Opinión

Las declaraciones

El presidente de los Estados Unidos ofrece ayuda para investigar los hechos de Ayotzinapa.

  • 13/12/2014
  • Escuchar

Llegó el momento de las declaraciones que, como advertencias, nos dicen que “es un asunto del Estado”, o que “los padres están manipulados” o que “el caso de Ayotzinapa es un asunto local”. Si a esas declaraciones agregamos la verborrea de Loret de Mola o de Eugenio Derbez, y los ataques a los medios electrónicos, redes sociales y acusaciones a periodistas específicos sobre su trabajo, puede tenerse un panorama muy completo de la actividad gubernamental en la búsqueda del control de daños.

 

Sin embargo, cada una de esas declaraciones tiene una inmediata respuesta y vemos cómo los propios padres de familia y los usuarios de las redes sociales le responden al secretario de Marina (cuerpo que se había mantenido con distancia, entre otras cosas porque no pueden explicar el ataque a los agentes de la CIA que iban en un transporte oficial, con un marino de conductor, en las inmediaciones de Cuernavaca, hace ya más de medio año), y ante los ataques crean otra #YameCansé2 para decir aquí estamos. Al general secretario de la Defensa se le había respondido ya e insiste en el tema: ¿Qué quiere decir con que es un asunto del Estado y no del gobierno? ¿Qué este último es prescindible? Que ellos están para cuidar al Estado es algo que ya sabemos. ¿Qué quieren decirnos el Almirante y el General?

 

La forma es fondo…

…Decía un teórico de este sistema, Jesús Reyes Heroles, padre, sobre la política. Las declaraciones pueden ser consideradas advertencias tanto como las manifestaciones son también una señal inequívoca de que la sociedad ya está cansada de las marrullerías, de los acuerdos en lo obscurito, de la corrupción, de las declaraciones huecas y sobre todo de la impunidad y desprecio. Las declaraciones del Almirante Vidal Francisco Soberón, igual que las de Arturo Peña del Mazo, dirigente de la Fundación Isidro Fabela (el prócer y fundador del grupo Atlacomulco), son un prueba palpable del desprecio de las autoridades y de la clase política del país: pobres=manipulados; manipulados=ignorantes; por lo tanto, pobres=ignorantes.

 

Su desprecio es tal que suponen que el nivel socioeconómico se corresponde con los procesos de razonamiento y con la cultura. De ser así ¿dónde está la cultura de los ricos? ¿En los libros que no se saben? En un mundo integrado lo que hace distinto a cada país es su cultura, mucha de la cual se custodia en las comunidades. Lo que nuestro país puede proponerle al mundo es eso y sumarse en la construcción de otra forma de ver el mundo, no excluyente.

 

De otros países…

Una declaración más, tan preocupante como las de los militares y marinos, es la que hace Obama, el presidente de los Estados Unidos, que ofrece ayuda para investigar los hechos de Ayotzinapa pero no se queda ahí y hace una inusual declaratoria que sólo habíamos visto en otras zonas del mundo y ofrece su apoyo en “la reconstrucción de la estructura municipal”; es decir, nos consideran un Estado fallido ¿o me equivoco? En su declaración dice que se preocupan por la cercanía, por sus intereses, lo que significa que no están dispuestos a que el conflicto escale.

 

Y bueno, también hizo declaraciones, dos veces, Mujica, el presidente del Uruguay. La Universidad de Guadalajara le abrió espacio para que pudiera dar una visión en la lógica de la cultura y  opuesta a la lógica del mercado. Si ya la semana anterior había dicho que México parecía un estado fallido, ahora señaló que en América todos los países tienen algo de estados fallidos. En el encuentro de países iberoamericanos señaló que “sé que (México) enfrenta dificultades, pero las dificultades si no las supera la democracia no las supera nadie…”.

 

En otros países…

Por si no fuera suficiente, en los mismos hechos de Adán Cortés, el joven mexicano que interrumpió la entrega del premio Nobel a la jovencita paquistaní hay una declaración implícita. Harían bien los funcionarios públicos, los militares y marinos, en darse cuenta que los mexicanos estamos en todas partes y que en todas partes ven a México y se manifiestan. ¿Ahí también somos todos manipulados?

 

De pilón…

Si los acontecimientos de los normalistas han sido tan graves que han cubierto con un manto de impunidad el caso de Tlatlaya y las acciones de contaminación del río Bacanuchi, en Sonora, entre otros temas, la designación de Óscar Kaufmann, como coordinador de Comunicación Social del gobierno del DF nos trae a la memoria Pasta de Conchos, al Grupo México y la responsabilidad del designado en el manejo de la información empresarial de aquél acontecimiento, del cual el grupo salió impune.

 

Parece que el gobernante de la capital está en la lógica de que “no importa de qué color es el gato, con tal de que cace al ratón”, que no muestra más que una visión utilitaria, igual a la de toda la clase política con su insensibilidad ante el compromiso social. ¿Está apostando Mancera al 2018? ¿Está dispuesto a entregar la ciudad al PRI?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia e las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto).

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.