Opinión

La retórica vs la realidad

¿Quién hará la evaluación de la gestión? ¿Quién evaluará a los evaluadores?

  • 20/06/2015
  • Escuchar

A principios de la semana, ante un público variado pero muy a modo para lucir sus dotes de orador, el secretario de Educación dio una conferencia en el Club de Industriales de la Ciudad de México. Queda claro que más allá de una retórica cansina, sus argumentos no tienen nada de nuevo y trata de justificar a como dé lugar, las razones de la Reforma Educativa y sus bondades. La declaración que retomaron los medios de que “llueva o truene, la evaluación se hará” es una pequeña muestra de su autoritarismo. No importan opiniones expertas, ni nada que contradiga el espíritu de la Reforma o de la construcción de organismos como el INEE, aunque él mismo no lo respete.

 

Da una explicación muy floja de las razones de la suspensión (indefinida) del proceso de evaluación y la reconsideración de la misma: "No podíamos hablar por  las condiciones de las elecciones", dijo. No deja de ser grosera la manera en que trata a la oposición y sobre esa base no hay posibilidades de negociar nada. ¿Para quién es el mensaje de que no son revolucionarios sino robolucionarios? ¿A alguien le sirve acusar cuando se está negociando? ¿A quién, entonces, le mete el pie? ¿A Luis Miranda, el subsecretario que acuerda directamente con el jefe del ejecutivo o a Osorio Chong su adversario más evidente?

 

¿Intenta descarrilar el tren? ¿Cree realmente en la afirmación de que quien esté en contra de la evaluación le falta al respeto al Presidente Peña Nieto? ¿En serio? ¿Pensamiento único y loas al ungido? ¿Disentir es una falta de respeto o un ejercicio necesario de la sociedad? Ese reclamo es el que tendríamos que hacer los ciudadanos por las decisiones (de consenso, dicen) que han tomado desde el poder ejecutivo.

 

Las deudas, las evaluaciones

Al señor secretario  más le valdría cumplir los compromisos contraídos y pagar las deudas pendientes. Hay más de 300 colaboradores entre editores, ilustradores, correctores de estilo y diseñadores, con servicios por honorarios, que llevan casi dos años exigiendo que les paguen el trabajo realizado en los libros de texto gratuitos de educación primaria. (¿Será que como son gratuitos el trabajo de todos debe serlo? Pues entonces que empiecen por los funcionarios).

 

Lo más impresionante es que los profesionales han ido de oficina en oficina, ya con la Subsecretaria anterior, ya con el actual y los diversos funcionarios de esa institución y la respuesta es la misma siempre: “Pronto les liquidaremos”. ¿Quién hará la evaluación de la gestión? ¿Quién evaluará a los evaluadores?

 

¿Sin los maestros?

 

Entre las muchas preguntas que me surgen sobre el tema educativo está la siguiente: ¿Los funcionarios de educación, no de Gobernación, han tenido mesas de trabajo con los maestros disidentes, los que tienen que aportar a la visión del modelo educativo, más allá de las visiones administrativas de los funcionarios públicos?  Y digo que tienen que aportar a la visión del modelo educativo pues son esos maestros los que están frente a grupo, los que se enfrentan al día con día y tienen que improvisar ante las situaciones de extrema pobreza, la violencia del entorno y las carencias económicas: frente a esa realidad, queda claro que el modelo educativo y  los programas de estudio no pueden ser elaborados desde un escritorio.

 

El sexenio de los tres años

 

Llama la atención que el mismo día de la conferencia del secretario, casi a la misma hora, el otro secretario, de Gobernación éste, estuviera dando una conferencia sobre diversos temas y abordara también el tema de la evaluación y de la reforma educativa; un día después el jefe del ejecutivo señaló que la mencionada reforma educativa era la más importante de las reformas propuestas. Nada que ver con la reforma energética, que hace agua y tienen que decir que encontraron nuevos yacimientos con el fin de encontrar algo que pueda estabilizar la economía que, por más que pregunto, nadie en la vida cotidiana, en el gasto diario, percibe que haya mejorado.

 

¿Retórica contra realidad? ¿A qué juegan nuestros funcionarios? Muchos discursos y pronto saldrá Elba Esther. ¿Justicia selectiva? Ojalá todos los presos de más de setenta tuvieran las mismas oportunidades.

 

De pilón…

 

Y ahora resulta que un gringo (un norteamericano no vaya a afectar algunas mentes sensibles) y millonario además, ha decidido promoverse para la presidencia de los Estados Unidos y propone entre otras cosas hacer un muro (seguir el que ya existe) que abarque los casi tres mil kilómetros que tenemos como frontera común. Estrategia burda de un conservador, racista, miembro de la supremacía blanca, en su afán de lograr la candidatura ante la propuesta de otro conservador, Jeff Bush, casado con una mexicana, y que busca el voto latino para lograrla.

 

En México, la carrera para el 18 ya comenzó y el jefe de gobierno está dispuesto a sacrificarse “si la gente se lo pide”: Yo soy parte de la gente y no se lo pediré; tampoco votaría por Margarita: la impunidad de la guardería ABC, entre otras muchas cosas no se olvida. ¿Hará la crítica objetiva del sexenio de su marido? ¿Cuántos más?

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia de las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto)