Opinión

La renovación del #TEPJF

Se habla mucho de la tentación de los partidos políticos por establecer cuotas al interior el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

  • 17/10/2016
  • Escuchar

Uno de los factores fundamentales para todo proceso electoral es que todas las instituciones encargadas de la organización, desarrollo, operatividad y consolidación de las elecciones se encuentren integradas conforme a los ordenamientos legales correspondientes y que las mismas cuenten con la legitimidad social y política para llevar a buen puerto los procesos electivos en nuestro país. 

 

En esta construcción de instituciones encargadas del desarrollo y calificación de los procesos electorales, tenemos al Instituto Nacional Electoral (INE) y a los llamados organismos públicos locales electorales (OPLE´s) y por el otro lado, al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y los Tribunales electorales de las entidades federativas.  En cuanto a las autoridades administrativas electorales su composición actual ha permitido dar resultados aceptables, aunque aún quedan muchas dudas en cómo se han conformado los OPLE´s y con ello la necesidad de que el INE haga uso de su facultad de atracción de diversos procesos normativos. Pero por el lado de las autoridades encargadas de revisar que los procesos electorales se hayan conducido con certeza, conforme a las normas electorales y a los diversos acuerdos tomados por las autoridad electoral administrativa se encuentra en pleno proceso de integración, me refiero al proceso para integrar la Sala Superior del TEPFJ.

 

El TEPJF es una institución de gran trascendencia para otorgar un equilibrio a los actores políticos –entre partidos políticos y candidatos–, que participan tanto en elecciones locales como federales.

 

Como sabemos, la renovación de dicha Sala Central del TEPJF inició, conforme lo dispuesto por la ley, con el acuerdo firmado por los 11 integrantes del pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en donde quedaron fijas las bases del procedimiento de selección de las ternas que fueron enviadas al Senado de la República con el objetivo de que dicha instancia legislativa cumpla, antes del 4 de noviembre con dicha renovación.  Los ciudadanos que se determinen tendrán de entrada la vigilancia y resolución de medios de impugnación que, en su cao, se interpongan tanto en los cuatro procesos electorales de 2017 como en la elección presidencial del año 2018 para empezar.

 

El Senado recibió las siete ternas de candidatos a magistrados de la Sala Superior del TEPJF. La primera terna está conformada por Carlos Emilio Arenas Bátiz, Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández y José Luis Vargas Valdez. La segunda terna se integra por Claudia Mavel Curiel López, Silvia Gabriela Ortiz Rascón y Mónica A. Soto Fregoso. La tercera terna se compone de Felipe de la Mata Pizaña, Rodolfo Terrazas Salgado y Marco Antonio Zavala Arredondo. En la cuarta terna están Felipe Alfredo Fuentes Barrera, Jorge Meza Pérez y Ricardo Ojeda Bohórquez. En la quinta terna están Berenice G. Huante, Janine Madeline Otálora Malassis y María del Pilar Parra Parra. En la sexta terna están Indalfer Infante G., Eugenio Reyes Contreras y Ángel Zarazúa Martínez.  Finalmente en la séptima terna se encuentran Alfredo Eduardo Ríos Camarena, Reyes Rodríguez Mondragón y Jorge Sánchez Morales.

 

Ahora bien, independientemente de los candidatos, una mala señal fue que, aunque no fuera una norma escrita, no se procuró guardar un espíritu legislativo que se ha impulsado en los últimos años, me refiero a la paridad de género.

 

De esta renovación por demás importante se habla mucho en medios de comunicación de la tentación de los partidos políticos por establecer cuotas al interior el TEPJF. Pero esperamos que sean los méritos profesionales y sobre todo la experiencia en la organización y calificación de procesos electorales los que arriben a esta gran institución.

 

Entre las propuestas destacan Carlos Emilio Bátiz con experiencia en la Sala regional con sede en Monterrey, José Luis Vargas Valdez que ocupó en su oportunidad la titularidad de la Fepade, Jorge Meza Pérez que cuenta con experiencia. Me parece que María del Pilar Parra Parra cuenta con suficientes méritos por su trayectoria profesional. Otro candidato con buena trayectoria profesional y académica es Eugenio Reyes Contreras.

 

Una de las propuestas que considero tiene altas posibilidades para ocupar un asiento en la Sala Superior del TEPJF es Rodolfo Terrazas Salgado, que en su trayectoria se encuentra el contar con alrededor de 30 años de experiencia justamente en el ámbito jurídico electoral que incluye el haber sido magistrado electoral por siete años en el Tribunal Electoral del Distrito Federal, ha ocupado importantes cargos en el propio TEPJF, y cuenta con cursos especializados en la materia y ha escrito importantes ensayos en el ámbito jurídico electoral. Quienes lo conocemos sabemos de su desempeño y ha sido un gran maestro para los que hoy estamos en otros ámbitos profesionales.

 

Independientemente de lo que aquí referimos de lo que conocemos de algunos candidatos a todos les deseamos mucha suerte y esperamos que el Senado esté a la altura de las necesidades de la sociedad por integrar un TEPJF que dé certeza y credibilidad a esa institución.

 

@fdodiaznaranjo

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

Ajedrez rumbo al 2018

Victimización y percepción ciudadana sobre seguridad pública

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.