Opinión

Las campañas hacia el Constituyente

El financiamiento público de cada partido para los gastos de las respectivas campañas electorales asciende a 10 millones 149 mil 877 pesos.

  • 21/04/2016
  • Escuchar

Toda vez que el pasado 17 de abril, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobara el registro de fórmulas de los candidatos que presentaron los partidos políticos, así como los candidatos independientes, las campañas para quienes serán electos por la ciudadanía para integrar la Asamblea Constituyente está en marcha desde el 18 de abril y hasta el primero de junio.

 

El INE aprobó, por cada partido político nacional, que son nueve, una lista de 60 candidatos, con lo que dan un total de 540.  Además, según el INE, acreditaron los requisitos de ley, 8 candidatos independientes que, dicho sea de paso, existen impugnaciones que serán resueltas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación al respecto.  Algo debe de revisarse en la legislación que de 75 aspirantes  sólo 8 llegaron para ser parte de la competencia electoral.  En consecuencia, tenemos 548 candidatos a ocupar, 60 espacios de 100 en la Asamblea Constituyente que tendrán la obligación legal de integrar una Constitución Política para la Ciudad de México. 

 

Los otros 40 espacios son designaciones; 14 senadores y 14 diputados federales de acuerdo a lo que determinen las respectivas cámaras por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes; 6 designados por el Presidente de la República y los otros 6 designados por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

 

De acuerdo con el INE, el financiamiento público de cada partido político para los gastos de las respectivas campañas electorales asciende a 10 millones 149 mil 877 pesos y  para cada candidato independiente será de 1 millón 268 mil 734 pesos.  Estos montos serán depositados en dos ministraciones de 50% del financiamiento asignado.

 

Si revisamos las listas de los candidatos de los partidos políticos observamos que prácticamente todos los enlistados en los primeros lugares son hombres y mujeres con una gran trayectoria política, con experiencia legislativa tanto federal como local en varios casos, con experiencia en gobierno, en la administración pública y en general, en posiciones claves de toma de decisiones, lo que de entrada, se espera una composición de buen nivel y de altura, justo como lo requiere la población de esta gran ciudad.  Faltaría ver las definiciones de los otros 40 diputados que sean designados.

 

En estos días, los candidatos estarán promoviendo ante la ciudadanía, no una plataforma electoral: que va más encaminada a atender las necesidades de la población y en donde los candidatos hacen promesas de campaña relacionadas con obras, servicios, gestiones, entre otras.  En esta ocasión, las campañas se basarán ahora en plataformas programáticas, que los candidatos tuvieron que presentar ante la autoridad electoral en donde estarán propuestas relacionadas con el régimen interior y su forma de gobierno de la Ciudad de México; de los alcances de los derechos que todos los habitantes de esta Ciudad Capital debemos tener y contar con ellos; de la sana y equilibrada división de poderes (entre el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial), integrando en cada poder, sus facultades pero esperemos que sea con miras a las demandas de la población; por el análisis y alcances de los órganos autónomos; de la participación ciudadana en asuntos de gobierno; por principios fundamentales como la seguridad de la población, de los derechos humanos, de la libertad de expresión, entre otros tantos más; determinar los alcances de la democracia de la Ciudad de México; las directrices para integrar las leyes que esta Ciudad necesita, entre una infinidad de grandes temas que deben concretarse justamente en la Constitución Política de la Ciudad de México.  Sobre esos tópicos son los que elegirán los ciudadanos que posturas gustan más.

 

Por ello, esta campaña de los que aspiran a convertirse en diputados constituyentes será por demás interesante, pero sin duda, la composición final que la población decida de esos 60 diputados, que, en mi opinión, aunque ya no valga en estos instantes, hubiera sido mejor con la elección de los 100 constituyentes por parte de los más de 7 millones de ciudadanos que podrán votar el próximo 5 de junio.

 

@fdodiaznaranjo

@OpinionLSR