Opinión

La SEDENA y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles: mitos y realidades

El papel de las Fuerzas Armadas en la construcción del aeropuerto tienen bases jurídicas, técnicas y administrativas. | Jorge Lumbreras*

  • 23/10/2021
  • Escuchar

En los últimos tres años por diferentes motivos se generaron una serie de narrativas cuya intencionalidad radica en denostar el papel de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) en la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles. A continuación, se expone una serie de mitos o narrativas que se retomaron de piezas publicadas o transmitidas en medios de comunicación, cabe mencionar que algunas personas y grupos consideran que son veraces estos mitos a fuerza de la difusión y repetición que se les ha dado. Por otra parte, se expone la realidad de las narrativas o mitos con base en documentación fidedigna y datos abiertos.  

Mito: Miles de soldados construyen el Aeropuerto Felipe Ángeles, convirtieron a los militares en albañiles.  Hoy miles de soldados construyen el aeropuerto, cambiaron los fusiles por los picos y las palas. 

Realidad: La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) no destina militares para labores de construcción del aeropuerto, porque los más de 120 mil empleos directos que se han generado durante los trabajos de construcción han sido cubiertos por civiles, con diferentes y respetables especialidades como son: operadores de maquinaria, albañilería, estructuras, soldadores, cortadores, carpinteros e inclusive personal como ingenieros, arquitectos, topógrafos, contadores, abogados. Por otra parte, un grupo de Ingenieros Militares en activo dirigen las actividades en los 43 diferentes frentes de trabajo en que se ejecuta la obra de construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles. 

Mito: La SEDENA no tiene personal para diseñar y dirigir una obra como el aeropuerto

Realidad: La SEDENA tiene la Escuela Militar de Ingenieros de la que han egresado decenas de generaciones. En sus aulas se imparten seis ingenierías y seis cursos de posgrado. Sus elementos han construido a lo largo de la historia del México moderno cientos de obras. Esta escuela además de la docencia, desarrolla investigaciones especializadas. Centenas de Ingenieros Militares tienen estudios de posgrado en diversas universidades del mundo y experiencia de vanguardia internacional, baste señalar que las 19 Bases Aéreas Militares y 9 Estaciones Aéreas Militares en diferentes puntos del país los diseñaron y dirigieron ingenieros militares, mismo caso de escuelas, hospitales y otras instalaciones militares así como civiles

Mito: La SEDENA no tiene atribuciones legales para construir un aeropuerto

Realidad: La Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana, establece como una de sus Misiones Generales, la siguiente “IV. Realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país” (Art 1.), por tanto, la SEDENA ha construido obras desde hace décadas porque lo ordena la ley.  En el caso del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles la obra se encomendó a la SEDENA por cuatro razones centrales: 1) su probada experiencia y capacidad técnica; 2) su dirección ha permitido lograr los objetivos en tiempo y forma; 3) se trata de una obra que involucra aspectos de seguridad nacional, por encontrarse dentro de las instalaciones de la Base Aérea Militar más importante del país; 4) su actuación se ha definido por evitar prácticas de corrupción.  

Mito: La SEDENA se ha convertido en la gran constructora de la presente administración que concentra la mayoría de los recursos de inversión física. 

Realidad: La SEDENA realiza la obra a través de la modalidad de Administración Directa establecida en la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas, debido a que no dispone -ni es su función- de miles de elementos dedicados a la construcción, tampoco suple a la iniciativa privada en las actividades que le garantiza la ley.

El examen de la masa de recursos destinados a la inversión física de acuerdo al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) que en 2021 ascienden a 829 mil 385 millones de pesos contra los 21 mil millones destinados en este año 2021 al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, evidencia que la mayor parte es administrada por instituciones civiles y realizada por empresas privadas en todo el país

Mito: El presupuesto de la SEDENA ha crecido de forma exorbitante, en especial, con las obras que le han encomendado. 

Realidad: El presupuesto de la SEDENA en los años 2019, 2020 y 2021 se ha mantenido constante incluso con un descenso en 2021, el cual podría alcanzar menos del siete por ciento en 2022 de acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda (SHCP). Los recursos extraordinarios que ha recibido la SEDENA son para realizar el aeropuerto y otras obras de utilidad pública, como en el caso de la seguridad, es decir, los administra bajo criterios de austeridad, pero no son parte de su gasto operativo ni de inversión para fines militares. Estos recursos son para las obras encomendadas, no para sueldos, salarios, instalaciones o armas destinadas a las fuerzas militares de tierra y aire. Baste señalar que el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) señaló que México tuvo un gasto militar en el año 2020 de 6 mil 116 millones de dólares, lo que es menor en un 0.7 por ciento en comparación con 2019. 

Mito: La construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles por la SEDENA muestra que México está en un proceso de militarización. 

Realidad: El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles tendrá un uso civil, con aerolíneas comerciales, rutas aéreas, procesos, gestiones y tareas civiles; sólo una parte del aeropuerto será para fines militares que corresponden al auxilio a la población en caso de desastre, seguridad, y canalización o recepción de ayuda ante emergencias, como sucede en el resto del país y en el mundo, de las 19 Bases Aéreas con que cuenta la Fuerza Aérea Mexicana, 10 conviven con aeropuertos civiles y dos aceptan operaciones civiles, un ejemplo de ello es el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde también opera la Base Aérea Militar No. 19.  

Las personas civiles que trabajan en construir el aeropuerto son contratadas por obra determinada, con base en la Ley Federal del Trabajo, y de quienes se cubren sus impuestos y derechos, en ningún punto hay subordinación del personal civil a la disciplina militar. En el territorio nacional tampoco ocurre que la ciudadanía, funcionarios públicos, o cualquier institución pública, privada o social responda a la disciplina propia del estamento militar, es un contrasentido afirmar que construir un aeropuerto civil militarice el sector.  

Como puede apreciarse, las narrativas tendentes a cuestionar el papel de la SEDENA en la construcción del Aeropuerto Gral. Felipe Ángeles parten de recursos políticos, retóricos, datos y referencias legales inexactas o falsas. Las razones de quienes esgrimen estas narrativas son diversas, pero eso sería motivo de una entrega de mayor extensión a la presente. Lo que sí llama la atención es cómo se repiten sistemáticamente estos mitos por diferentes medios, aunque quienes los suscriben saben que adolecen de fundamento. 

En todo caso, lo importante es que las personas tengan información fidedigna y clara de una obra relevante para México. Sin duda, habrá otra serie de temas que pueden ser motivo de debate, sin embargo, el papel de las Fuerzas Armadas en la construcción del aeropuerto tienen bases jurídicas, técnicas y administrativas, cuya perspectiva se cifra en alcanzar los objetivos e intereses nacionales establecidos en nuestra Constitución

*Dr. Jorge A. Lumbreras Castro

Académico de la FCPyS-UNAM



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.