Opinión

La reforma educativa por Twitter

Por: Oscar Rodríguez*.

  • 06/03/2016
  • Escuchar

Los dichos del secretario.

 

Desde su nombramiento como titular de la SEP, Aurelio Nuño se ha caracterizado por su activismo y exposición mediática, al visitar escuelas y aparecer en medios a diario; su señalamiento como presidenciable, es inevitable. Los anuncios sobre los avances de la reforma educativa han sido constantes. Sin embargo, hasta hoy día, las acciones anunciadas no tienen más sustento que lo publicado en su cuenta de Twitter.

 

Desde mediados de julio anunció que los docentes que obtengan resultado “Sobresaliente” en la evaluación al desempeño, obtendrán automáticamente un aumento salarial del 35 por ciento. A inicios de noviembre, informó sobre un presupuesto histórico en educación para 2016, cercano a los 710 mil millones de pesos. Asimismo, a inicios de 2016, comunicó que se dejaría de pagar a alrededor de 2 mil 200 comisionados sindicales, con un consecuente ahorro de mil millones de pesos, que se canalizarían a la educación.

 

Igualmente, la implementación de la primera de siete acciones prioritarias en el marco de la reforma educativa, el plan Escuela al Centro, implicaría un rediseño en la estructura ocupacional del magisterio al incluir dos subdirecciones en cada escuela y limitar las zonas escolares a seis planteles para mejorar el trabajo académico de los supervisores. Del mismo modo, se anunció un presupuesto histórico para formación continua, superior a los 2 mil 600 millones de pesos, para reforzar las acciones de capacitación, actualización y desarrollo profesional de los maestros en el marco de la reforma educativa.

 

En este mismo sentido, se anunció que el 29 de febrero se presentarían los resultados de las evaluaciones al desempeño realizadas entre noviembre y diciembre de 2015, acompañados de la nueva estrategia de formación continua, diseñada con base en dichos resultados.

 

Sin embargo, los anuncios del secretario, siempre por Twitter, no se han acompañado de documentos oficiales que otorguen sustento legal a sus dichos. Las declaraciones se pueden encontrar en los comunicados oficiales de la SEP, aunque sólo son réplicas de lo publicado en su cuenta personal de Twitter.

 

Sobre el aumento salarial, de acuerdo con lo señalado en el Programa de Promoción en la Función (que sustituye a Carrera Magisterial) no será automático, ya que los profesores que aspiren a ello tendrían que obtener resultados “Bueno” y “Sobresaliente” en la evaluación de desempeño, así como refrendar el resultado en una evaluación extra. Tampoco menciona que solo la fracción de docentes que presentaron su evaluación al desempeño es susceptible de participar en dicho programa de incentivos, como lo señalan los lineamientos. Por la misma razón, el resto del colectivo docente tampoco podrá concursar por aumento de horas, en educación básica y media superior.

 

El gasto en educación, por ejemplo, apenas y aumentó con respecto de 2015, pero considerando la inflación anual, ha disminuido año con año en términos constantes, al menos desde 2008. En cuanto a los comisionados no se ha ofrecido una cifra real sobre la cantidad de los mismos, su adscripción, el monto del ahorro logrado y, mucho menos, el destino de esos recursos.

 

El programa Escuela al Centro, con todo y que amenace al pacto corporativo (al regresar a las escuelas a docentes readscritos a oficinas gubernamentales y fragmentar el poder territorial de los supervisores al limitar su influencia a seis escuelas), tampoco está plasmado en un documento, ni tiene más sustento que los tuits del secretario y de la SEP. La propuesta de reforma a la Ley General de Educación, para flexibilizar el calendario escolar, tampoco ha pasado de un simple anuncio.

 

El referido presupuesto para formación continua, es el asignado al Programa para el Desarrollo Profesional Docente, que también incluye a la educación superior, nivel que escapa de la reforma y absorbe alrededor de una tercera parte de ese recurso. Además, los recortes anunciados por la Secretaría de Hacienda al presupuesto de egresos de 2016, contemplan un ajuste por 300 millones a este programa, y la misma cantidad al Programa de la Reforma Educativa, fundamental para dar autonomía a las escuelas en el marco del plan Escuela al Centro, al ser el conducto para canalizar presupuesto a cada plantel escolar; posterior a los anuncios, el secretario se limitó a señalar que los recortes no afectan temas prioritarios de la reforma.

 

El lunes 29 de febrero, al anunciar los resultados de la evaluación al desempeño, refrendó sus dichos sobre el aumento salarial a docentes que obtuvieron nivel “Sobresaliente” en la evaluación al desempeño. Asimismo, quienes obtuvieron nivel “Excelente” en la educación media superior, obtendrán una plaza que “pague más” (sic). Sin embargo, retrasó para el próximo lunes 7 de marzo el anuncio de una “histórica” estrategia de formación continua, gracias a un presupuesto superior a los 1,800 millones de pesos, señaló, contrariamente a los 2,600 anunciados días atrás.

 

Lo delicado es que, por ignorancia o mala fe (Emilio Chuayffet dixit), el secretario viene ofreciendo información falsa o incompleta. Incluso, el pasado jueves 25 de febrero, la senadora Mónica Arriola propuso un punto de acuerdo en el que exhorta a la SEP a informar puntualmente sobre los beneficios que traerá a los docentes haber obtenido buenos resultados en la evaluación al desempeño, ante la falta de información y la confusión que se genera por ello.

 

A pesar de su activismo y el reconocimiento que merece la necesaria y eficaz operación política del secretario y el gobierno federal en el marco de la reforma educativa, sus acciones no han pasado de discursos y publicaciones en redes sociales. Entre tanto solo resta esperar a que la reforma educativa supere la barrera de los 140 caracteres, trascienda los discursos y, con acciones concretas, llegue a las escuelas.

 

@oscarrm87

@OpinionLSR

@institutomora

www.mora.edu.mx

 

 

Oscar Rodríguez Mercado

Es licenciado en Ciencia Política por la Universidad Autónoma de Nayarit y maestro en Sociología Política por el Instituto Mora. Originario de Tepic, Nayarit, ha centrado sus investigaciones sobre el SNTE, particularmente la Sección 20 de Nayarit. También interesado en la construcción de liderazgos, sobre todo cacicazgos, procesos electorales, relaciones de poder y gobiernos subnacionales.

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.