Opinión

Las alcaldías de la #CDMX y la percepción de su gente

El mejor balance de cualquier gestión de gobierno la hace la propia ciudadanía en grado proporcional a la atención de sus demandas. | Fernando Díaz Naranjo

  • 18/11/2019
  • Escuchar

La mejor forma de conocer si un gobierno está haciendo bien su trabajo es a través de la opinión de los habitantes que viven en la demarcación donde dicha administración pública tiene la responsabilidad de velar por los intereses de sus vecinos.

Por ello, las mediciones que son efectuadas, ya sea a través de empresas encuestadoras, por medios de comunicación o las hechas por la propia autoridad, son una herramienta fundamental para la toma de decisiones en función de la generación de políticas públicas que beneficien a la población.

En esta ocasión, analizaremos una encuesta publicada por el prestigiado Diario El Financiero, realizada a más de 6 mil ciudadanos de las 16 alcaldías que conforman la Ciudad de México.

En principio, es muy importante este tipo de mediciones ya que permiten mostrar a la población en general, la percepción que la gente que reside en las alcaldías tiene de sus autoridades que son las más cercanas que tiene para la atención de diversas necesidades como lo son alumbrado público, bacheo, pavimentación, señalización de avenidas, vigilancia, entre muchas más.

La encuesta realizada entre el 11 de octubre al 2 de noviembre refleja, de entrada, que sólo cinco alcaldes de esta Ciudad Capital alcanzan una percepción aprobatoria a su gestión, es decir, obtienen más del 50% de opiniones favorables.

Consecuentemente, la alcaldía mejor evaluada es Venustiano Carranza gobernada por el PRD que alcanzó una opinión favorable del 62% de sus vecinos. Le sigue Iztapalapa de Morena con 59%; Benito Juárez con el PAN obtuvo 55%; Miguel Hidalgo (Morena) con 43% y Cuajimalpa (PRI) con 53%.

Las restantes 11 alcaldías guardan una opinión abajo del 50%. Sin embargo, es de destacar que Cuauhtémoc (Morena), Azcapotzalco (Morena) y Tláhuac (Morena) obtuvieron una opinión favorable del 45, 44 y 43%, respectivamente, frente a una opinión desfavorable del 43, 45 y 43%, es decir, guardan una opinión prácticamente igualitaria entre la aprobación y la desaprobación de la percepción de su gestión.

Del otro lado, el ejercicio muestra que las 5 alcaldías ubicadas en los últimos lugares fueron: Gustavo A. Madero (Morena) con 40% de ciudadanos que manifestaron la aprobación del trabajo de dicha gestión, por 47% que la desaprueba. Magdalena Contreras (Morena) con 39% de aprobación por 49% de desaprobación; Tlalpan (Morena) con 38%-50% y, finalmente Álvaro Obregón y Xochimilco con 35%-54% y 34%-54% respectivamente.

Estos resultados se entienden en la medida en que se analizan las causas que llevaron a la población a emitir su opinión. Por ejemplo, en materia de alumbrado público, 65% de la población de Miguel Hidalgo aprobó el trabajo realizado por la alcaldía del mismo nombre, en tanto que en Xochimilco sólo 38% opinó favorablemente.

Un dato más: el de la vigilancia. Este indicador es una de las principales demandas de la población en razón de que está estrechamente vinculada al tema de la seguridad que todos los ciudadanos de la Ciudad de México necesitan.

Los resultados arrojan que ninguna alcaldía alcanza un porcentaje suficiente de satisfacción, es decir, en todas, la opinión de la población es de desaprobación, sólo que en unas se acentúa más que en otras. Por ejemplo, en la alcaldía de Benito Juárez (PAN) 37% de la población opinó favorablemente del rubro de vigilancia, por 44% que manifestó su opinión desfavorable. Estos resultados colocan a dicha alcaldía como la mejor posicionada. En la alcaldía de Xochimilco, 16% opinó favorablemente, por 68% que se manifestó por la opinión contraria.

Como podemos observar, el mejor balance de cualquier gestión de gobierno la hace, invariablemente, la propia ciudadanía en grado proporcional a la atención de sus demandas. Por ello, las autoridades de las diferentes alcaldías lo que tienen que realizar es ceñirse a la atención de sus habitantes.

Para algunos estos resultados muestran que van por el rumbo correcto, para otros, es un llamado para establecer mayor cercanía con la población, escuchar sus necesidades y actuar en consecuencia.

¡Hasta la próxima!