Opinión

Las declaraciones

A Alberto Sánchez, con un abrazo solidario.

  • 24/01/2015
  • Escuchar

Por más esfuerzos que hacen las autoridades federales por echar tierra en el tema de los normalistas desaparecidos, las protestas siguen. El próximo lunes están convocadas una serie de actividades y marchas para insistir en su resolución. Mientras, las declaraciones de Roberto Servitje, presidente de Bimbo, una de las empresas fabricantes de pan y golosinas más grandes del mundo, se une al coro de declarantes e insiste en que  "se ha dado a Ayotzinapa una dimensión que no tiene", como si la desaparición de personas, una que fuera, no tuviera la mayor importancia.

 

¿Qué diría tan egregio personaje si algún miembro de su familia estuviera en esta situación? Tengo claro que puede no gustarle lo que pasa pero se equivocó de interlocutor: el reclamo debe hacerlo a las instituciones del Estado que han sido incapaces de dar una respuesta clara a la exigencia de presentación con vida de los jóvenes. El Consejo Coordinador Empresarial se une al reclamo del directivo panificador y dice que "las acciones ilegales... constituyen una provocación de grupos que afectan gravemente la gobernabilidad..." convirtiendo a la víctimas en victimarios, como si su exigencia de esclarecimiento fuera un asunto de legalidades o ilegalidades y no un tema simple: justicia.

 

La Federación

En ese sentido, las declaraciones del procurador Murillo Karam, siguen siendo, cuando menos, imprudentes: "me queda claro que ahí mataron por lo menos a uno (...) las declaraciones... me hacen pensar que ahí los mataron", y responden al guión establecido y a la indolencia y fastidio que ha mostrado desde hace tiempo. Bien haría en renunciar y no aspirar a ser el nuevo fiscal, con el cambio constitucional de la Procuraduría (y ante la salida del virrey Castillo de Michoacán ¿será la fiscalía general su nuevo destino?, ya veremos).

 

Las Iglesias

Las iglesias se pronuncian y en su fiesta de cumpleaños, el obispo ortodoxo Chedrahui comenta que "es penoso, nunca debió ocurrir, pero si los quieren vivos, no creo que estén vivos. Entonces es mejor pedir por ellos y no armar luchas violentas" y a su lado, el obispo católico Onésimo Cepeda muestra todo su desprecio y vulgaridad: "si ya desaparecieron, ya desaparecieron", en una lógica que lo muestra como lo que es: un personaje de farándula. Así, las declaraciones se van sumando para desmontar la exigencia y acabar con la protesta que día a día va incrementándose y a la que se le van agregando los muchos otros asuntos que han sido una afrenta a la sociedad.

 

Los detenidos

En fin, hasta "El cepillo", según las autoridades el autor material de la "muerte" de los jóvenes (guión del ejecutivo), declara y dice quién le entregó a los jóvenes, cómo es que le dijeron que eran de una banda contraria y, curioso, cómo interrogó y cada uno de ellos  le dijo que eran normalistas ¿y entonces? ¿Qué sucedió? ¿Chivo expiatorio?

 

El gobierno estatal, el Ejército

Y también hay declaraciones estatales como la del gobernador de Guerrero que advierte a los padres los riesgos y límites de su protesta, sobre todo frente a la insistencia de que puedan ingresar a los cuarteles para buscar a sus hijos. El secretario de Gobernación, Osorio Chong, dice que sí, que se abrirán los cuarteles y después agrega que sólo el de Iguala, en lo que parece es una toma de posición del Ejército frente a la posibilidad del escrutinio público.

 

¿Ante qué estamos? ¿Hasta dónde llegan los lazos del crimen organizado? ¿Es el Ejército una institución impoluta? ¿Qué sucedió realmente en Tlatlaya? ¿Cómo puede alguien decir que los muertos eran delincuentes si no están vivos para declarar? ¿Quiénes lo dicen y con qué bases? Todas son preguntas sin respuesta; preguntas que surgen de declaraciones incompletas, que no se sustentan en la realidad.

 

Los grupos sociales

Y también ha habido declaraciones en otro sentido. Tanto Solalinde, como Raúl Vera, junto con Javier Sicilia convocan a la refundación de la nación y a la realización de un nuevo constituyente. A esta acción se suma el pintor juchiteco, oaxaqueño, Francisco Toledo, entre otras personalidades. Estamos ante un camino con dos ramales alternativos, pacíficos por cierto: la toma de la política por un sector social, por una parte y la convocatoria a las elecciones que hacen los partidos, por la otra. ¿Qué hará la ciudadanía? ¿Una nueva convención de Aguascalientes?

 

De pilón…

El tema del voto nulo está en los medios. Es comprensible que los miembros de los partidos no estén de acuerdo, pero también es cierto que ejercer el voto, como voto nulo, es cumplir con el derecho y la obligación constitucional con el agregado de que se le estaría diciendo a la clase política que no, que la sociedad ya no cree en ellos. El voto nulo es la respuesta natural a la cerrazón de las instituciones ante la demanda de consultas populares. ¿Abona en beneficio de algún partido? NO, abona contra esa forma de hacer política, nada más. ¿Por qué no sumarse? ¿Por qué seguir su juego, el del poder?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto)

 

 

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.