Opinión

La propuesta alternativa de Constitución de la Ciudad de México

Hacer de la Asamblea Constituyente un episodio de avance se logrará con la intensa participación de la gente.

  • 07/02/2016
  • Escuchar

 

En días pasados, la convocatoria de Morena conformó el Consejo Redactor de la Propuesta Alternativa de Constitución de la Ciudad de México. Está formado por 100 personalidades. Su composición, sin embargo, no es ordinaria. Más bien, se trata de una concurrencia muy especial. El peso intelectual que se concentra en ese consejo es realmente extraordinario.

Entre los redactores encontramos al experto en el tema de pueblos originarios Héctor Díaz Polanco. Al filósofo y ex rector de la UACM Enrique Dussel. Al investigador, jurista y periodista John Ackerman. Al más importante investigador del Colmex y del país en temas de pobreza y desigualdad Julio Boltvinik. A la escritora Laura Esquivel. Los cineastas Javier Robles y Guadalupe Ortega. La experta en temas anticorrupción Irma Sandoval. El diplomático, escritor y músico Héctor Vasconcelos. El promotor de derechos humanos Edgar Cortés. El escritor Paco Ignacio Taibo. El historiador Enrique Semo. El académico del CIDE Ignacio Marván. La urbanista Patricia Ramírez Kuri. El actor bruno Bichir. La feminista Gabriela Rodríguez. Los juristas Jaime Cárdenas y Bernardo Bátiz. La antropóloga Consuelo Sánchez. El economista Mario Zepeda. El caricaturista Rafael Barajas, El Fisgón.

La existencia de este Consejo permitirá darle vida a la propia Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. Con su elaboración alternativa se garantiza debate de ideas y defensa de los principios sociales y democráticos más avanzados de nuestra ciudad y nuestro país. Frente a la propuesta  regresiva que llevará el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, acotada y controlada por el propio Enrique y Peña Nieto habrá una propuesta alternativa que permitirá salvar al Constituyente de la Ciudad de México.

Ya en la instalación del Consejo Redactor Alternativo el historiador Enrique Semo recordó que al Congreso Constituyente de 1917, el presidente Venustiano Carranza presentó un proyecto pero los diputados del mismo, especialmente los más jacobinos elaboraron otro. El orgullo de la Constitución de 1917: El derecho a la educación, a la tierra y al trabajo, no salió del proyecto oficial sino del debate y aportaciones que hicieron esos legisladores.

Hasta ahora, el proceso de esta reforma política ha estado totalmente controlado desde arriba. Hacer de la Asamblea Constituyente un episodio de avance para la Ciudad de México se logrará con la intensa participación de la gente, desde abajo, sobre todo de la gente más crítica y consciente.

El Consejo Redactor de la Propuesta Alternativa de Constitución de la Ciudad de México convocado por Morena es una importante contribución a la necesidad de desatar la participación y el debate en este proceso.

 

@martibatres

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.