Opinión

La perspectiva oblicua de las Fuerzas Armadas

Existe una clara hegemonía de quienes mandan, que no es necesario aumentar el sueldo al personal de tropa, mostrando así una ideología retrógrada. | César Gutiérrez

  • 15/10/2019
  • Escuchar

En la actualidad, la sociedad civil desconoce muchas de las actividades o tareas que realiza el personal militar de cada escalafón, actualmente es necesario saberlo, ya que existen diversas leyendas urbanas que pudieran tergiversar la información. De todos es sabido que el personal operativo de las unidades y cuarteles generales, se conforma con personal de oficiales, jefes y generales, quienes tuvieron que pasar por un proceso de selección para poder estudiar la carrera de las armas en el Heroico Colegio Militar.

Recordemos que este plantel fue creado desde 1823, y que ha ido evolucionando en cada etapa histórica de México, principalmente en su modelo educativo, filosófico, teórico y práctico, con el fin de incrementar la capacidad profesional del militar, apoyado con una arquitectura tecnológica en un ambiente laboral de calidad y competitividad. Actualmente los egresados se gradúan en la carrera de Licenciado en Administración Militar y se les otorga el grado de Subteniente del arma (Infantería, Caballería, Artillería, Zapadores, Blindada) y de los servicios de Policía Militar e Intendencia. Todo esto ha evolucionado en los últimos 28 años, incrementando la ruta profesional y de especialización en la Escuela Superior de Guerra y el actual Colegio de Defensa.

En comparativo con otros ejércitos, resulta que nuestro personal de tropa, aun cuando existen las escuelas de clases, no cuentan con mayor preparación que exigen las nuevas tareas encaminadas a la Seguridad Pública. Existe una clara hegemonía de quienes mandan, que no es necesario aumentar el sueldo al personal de tropa, mostrando así una ideología retrógrada de que si ganan más, van a tener más vicios. Tremenda estupidez. Si ese fuera el concepto, no deberían ganar más todos aquellos militares de alto rango que se les ve despilfarrar el dinero en los burdeles, y el alto índice de pensiones alimenticias.

No debemos generalizar con un pensamiento discriminatorio de quienes con su trabajo dan resultados para la hoja de actuación de sus comandantes, ante esto, ¿por qué no deben ganar bien la tropa y los oficiales? ¿Por qué no les pagan la compensación garantizada al momento de retirarse dignamente, si cumplieron cabalmente su lealtad a México?

Observemos la tabla de haberes, la cual justifican con sus palabras en los pasillos, no deben ganar más porque es tropa, no deben ganar más porque no fueron a la Escuela Superior de Guerra, no deben ganar más porque no tienen licenciatura, maestría y doctorado; pero gracias a esos subordinados es que llegaron a ser Jefes o Generales, sin embargo estando arriba se les olvida, hasta que llega el retiro y surge la triste realidad de la mísera pensión que no se compara incluso, con la de el ministro, el magistrado, los secretarios etc. ¿Pues cómo va a ganar mucho si el militar sólo debe cumplir y obedecer órdenes? ¿Cómo van a ganar más si la tropa son unos perfectos ignorantes? ¿Qué van a saber del arte de la Guerra?

Cabe aclarar que en México hubo una época, entre los años 50 a 90, que el personal de tropa solo contaba con primaria, tiempo después comenzaron a observarse que llegaban con nivel secundaria, y actualmente son pocos los que no tienen preparatoria o su equivalente. Lo anterior se debió a la falta de empleo o de oportunidades en el medio civil, por eso es que nuestro ejército está conformado por los hijos del pueblo. No existe ninguna ideología para cometer abusos o barbaries, simplemente se han abocado a cumplir órdenes e instrucciones sin chistar, o contravenir a los comandantes supremos en turno, los cuales son CIVILES, por su lealtad, porque las órdenes que han cumplido han sido bajo el argumento de los poderes legislativo y judicial de proteger a la patria sin menoscabo de la fórmula de quienes ostentan el poder.

Ahora bien, es cierto que existen programas para mejorar, pero no todos los comandantes se preocupan o tratan de que su personal cuente con un mejor nivel académico. ¿Por qué es muy importante esto? Porque el personal de tropa es la primera línea de combate, el pelotón es la unidad básica de combate que entra en la proximidad de la gente, son la columna vertebral de las Fuerzas Armadas. Son quienes viven la agresión en el primer instante, son quienes realizan la puesta a disposición ante el ministerio público, son quienes deben recabar los elementos probatorios de prueba para la coadyuvancia en la cadena de custodia, para el correcto ejercicio de la acción penal y evitar la sustracción de la justicia. Son quienes acordonan y evacuan en las emergencias. Sí, es cierto que reciben órdenes, pero también es cierto que de nada sirve un excelente plan estratégico de alto nivel, si el ejecutante no sabe cómo hacerlo. Es necesaria la capacitación y el adiestramiento continuo, esos mandos que dicen que no se les debe de aumentar, que recuerden cómo se peleaban por el nivel Damin o Damax, y entregaban su dignidad al mejor postor. Seamos hombres de honor y defendamos a nuestras Fuerzas Armadas, que bajo el esquema de Guardia Nacional nuevamente salen a cumplir un mandato presidencial y de los políticos que ocupan las curules del palacio legislativo.

Debemos recordar lo que decía el General Douglas MacArthur “el Soldado es el primero que quiere la paz, ya que es el que debe sufrir y soportar las más profundas heridas y cicatrices”.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.