Opinión

La rebelión de las Sofipos

En la reunión con diputados, representantes de Sofipos alegaron que hay algunas autoridades quieren desaparecer a las entidades más pequeñas.

  • 21/04/2015
  • Escuchar

Las Sociedades Financieras Populares (Sofipos) se rebelaron otra vez  y organizaron un frente común para bajar del pleno de la Cámara de Diputados la discusión de la propuesta de la Ley de Ahorro y Crédito Popular que se presentó el martes pasado y se aprobó en fast track en comisiones. Incluso, hay más certeza de que podría votarse y aprobarse esta misma semana.

 

 

Pero esta no es la primera vez que las entidades de ahorro popular ganan: Desde hace 15 años cuando se buscó regularizar al sector, muchas de estas figuras presionaron y lograron innumerables prórrogas que frenaron, a la fecha, el avance de la ley.

 

Y para muestra un botón. El jueves alrededor de 35 representantes de las Sofipos llegaron a San Lázaro a las 10 de la mañana y por espacio de una hora hablaron con los coordinadores de cada partido político; ahí les pidieron evaluar la ley porque ésta, dijeron, acabaría con el sector.

 

Antes de solicitar que el dictamen se bajara del pleno, uno de los diputados priístas, convencido de los argumentos de las Sofipos, pidió revisar la iniciativa con más detalle… “porque si nos les vamos a dar en la torre a las buenas” y la iniciativa se retiró del orden de día a las 11 de la mañana.

 

Pero la ley empezó con el pie izquierdo: El martes pasado que llegó a San Lázaro se detectaron errores menores con referencias equivocadas de otras leyes, por lo que personal de la Cámara se comunicó con enlaces de Hacienda para solicitar las precisiones; sin embargo, en la dependencia aseguraron que “no se podía mover nada de la iniciativa” porque ésta venía de la Consejería Jurídica de la Presidencia.

 

En la elaboración de la propuesta participó la Secretaría de Hacienda, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), el Bansefi, la Condusef y una Comisión bicameral de diputados y senadores.

 

En una de las tantas reuniones que se tuvieron para la redacción de la ley, uno de los funcionarios planteó la conveniencia de topar el monto del ahorro, toda vez que en Ficrea había un cliente que hacía depósitos por 20 millones de pesos al mes, cuando el sector objetivo de las Sofipos es de personas de bajos recursos.

 

Pero esa propuesta fue la que no gustó a las Sofipos, al asegurar que se limitaría al sector y se encontraría en desventaja respecto a la banca comercial, ya que a la par del techo en el ahorro, el seguro se mantendría en el equivalente a 25,000 Unidades de Inversión (Udis), cuando en la banca es de 400,000 Udis.

 

En la reunión con diputados, representantes de Sofipos alegaron que hay algunas autoridades quieren desaparecer a las entidades más pequeñas y su percepción no es del todo incorrecta, ya que muchas de estas figuras, las más chicas y que se encuentran en las zonas más remotas podrán operar  sólo con la aprobación del presidente municipal de su comunidad, pero esto se deberá hacer  a través del Notario.

 

La preocupación de la autoridad es que hay entidades que, por la lejanía, nos se pueden supervisar y eso se podría prestar a operaciones de lavado de dinero. Las mismas autoridades admiten que han sido permisivos, tolerantes y consecuentes con este sector… el problema es que las consecuencias ya están a la vista.

 

@rominarr