Opinión

La reelección a la Constitución

Claramente se nota que es reelección porque si sólo fuera revocación diría que el objeto es terminar el periodo presidencial, no permanecer. | Julio Castillo

  • 20/03/2019
  • Escuchar

La semana pasada fue aprobada en la Cámara de Diputados la revocación de mandato de un modo bastante dirigido y turbio, con el evidente objetivo de que haya una puerta en la Constitución para la reelección presidencial.

Algunos puntos a reflexionar:

·         La revocación de mandato es, o al menos debería ser, un derecho de los ciudadanos. La modificación constitucional hace prácticamente imposible que los ciudadanos lo soliciten y quien lo puede solicitar con mayor facilidad es el presidente de la república… habrase visto semejante estupidez… qué presidente se autosometería a una votación de revocación de mandato a sabiendas que lo puede perder; y si está seguro que lo ganaría es un ejercicio de soberbia absoluto… además, es un ejercicio bastante costoso para que el presidente, sea quien sea, simplemente corrobore lo que miden todas las casas encuestadoras e instancias oficiales: la aprobación presidencial. Para que fuese un derecho de los ciudadanos debería ser sencillo para éstos solicitarlo (o a la oposición “retar” al presidente, como se dicen en otros países) y el presidente simplemente no lo debería poder solicitar, ya que no debe ser una de sus potestades.

·         La necedad de que sea el mismo día de la elección intermedia nos dicta una verdad irrefutable: Morena es la cola de López Obrador y si López Obrador no sale a hacer campaña con sus candidatos a diputados y a gobernadores, simplemente no gana nada. Un ejercicio real de revocación tendría que ser en una fecha en la que no haya otros candidatos en las boletas.

·         Lo más importante; el texto aprobado dice en el artículo 83 constitucional: “tiene como objeto que la ciudadanía decida la permanencia del titular del Poder Ejecutivo”. Aquí claramente se nota que es reelección porque si sólo fuera revocación diría que el objeto es terminar el periodo presidencial, no permanecer… El grupo de fanáticos ciegos del presidente creen que es lo mismo, pero tan no es lo mismo que lo ha dicho tanto la oposición como los expertos en el tema; tan no es lo mismo que no quisieron cambiar la redacción en la Cámara de Diputados.

El día de ayer, ante la evidencia de los fines de lo aprobado, el presidente firmó un documento en el que se compromete a no buscar la reelección y eso todavía es peor porque está reconociendo que la redacción abre la puerta a la reelección y es necesario salir a decir y firmar que no lo hará, y que es “maderista” y cree en el “sufragio efectivo, no reelección”. Lo curioso es que lo mismo hicieron y dijeron en Cuba, y Fidel duró más de medio siglo en el poder, lo mismo dijo Chávez y se quedó como presidente hasta que prácticamente se murió.

Por otro lado, el compromiso firmado y la palabra del presidente no tienen valor legal alguno; la Constitución sí.

100 días para entender al objetivo

@JulioCastilloL  | @OpinionLSR | @lasillarota