Opinión

La Seguridad Social no está en venta

En Coahuila crearon la figura del copago para “compartir” los costos de la seguridad social con descuentos forzosos. | Manuel Fuentes

  • 03/06/2020
  • Escuchar

Tremendo golpe les dio el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) el pasado 25 de mayo a aquellos gobernantes y seudo dirigentes sindicales que han hecho de la Seguridad Social un negocio.

Es en el estado de Coahuila donde legisladores a modo inventaron normas legales para privatizar los servicios médicos, hospitalarios y la entrega de medicamentos, con cargo a los trabajadores y jubilados, incluso en perjuicio de viudas y huérfanos. Crearon la figura del copago para “compartir” dicen ellos, los costos de la seguridad social con descuentos forzosos.

A los trabajadores, jubilados y sus beneficiarios, sin su consentimiento les empezaron a descontar de sus salarios y de sus pensiones apenas pisaban un hospital o una farmacia hasta por el equivalente de un mes de sus ingresos o más, dependiendo de los servicios que hubiera recibido, a pesar de estar pagando cotizaciones de seguridad social por años.

El Congreso del estado de Coahuila en mayo de 2011 y posteriormente en el mes de octubre de 2018, legitimó la figura del copago, un bodrio jurídico inconcebible plasmado en la Ley de Servicios Médicos de aquella entidad federativa, como:

“El costo de los servicios médicos, hospitalarios y farmacéuticos compartidos entre el Instituto de Servicio Médico de los Trabajadores de la Educación del Estado de Coahuila y el derechohabiente”

No sólo eso, además por el transcurso del tiempo impusieron a trabajadores y jubilados, el pago de intereses y gastos de recuperación como si la seguridad social fuera una mercancía y no un derecho social.

Crearon los llamados “Planes de Protección” para condicionar mejores servicios médicos a cambio de descuentos en sus salarios y pensiones, en diversos porcentajes.

La indignación entre el magisterio Coahuilense fue creciendo e iniciaron la presentación de cientos de amparos ante la molestia de los gobernantes de aquel Estado. Las manifestaciones no paraban, pero siempre recibieron una negativa para atender sus demandas  Lograron el apoyo de dignos diputados locales y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos para ejercer dos acciones de inconstitucionalidad ante la SCJN.

Por medio de la Coalición de Trabajadores de la Educación Pública de Coahuila, integrada por maestros de la Secretaría de Educación del Estado de Coahuila, de la Universidad Autónoma de Coahuila y de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, iniciaron la resistencia, pero también las amenazas de los grupos de poder afectados en contra de los coordinadores de este grupo disidente.

La salud como un negocio

Lo más grave es que la administración de los servicios médicos está a cargo de los mismísimos dirigentes de la Sección 38 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) quienes se han beneficiado con jugosos negocios y salarios.

Son 90 empresas privadas las que se han favorecido de las bondades del Gobierno del estado de Coahuila para que por medio de servicios subrogados y que algunas de ellas han recurrido al tráfico de influencias para hacer el negocio de su vida.

En especial una de ellas la “Clínica Médica Bosco” en la que es socio Alfonso Cepeda Salas, actual secretario general del SNTE Nacional. De acuerdo con una investigación de Luis Carlos Plata, abogado coahuilense, señala que en la empresa Albora Grupo Empresarial de Capital Humano se encuentra como socio Alfonso Cepeda Garza, hijo del actual líder nacional del SNTE, que proporciona servicios al Instituto del Servicio Médico, recibiendo diversos contratos ligados a la atención médica.

Luis Carlos Plata en un artículo publicado en el periódico Zócalo el 16 de febrero de 2020, llamado: “La Sección 5 como sea; el negocio está en el Servicio Médico de la sección 38” señala que el líder sindical Alfonso Cepeda antes de tomar posesión del cargo, “su esposa, Iracema Yazmín Garza Ramos, y sus hijos: Héctor Hiram y Alfonso, de apellidos Cepeda Garza, crearon tres sociedades mercantiles el mismo día: 30 de junio de 2018, en la Notaría 3 de Monterrey, y una más el 23 de abril en la Notaría 123 de Santiago, Nuevo León. Se trata de Alheira Servicios Hospitalarios, S.A. de C.V., Alheira Medicina Avanzada, S.A. de C.V., Alheira Servicio Operativo, S.A. de C.V., y Sistema Operativo Hospitalario, S. de R.L. de C.V, en ese orden, como consta en las actas constitutivas”. 

Estas acciones con el claro propósito de participar de manera ventajosa de los recursos del servicio médico coahuilense, convirtiendo a los clanes sindicales en los reales beneficiados de estas medidas privatizadoras. 

La resolución de la SCJN

En medio de la pandemia, el Pleno de la SCJN el lunes 25 de mayo pasado, declaró inconstitucionales los indebidos copagos, convenios para pagos con intereses, y los planes de protección contenidos en la Ley del Servicio Médico de los Trabajadores de la Educación vigente.

El Pleno de la SCJN resolvió en una histórica resolución que estás figuras jurídicas originaban una carga desproporcionada para trabajadores y jubilados, quienes además de soportar los descuentos por las cuotas de seguridad social, debían cubrir al menos parcialmente los gastos de servicios de salud de los que fueran usuarios. 

Ello generando incertidumbre para los usuarios de dichos servicios respecto de su costo y sobre si llegado el momento tendrían la capacidad económica para sufragarlo, lo que en su caso impediría recibir la atención médica.

Resistencia a acatar la sentencia de la SCJN

Pero los líderes sindicales de la sección 38 del SNTE y hasta el gobernador del estado se resisten a acatar la sentencia de la SCJN, pues mientras los primeros están llamando a los derechohabientes a que sigan colaborando de manera “voluntaria” con los descuentos, el gobernador por su parte señala que los derechohabientes serán los perjudicados por la decisión de la SCJN. 

El conflicto de intereses no se acaba en estos tiempos de pandemia, al contrario, buscan mantener negocios a costa del quebranto de la salud.

Vaya una felicitación a la Coalición de Trabajadores de la Educación Pública de Coahuila integrada por personas dignas que defienden la Seguridad Social como un derecho humano y abren camino para todos los trabajadores del país.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.