Opinión

La vertiginosa vida colombiana en la pluma de Franco

Jorge Franco es en escritor único que se prepara para ser depositario de una de las antorchas más brillantes de las letras colombianas | Jorge Iván Garduño

  • 10/03/2018
  • Escuchar

Casi todos los días, estamos siendo testigos, sin quererlo ni desearlo, de las masacres y los saldos rojos que dejan a su paso los enfrentamientos entre grupos armados y cárteles de la droga provistos de grandes cantidades de armas; los miles de casquillos percutidos en algún lugar que es zona de paso o influencia de estas organizaciones criminales, nos hablan de esto.

En las grandes ciudades, en los poblados más apartados y en las comunidades ubicadas al interior de cualquier país, la violencia se ha vuelto una constante a la que los habitantes debemos habituarnos y aprender a vivir con ella a la puerta de nuestro hogar e incluso a entablar el diálogo con alguno de nuestros conocidos.

Aquellos días en los que podíamos salir confiados a caminar en los parques, jardines y el resto de la vía pública, están siendo ensombrecidos por las diversas expresiones violentas que van permeando a la sociedad y cauterizan nuestro entorno, resultando en un tejido social semidestruido y en vías de su improbable recuperación.

España, Turquía, Irán, los Estados Unidos, Vietnam, Angola y Latinoamérica, están siendo asolados por grupos que al buscar sus propios intereses flagelan a los sectores productivos del país o la región, y lo más lamentable de todo ello es que, a pesar de que los gobiernos combaten estas problemáticas, en lugar de erradicarlas, más parece que se fomentan y crecen.

En América Latina, y tal vez en todo el mundo, el pueblo colombiano ha sido presa de una estigmatización cruel que ha dañado su imagen como país, afectando principalmente a sus pobladores, quienes aunque conforman un pueblo rico en cultura, arte, música, gastronomía y literatura, solo por mencionar una pequeña parte de sus muchas riquezas, son identificados por la violencia y el tráfico de armas y droga con el que lucran grupos criminales.

Y si bien lo que sucede en Colombia no es un caso exclusivo de esa nación, sí ha influenciado fuertemente en la vida de sus habitantes, y es ahí donde surge un genio literario sin recato que sin ningún miramiento a la realidad que se vive en su país, escribe de manera atrevida.

Este genio literario de quien hablo es Jorge Franco, quien por un lado creció leyendo el “realismo mágico” de otro genio colombiano, Gabriel García Márquez, y por otro creció viendo la mutilación de su pueblo hecho por grupos subversivos y cárteles del narcotráfico, que pugnan por destruir la industria bananera para sustituirla por la industria de las drogas.

Tal vez esto último ha comenzado a suceder en el mundo literario de Franco, ya que su vena creativa está impregnada con un olor a pólvora recién quemada, a humo de marihuana flotando en la habitación cerrada, a polvo de cocaína inhalada por algún ser desafortunado.

La escritura de Jorge Franco es una escritura lúcida en la que sus personajes viven sumergidos en el submundo de los estupefacientes, el narcotráfico, los asesinatos, la rivalidad de grupos y enfrentamientos entre ellos para alcanzar cuotas de poder, el control de las zonas y el de los barrios.

Este mundo clavado en la realidad de muchos pueblos de Hispanoamérica es el combustible que el escritor colombiano utiliza para expulsar los demonios que han invadido su territorio y que se empeñan en clausurar el paraíso de tan noble y sufrida tierra.

Con una formación cinematográfica, Franco Ramos estudió literatura en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, sin embargo no concluyó sus estudios y aún así, aprovechando sus conocimientos de cine, logró plasmar de manera visual en el papel las escenas de las que nos habla en sus libros.

Entre sus obras destacan Paraíso Travel, de quien el colombiano Simón Brand dirigiera la versión cinematográfica; y Rosario Tijeras, la obra más conocida, que le valió el Premio Beca Nacional Colcultura y el Premio Dashiell Hammett de la Semana Negra de Gijón en el 2000, y por la cual fue traducido a diversos idiomas.

Jorge Franco, un escritor fascinante que continúa con la buena tradición de Gabriel García Márquez, donde su escritura converge con las nuevas voces de la literatura latinoamericana al sabor gaucho de Neuman, la desfachatez de Bayly o la convulsa letra de Élmer Mendoza.

Un escritor único que se prepara para ser depositario de una de las antorchas más brillantes de las letras colombianas.      

Lee también: La guerra que viene

@plumavertical | @OpinionLSR | @lasillarota  



Esta semana, aquí mis recomendaciones literarias:


“Cero Repite Siempre” (Océano Gran Travesía) de G. S. Prendergast. Esta novela de ritmo vertiginoso sobre una invasión de criaturas asesinas y una chica que lucha por su vida en el fin del mundo, es la mezcla perfecta de Frankenstein con la mejor literatura apocalíptica de ciencia ficción.

Octavo es un soldado de bajo rango del ejército Nahx carente de voz propia, pero sabe cuál es su deber: proteger a su compañera, y dejar que sea ella quien dispare, quien mate a los humanos.

Raven es una chica de dieciséis años de edad que está en un campamento de verano cuando ocurre la terrible invasión de los Nahx. Aislada en el bosque, Raven solo puede esperar el rescate, pero un alienígena asesina a su novio y ella se oculta para evitar sufrir el mismo destino.

Arrojados en un mundo violento y desconocido, Octavo y Raven son presa del odio y el miedo. Pero cuando Raven es gravemente herida, y Octavo abandona su unidad de asalto, su supervivencia dependerá de la confianza que puedan depositar el uno en la otra.

G. S. Prendergast es escritora, profesora y diseñadora. Autora de numerosos libros juveniles, ha recibido varios premios y nominaciones por sus novelas en verso: Audacious y Capricious. Actualmente radica en Vancouver, Canadá.


“El proyecto de Wendy” (Historias gráficas) de Osborne Fish. Wendy Davies, protagonista de esta original novela gráfica, atraviesa por una crisis. Sus padres la han enviado a terapia para ayudarla a superar la muerte de su hermano menor, Michael. Este último falleció en un accidente automovilístico. Su otro hermano, John y ella lograron sobrevivir al percance. Sin embargo, Wendy insiste en que Michael no ha muerto; asegura de que su espíritu fue rescatado nada menos que por el legendario Peter Pan. La chica narra estos y otros acontecimientos en un diario que su terapeuta le ha pedido que redacte. Gracias a este diario, el lector se introduce en el mundo de Wendy sin saber dónde se encuentran los límites entre la realidad y la fantasía. ¿Es verdad lo que cuenta Wendy o todo es parte del trauma que sufre?

Melissa Jane Osborne. Es actriz y escritora. Ha participado en numerosos proyectos teatrales como intérprete y dramaturga. A lo largo del tiempo ha formado parte de compañías como The Barrow Group y participa regularmente en festivales escénicos, como el Williamstown Theatre Festival y el Samuel French Festival. Escribe piezas teatrales y guiones.

Veronica Fish. Es una reconocida ilustradora y autora de novelas gráficas. Estudió en la School of Visual Arts, en la ciudad de Nueva York, y en el Massachusetts College of Art and Design, en Boston. Ha trabajado para empresas tan importantes como Marvel Comics y Archie Comics. Imparte cátedra en el Worcester Art Museum y su obra gráfica ha sido exhibida en Los Ángeles, Boston, Nueva York y Londres.


“Caracteres” (Alfaguara) de Álvaro Uribe. En esta inquietante galería, Álvaro Uribe hace gala de su escritura fina y punzante, capaz de fijar en unos cuantos trazos una esencia, un carácter. Este es un libro que sigue la tradición iniciada por Teofrasto y continuada por La Bruyère: retratar a personajes arquetípicos, prototípicos o sencillamente típicos de la sociedad.

Álvaro Uribe se suma al ejercicio con semblanzas (fuertes y divertidas al mismo tiempo) de las personalidades que abundan sobre todo en el gremio literario.


“Arcanum Ilimitado” (Nova) de Brandon Sanderson. Brandon Sanderson crea mundos y esos mundos están conectados. Su universo se expande por las sagas El Archivo de las Tormentas y Nacidos de la Bruma (Mistborn), también por obras como Elantris, construyendo una constelación de reinos llamado Cosmere.

Ahora este espectacular volumen recopila, por primera vez, nueve relatos y novelas cortas representativos de cada uno de esos mundos, con sus distintos sistemas de magia. La colección del Cosmere abarca los límites conocidos del universo de Sanderson -incluida una novela corta inédita de El Archivo de las Tormentas, Bailarina del Filo-, así como ilustraciones, notas... y secretos.

Brandon Sanderson nos lleva a seis mundos a través de nueve fascinantes textos:

  • Sel (La esperanza de Elantris y El alma del emperador)
  • Scadrial (El undécimo metal, El alomántico Jak y los pozos de Eltania, capítulos 28 a 30, y Nacidos de la Bruma: Historia oculta)
  • Taldain (Arena blanca)
  • Threnody (Sombras para el silencio en los bosques del infierno)
  • Primero del Sol (Sexto del ocaso)
  • Roshar (Bailarina del Filo)


“Última llamada en el nightshade” (Ediciones B) de Paul Krueger. El Bar Nightshade es el punto de reunión de la Corte de los Coperos, quienes se encargan de hacerle frente a las bestias que acechan la ciudad de Chicago por las noches.

Sin darse cuenta, Bailey Chen se verá inmersa en esta vida nocturna y descubrirá un extraordinario y feroz mundo, en donde no solo deberá combatir con los terribles tremens y con un experimentado barman que guarda un terrible secreto, sino también tendrá que lidiar con la poderosa atracción que siente por su compañero Zane.

En el Nighthshade se mezclan magia, bebidas, intrigas, batallas y amor.