Opinión

La procesión de los conversos

Con mira a ocupar un cargo en la Cámara de Diputados, los candidatos buscarán nuestro voto con promesas cautivantes. | Carlos Gastélum

  • 07/04/2021
  • Escuchar

Durante los sesenta días de procesión hacia ese valle llamado Cámara de Diputados, los conversos a la política buscarán nuestro voto con promesas cautivantes. En todos lados, a todas horas, alguien le dirá que sabe lo que a usted le conviene y que, además, conoce los misterios para hacerlo. 

Los conversos le dirán también que, frente al resto, ellos son distintos pues su afiliación política del momento es la auténtica, la ´de a deveras´; en donde todo pasado distinto fue enterrado junto con los falsos ídolos. Algunos terminarán el viaje, si la suerte de los votos o la magia de la proporcionalidad lo permiten; otros quedarán en el camino. 

¿Quiénes son estos conversos en su procesión, también conocidos como candidatos en campaña?

Los conversos puros

Personas cuya incursión a la política se ata a un partido al que guardan lealtad, y al cual han pertenecido desde hace tiempo. Son caras conocidas que saben de memoria el trayecto: los ve cada tres años para algún cargo y, ganando o no, aparecen por ahí ofreciendo cosas distintas con las fórmulas de siempre. Por mucho tiempo conformaron el mosaico de la clase política nacional que se reeditaba en cada elección: hoy se tambalean por la fragilidad de las lealtades que genera la fortaleza de las ambiciones. 

Los conversos dúctiles

Personajes que encuentran la revelación cada que cambian de partido y que, pese a la deformación de convicciones, anuncian el hallazgo de la verdadera fe. Son los milagrosos del color: transforman al rojo en naranja, al azul en guinda, o al amarillo en rosa, según los amarres de la circunstancia. Sumamente numerosos en los tiempos que corren, con perfiles renombrados en todos los partidos. Llevarán el fanatismo de la buena nueva solo para verlos de nuevo, tiempo después, en otras procesiones con nuevas ropas.

Los conversos nacientes

Finalmente están los recién iluminados que vieron en la política un oficio de vida, o como novedosa alternativa laboral. Debutantes en su primera procesión, algunos semblantes le resultarán desconocidos; en otros encontrará a gente del espectáculo, de la cultura, del deporte, de los negocios, y hasta de certámenes de belleza. Quizá habrá perfiles con ofertas interesantes; o quizá sólo tengan a ofrecer un nombre con glorias vigentes o pasadas.  

Alguno de estos conversos de la política tocará su atención próximamente. Identifíquelos bien para saber de qué tipo se trata, qué le trae como propuesta política, y si está dispuesto a confiarle su voto para que termine la procesión hasta el poder. 

Si se topa con el mismo rostro que le falló, pero ahora está converso a la fe verdadera que ahora sí le va a cumplir, está en su derecho de equivocarse otra vez, como también tiene el derecho de equivocarse con alguien más.  

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.