Opinión

La reforma educativa en sentido contrario

La mal reforma educativa que cabalga en sentido contrario, al barranco, como este gobierno del fracaso y corrupción

  • 01/09/2017
  • Escuchar

Algo pasaba en la puerta de la escuela. Muchos padres de familia protestando, los maestros afuera. Nadie sabía qué pasaba, algunos chicos habían logrado entrar, otros se hallaban en la entrada con sus padres.

Que despidieron a los maestros! ¡Mamá, a la maestra Anita no la dejan entrar!

Apenas iniciaba el primer día de clases el pasado 21 de agosto en todo el país y 88 docentes del estado de Querétaro fueron mandados a la calle por oponerse a la reforma educativa del gobierno peñista.

-¡Eso no se vale, los maestros no pueden ser despedidos

No tenemos una queja sobre ellos, por el contrario, han ayudado a nuestros hijos a ser mejores!

Los padres empujaban en la puerta para poder entrar y exigir una explicación.

Van a tirar la puerta!, gritaban desde adentro. 

-¡Son indicaciones superiores de no dejarlos entrar!

Con un promedio de 20 años de antigüedad, maestros y maestras de siete municipios: Querétaro, San Juan del Río, Tequisquiapan, Pedro Escobedo, el Marqués, Jalpan y Corregidora se encontraron con el impedimento para iniciar clases en el nivel básico: preescolar, primaria y secundaria además con la primera quincena del mes de agosto retenida como una premonición a su despido.

Los padres se hallaron con vigilancia policiaca en las puertas de la escuela.  Algo inusitado ocurría: ¿sería por el inicio de clases? Se preguntaban. No, la policía no estaba para proteger a sus hijos, sino para impedir la entrada de los maestros a como diera lugar.

Los padres de familia desconcertados de que los maestros estuvieran en la calle por el anuncio de su despido, se unieron a las protestas. Iniciaron junto con los rescindidos, caminatas, marchas y hasta manifestaciones ante las autoridades educativas del estado y lo único que encontraron como respuesta fue un portazo y una negativa rotunda a sus demandas.

Los padres fueron informados que los suplentes de los maestros despedidos, ya estaban en los salones de clases.

No se preocupen, ya están los sustitutos

Los jóvenes maestros llegaron en lugar de los despedidos con la realización de un solo examen y sin experiencia de formación magisterial. Los maestros recién designados estaban nerviosos al enterarse del repudio de los padres de familia por su presencia lograda de esta manera.

-¡Es la reforma peñista, de la mal reforma educativa de la que está orgulloso este gobierno!

Los maestros despedidos cuentan con maestrías y especializaciones en educación, con un arraigo en la comunidad de respeto, adquirida con el paso de los años que les permite tener conocimiento de las necesidades de los estudiantes, de las capacidades de su escuela.

Pero eso no importó a las autoridades panistas quienes en coordinación con el gobierno priista federal ordenaron su separación a costa de lo que fuera. Se les sentenció que ya no regresarían a sus aulas ni tendrían derecho a una indemnización. Que acudieran a las instancias legales (también sordas y lentas) si estaban inconformes por el despido.

La medida de los despidos en Querétaro afecta a más de tres mil alumnos de educación básica de los tres niveles. En muchos centros escolares despidieron a todos los maestros, ¡fueron sustituidos todos! O hasta dos terceras partes, en otras hasta la mitad de la planta laboral, ante la mirada atónita de los pequeños alumnos.

¿Quién les explica a los estudiantes lo que pasa? Nadie, por supuesto.

En Jalpan, Querétaro, un maestro despedido entró a su salón para dar clases con apoyo de los padres de familia y lo amenazaron con denunciarlo penalmente por usurpación de funciones y allanamiento a un centro escolar.

-¡Usaremos la fuerza pública para desalojar a esos padres que apoyan a este maestro rebelde!

Dar clases ahora es un delito!, respondían los maestros. 

-¡Se la van a entender con la Fiscalía General del Estado de Querétaro! Retaban las minúsculas autoridades.

Los maestros despedidos han explicado que no le tienen miedo a la evaluación, pero no están de acuerdo que para imponerla pasen por encima de sus derechos básicos. Las notificaciones no se hicieron de manera personal, no se les informó con al menos tres meses de anticipación como lo ordena la Ley General del Servicio Profesional Docente, no se les entregó material para sus evaluaciones. Exigir que se cumpliera la ley fue su falta.

Los despidos ocurridos en Querétaro se suman a los 3 mil 360 ocurridos en marzo de 2016 en todo el país.  Se siguen cerrando espacios escolares por la cancelación del turno vespertino y los grupos cada vez están con más hacinamiento y más carencias. 

Las escuelas privadas, sin exámenes de evaluación, van rimbombantes creciendo como la alternativa de estos tiempos, contra la escuela pública que se le ataca desde el mismo gobierno para dejarla a su mínima expresión.

Es la mal reforma educativa que cabalga en sentido contrario, al barranco, como este gobierno del fracaso y corrupción.

@Manuel_FuentesM


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.