Opinión

La Suprema Corte de la vergüenza

De los 11 ministros que conforman el máximo tribunal de la nación, cuatro han sido impuestos por el peñismo.

  • 06/01/2016
  • Escuchar

En un Estado que se diga democrático debe de existir un pleno equilibrio en los poderes que lo conforman: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, pero esto no aplica al caso mexicano.

 

Es el Poder Ejecutivo quien impone sus intereses a las decisiones que deban tomarse en el Legislativo y en el Judicial. Es un reinado el que vivimos dicen unos, otros afirman que estamos en una dictablanda, otros afirmamos que es una real dictadura disfrazada de República apoyada por los grandes poderes fácticos que imponen su capricho (sectores financieros, grandes corporativos de medios de comunicación y la mafia de los negocios sucios).

 

La Suprema Corte de Justicia se ha convertido en la Corte de la vergüenza, de la complicidad para avalar las decisiones fundamentales del Ejecutivo federal y grupos de interés. Nada pasa, ni se permite pasar, ni poner en duda en esa sacrosanta instancia, la legalidad de las reformas estructurales que han trastocado gravemente la soberanía nacional y los derechos humanos fundamentales de la sociedad.

 

El presidente de la República, y nadie más, tiene la facultad de imponer una terna de juristas, con el requisito imprescindible de ser incondicionales del régimen. El Senado a través de legisladores levanta manos, de manera sumisa siguen sin cuestionar la línea que dicta su líder camaral impuesta a su vez de manera directa desde Los Pinos. 

 

No hay discusión en la decisión, hay imposición para ganar palmo a palmo, como si fueran parcelas privadas, cada uno de los 11 asientos que ocupan los ministros de sueldos millonarios, de la mal llamada Suprema Corte de Justicia de la Nación, que ni es suprema ni es de justicia.

 

Enrique Peña Nieto antes de iniciar su mandato el 1º de diciembre de 2012 apuró a mover sus piezas para que el panista Felipe Calderón Hinojosa de manera dócil propusiera a Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena con nula experiencia judicial, pero identificado con el priísmo tradicional y con el privilegio de ser amigo del presidente recién electo.

 

Peña Nieto ya instalado en el gobierno pudo imponer a Norma Lucia Piña Hernández, curiosamente también propuesta en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa y al fiscalista Javier Laynez Potisek para apuntalar las infaustas reformas estructurales.

 

Tras el fallecimiento del entonces ministro Sergio Valls Hernández, el presidente Peña no dejó escapar la oportunidad de imponer a su franco amigo incondicional: Eduardo Medina Mora Icaza, a pesar de su criticado desempeño al frente de la Secretaría de Seguridad Pública con Vicente Fox y como procurador General de la República con Felipe Calderón. Como premio a la complicidad se le dio un nombramiento para ejercerlo ¡hasta el año 2030!

 

Los senadores cómplices se pasaron por el arco del triunfo el artículo 95 constitucional que obliga considerar como requisito para los aspirantes de tan digno cargo a contar con “buena reputación”. Nada de eso les importó. Hubo sectores amplios de la sociedad que criticaron esta propuesta por vergonzosa.  Nada pasó: Era decisión presidencial y se tenía que acatar a como diera lugar.

 

Hasta ahora de los once ministros que conforman el máximo tribunal de la nación cuatro han sido impuestos por el peñismo, pero aún le quedan dos por designar, para contar con una mayoría cómoda que proteja su cuestionada gestión, ya que en 2018 justo antes de que concluya su mandato, Margarita Beatriz Luna Ramos y José Ramón Cossío Díaz terminarán su estancia en la Corte.

 

Quienes continuarán en el cargo serán el actual presidente Luis María Aguilar Morales, amigo del ex presidente Felipe Calderón y del líder sindical petrolero Romero Deschamps; también el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, quien se sabe es amigo de Calderón desde que eran estudiantes de derecho y cercano al panista Diego Fernández de Cevallos; y el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, de larga trayectoria como abogado de grandes empresas y bancos ligados al caso Fobaproa.

 

Alberto Pérez Dayán de quien se dice llegó a la Corte por su cercanía con el suegro de Calderón Hinojosa, quien en su momento otorgara un amparo a la Promotora Internacional Santa Fe, para intentar obligar al gobierno del Distrito Federal a indemnizar con cifras millonarias a dicha empresa por la expropiación del predio “El Encino”, al pretender construir una calle para comunicar un hospital.

 

Y finalmente José Fernando Franco González Salas designado durante el gobierno de Vicente Fox, a quien el movimiento Ciudadano por la Justicia, Cinco de Junio integrada por padres y madres de los menores que fueron afectados por el incendio en la Guardería ABC en Hermosillo Sonora en 2009 promoviera juicio político en su contra, por violentar el acceso a la justicia de los familiares de las víctimas y vulnerar el principio de imparcialidad.

 

En la conformación de este cuerpo colegiado judicial dominan los políticos, 6 de los 11, en los que no aparece ninguna mujer: Arturo Saldívar Lelo de Larrea, José Ramón Cossío, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Eduardo Medina Mora, Javier Laynez Potisek y Fernando Franco González resultando minoría los de carrera judicial compuesta por: Margarita Luna Ramos, Norma Lucía Piña Hernández, Alberto Gelacio Pérez Dayán, Jorge Pardo Rebolledo y Luis María Aguilar Morales.

 

Es así como se ha conforma el pleno actual de la desacreditada Suprema Corte de Justicia de la Nación, con ministros que consolidan un presidencialismo metaconstitucional y hacen de la justicia el disimulo, vergüenza e impunidad.

 

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx      twitter: @Manuel_FuentesM

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.