Opinión

La trampa de la revocación

Muchos no estaríamos a favor de romper la normalidad democrática. | Julio Castillo

  • 16/11/2021
  • Escuchar

La revocación de mandato es una de las figuras directas de la democracia que permite remover (terminar anticipadamente) a un gobernante del cargo por votación. Esta enunciada en el artículo 35 de la Constitución, es un derecho ciudadano y requiere que el 3% de la lista nominal solicite el ejercicio con su firma. Morena y López Obrador, en un claro intento de engañar a los ciudadanos están colectando las firmas "para que siga AMLO" cuando la consulta es para lo opuesto... algunos comentarios al respecto:

· La revocación de mandato es el derecho de los ciudadanos de remover a sus autoridades... no un derecho del gobernante para medir su popularidad...

· El costo de la consulta es de 3 mil 380 millones de pesos... o sea nos va a salir carísimo tener un presidente tan inseguro de sí mismo. Con todas las encuestas y estudios que mandan a hacer (y que además ya pagamos con nuestros impuestos), ya saben los posibles resultados... sino los supieran o cupiera duda no estarían buscando que se haga la votación.

· No está de más recordar que también la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum dijo que se sometería a una consulta a la mitad de su gobierno, pero como ya no la tiene segura y sabe que perdió Morena la elección intermedia ya se quedó calladita.

· Para que se lleve a cabo la consulta Morena tiene que juntar cerca de 3 millones de firmas y está prohibido el uso de recursos públicos para la recolección de firmas y/o con fines de promoción y propaganda relacionados con los procesos de revocación de mandato... entonces ¿¿quién está pagando todos esos módulos que dicen "Firma aquí para que siga AMLO"??

· Para que tenga validez la consulta debe participar el 40% de la lista nominal, o sea tienen que acudir a votar unos 37 millones de mexicanos... en el ejercicio pasado, sobre enjuiciar a los expresidentes salió menos del 8% a votar.

· Resulta patético ver a Morena convocando a la consulta de revocación... no sólo están prostituyendo un derecho ciudadano al utilizarlo de forma contraria a su espíritu, están acabando con la posibilidad de que algún día se use para lo que sí es; si los ciudadanos (no el PRI) hubieran convocado a una consulta de revocación de mandato en el sexenio pasado justo después del escándalo de la "casa blanca" de Peña Nieto hubieran removido al presidente de la República... en cualquier otro momento del sexenio de Peña Nieto, o del sexenio de Fox o de Calderón los habrían ratificado... el logro de tener buena popularidad que quiere evidenciar AMLO no es un logro, ni siquiera sale del promedio; la institución presidencial tiene un "voto duro" sin importar quién la ocupe.

· Además, Morena está jugando súper chueco... primero cortan los recursos del INE para realizar la consulta; ahora salen a buscar firmas y ¿después?... van a intentar colgarle al INE que no se haga y van a acrecentar la narrativa de odio contra las instituciones que garantizan la democracia.

Todo es una trampa... una trampa de AMLO para hacer campaña, una trampa de Morena para desprestigiar al INE, una trampa contra los ciudadanos que creen que están dando su firma para "que continúe AMLO" y una trampa que orquestaron igual en países como Venezuela, para subir el tema de que el presidente "puede continuar si el pueblo así lo quiere"... el cargo de presidente dura 6 años y muchos contamos los días para que salga AMLO, pero no estaríamos a favor de romper la normalidad democrática ni siquiera para que se vaya... ojalá dejen de tirar dinero en averiguar estupideces que ya sabemos y empiecen a respetar la democracia, a las instituciones y a los ciudadanos.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.