Opinión

La renuncia de Evo Morales

De acuerdo a la Constitución de Bolivia, el presidente electo es Evo Morales, que deberá terminar su período en enero del 2020. | César Cravioto

  • 12/11/2019
  • Escuchar

Mientras Evo Morales, que ganó las elecciones, ofrecía nuevos comicios, la derecha perpetró un Golpe de Estado.
No les interesa la democracia, ni mucho menos el bienestar del pueblo; sólo quieren recuperar sus privilegios que les fueron acotados en los últimos años.
Los fascistas, sin importar de qué país sean, no tienen patria; solo tienen intereses. No podemos aceptar que el Ejército determine que un presidente renuncie.
Hace unos días, nuestro presidente habló de que no habría lugar para un Golpe de Estado, luego de que un general en retiro criticara al gobierno. Muchos tacharon a AMLO de alarmista. Hoy vemos cómo se las gasta la derecha en Bolivia. Debemos apoyar con todo al gobierno de México.
No sólo se dio la renuncia del presidente Evo Morales, sino de ministros, senadoras y senadores, diputadas y diputados. De acuerdo a la Constitución de Bolivia, el presidente electo es Evo Morales, que deberá terminar su período en enero del 2020, él presentó una renuncia para evitar una guerra civil, esos son los hechos.
Con la renuncia de Morales, Bolivia entró en un terreno no previsto en la Constitución, entró en una interrupción del orden constitucional, ya que no existe una previsión constitucional para el caso de que el Ejército exija la renuncia de un presidente en turno. “México no ve con buenos ojos ningún tipo de gobierno que no emane de un proceso electoral legítimo, esa es la postura de nuestro país y es la que daremos a conocer en la Organización de Estados Americanos, OEA, que se ha mantenido en silencio. No avalamos la interrupción de la vida democrática de un país”, aseguró el canciller Marcelo Ebrard.
El gobierno ha fijado su postura en esta coyuntura al asegurar que lo ocurrido en Bolivia es un grave retroceso para la vida democrática de todo el Continente, toda vez que los golpes militares nunca han traído nada positivo, y suspenden la vida democrática, los derechos de las personas, “y México tiene, como democracia vigorosa, que hacer valer su voz, defender los derechos y las libertades. No puede ser que el Ejército pida la renuncia de un presidente”.
Hay 10 mil connacionales que viven en Bolivia, y la instrucción que tiene la embajada y el consulado es actuar diligentemente para protegerles ante cualquier situación de emergencia que puedan confrontar. Hasta este momento, no ha habido incidentes en la embajada de México en La Paz, Bolivia, sin embargo, México ha pedido la solidaridad internacional porque ya se han dado ataques a otras sedes diplomáticas.
México ofreció asilo a Evo Morales; el derecho de asilo y no intervención es una tradición mexicana y una de las banderas de la política exterior del país.
El principio de la no intervención significa que México mantiene el reconocimiento al gobierno legítimamente electo hasta el término de su período.
Reconocer a otro gobierno (que no sea el de Evo Morales) es una intervención y favorecería el proceso que contradice nuestros principios de democracia y no intervención”, sostienen las autoridades mexicanas quienes aseguran que la solución a las controversias políticas debe ser por conductos democráticos y pacíficos.