Opinión

La transformación del Día del Maestro

Es importante ver diversas áreas de oportunidad que la educación a distancia trae consigo ante la emergencia sanitaria. | Fernando Díaz Naranjo

  • 18/05/2020
  • Escuchar

El Día del Maestro en nuestro país se celebra el 15 de mayo desde el año de 1918 en razón de un decreto que firmara el entonces presidente de nuestra nación, Venustiano Carranza.

La esencia de dicho decreto establecía que los maestros mexicanos debían tener su propio día como un referente de agradecimiento a su importantísima labor en favor de la educación de las y los mexicanos.

No obstante, y hay que reconocerlo, la celebración del Día del Maestro se ha ubicado más como un referente en escuelas de educación básica, lo cual me parece correcto por ser el primer ámbito donde las niñas y niños adquieren las herramientas fundamentales de enseñanza y aprendizaje que es base para su desarrollo profesional.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sistema de Información y Gestión Educativa (SIGED), en México hay poco más de dos millones de maestros para más de 454 mil escuelas en todo el país incluyendo los niveles básicos, capacitación especial, media superior, superior y otras.

Bajo este universo, la educación, siendo uno de los pilares más importantes para el desarrollo de un país, ha sido fundamentalmente presencial, es decir, con interacción directa del maestro con el alumno o alumna en un salón de clase, esquema que ha perdurado durante muchos años hasta que paulatinamente fueron apareciendo otro tipo de modalidades como la educación a distancia, principalmente a través de sistemas abiertos de educación, o bien, por clases dirigidas por medios televisivos.

Sin embargo, ante la emergencia sanitaria por la pandemia del covid-19, el ejercicio de la educación se ha visto modificado radicalmente sobre todo en el primer semestre de este año en nuestro país.

Ante el cierre de instancias educativas que permitan las clases presenciales, muchas instituciones, principalmente las de educación superior han encontrado, con el uso de la tecnología pública y abierta, el mecanismo más apropiado para continuar con la educación, ahora a distancia, pero con herramientas que permiten tener una interacción entre profesores y estudiantes.

Las diversas opciones de plataformas electrónicas han dado pauta para que el gremio educativo genere la continuidad de cursos en aquellas profesiones que lo permitan con el objetivo de continuar sosteniendo y fortaleciendo la educación en México.

Por el lado del estudiantado, éstos han logrado continuar con sus estudios profesionales con sistemas que son más afines a los jóvenes que a sus profesores. De este modo, los alumnos continúan con su capacitación a distancia a través de videoconferencias que, a la distancia, parece una realidad que, tan sólo hace un par de meses, difícilmente se podría imaginar.

Muchos profesores han tenido que aprender a utilizar la tecnología, a adaptarse a esta innovación tecnológica con el apoyo de diapositivas, videos, podcast, precisiones vía correo electrónico, entre otras actividades.

El objetivo último es, al menos en lo inmediato, concluir el ciclo escolar en curso de la mejor manera posible, es decir, cumpliendo con los objetivos de los diversos planes de estudio de las instituciones educativas del país.

Por ello, el Día del Maestro representa, más que una celebración a una noble labor, un espacio de reflexión y análisis sobre el futuro que le espera a la educación en México.

El Día del Maestro, consecuentemente es hoy una transformación a las nuevas necesidades de educación.

También, es importante ver diversas áreas de oportunidad que la educación a distancia trae consigo ante la emergencia sanitaria por la que estamos transitando.

Así, podemos decir que independientemente de que se levante el confinamiento que tiene a la sociedad resguardada, seguramente la educación no será igual.  Si las clases regresas al esquema presencial en un mediano plazo seguramente las herramientas tecnológicas quedarán ahí para actividades a distancia tales como tareas, ejercicios conjuntos, prácticas en vivo, etc.

Otro aspecto importante es que, podría ser un elemento fundamental para que, ante paros, cierre de escuelas por grupos diversos, las clases continúen a distancia lo que daría por terminado la pérdida de semestres, curso, diplomados y demás.

Por ello, el Día del Maestro es hoy un referente de la transformación tecnológica que vive nuestro país y, en particular, la educación en México.

¡Hasta la próxima!