no la mano alzada del sentimiento.

En fin, bienvenidos si oxigenan el ambiente, combaten la corrupción, denuncian los acuerdos a espaldas de la nación, anteponen los intereses de sus representados a los privilegios del poder y tienen claro que son un medio no un fin en sí mismo. Se agregan otros dos partidos con posiciones poco conocidas [uno de ellos --Partido Encuentro Social-- dirigido por quien en su momento fue criticado por su apoyo jurídico a los paramilitares de Acteal]. ¿A través de ellos podría limitarse, violentarse el Estado laico? Al tiempo.

¿Extra “innings”?

Ni para ligas menores da el gobierno de la ciudad ni los acuerdos de la megalópolis. Por todos lados hace agua el Hoy no circula y en diversos municipios del Estado de México se ha decidido no hacerle caso: a disposiciones arbitrarias, decisiones ciudadanas. ¿Cuál es la razón para que los transportes foráneos circulen impunemente por las principales avenidas de la ciudad a cualquier hora del día?

De pilón…

Reprobables los ataques que los israelitas están haciendo contra los territorios y la población de Palestina. Es una lucha dispareja, e injusta, propiciada por los grandes intereses capitalistas (e incluso soviéticos) desde la aprobación de la constitución del Estado de Israel, en 1948. La naciente Organización de las Naciones Unidas se hizo eco de los proyectos sionistas (que desde finales del siglo XIX habían promovido la construcción de dicho Estado) y mediante el Acuerdo 181, de 1947, estableció la partición de Palestina en dos: una parte árabe y otra parte judía, violentando a la nación y el territorio palestino (que había perdurado durante toda la época del imperio otomano y la ocupación inglesa) y que había cobijado la existencia de la nación judía en su territorio, bajo normas de Estado multinacional, multirracial.

Las acciones terroristas del Estado de Israel contra los palestinos, lograron desplazarlos hasta dejarles pequeñas zonas exclusivas, divididas en dos espacios: el interior de la antigua Palestina y una zona conocida como la Franja de Gaza. ¿Misiles, bombas, cohetes teledirigidos, contra misiles caseros? Excusas simplemente. ¿Qué autoridad moral tiene un Estado como el de Israel para castigar a un pueblo por las acciones terroristas de un sector del mismo, no de una acción concertada del Estado palestino? Eso no es guerra, es genocidio y lo que nos queda es exigir el alto al fuego, el regreso a las fronteras existentes antes de 1967 y la construcción de Estados multinacionales, multirraciales. ¿A quién beneficia esa ya larga guerra en el Medio Oriente? A los pobladores de alguna de las naciones seguro no. ¿A los intereses de todo tipo de los gobiernos norteamericanos, rusos, ingleses, y otros Estados, además de sus particulares intereses petroleros en la zona? Seguro.

Carlos Anaya Rosique

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier régimen, no importa el partido, por supuesto.)

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.