Opinión

La pasión de Larrea

A pesar de que no le gustan los reflectores, Larrea se dejó ver contento y festejando una sus grandes pasiones: las carreras de caballos. | Romina Román

  • 28/05/2019
  • Escuchar

Es el segundo hombre más rico de México. Su fortuna asciende a 13,300 millones de dólares y aunque su nombre le es familiar a un amplio círculo de mexicanos, su rostro no; casi nadie lo conoce, no da entrevistas, hay contadas fotografías de él, no aparece en eventos masivos y poco se sabe de su vida privada, ya que su tiempo lo divide entre México y su castillo en la región de la Toscana, en Italia.

Él, es Germán Larrea, el dueño de Grupo México, la minera más grande del país y la tercera productora de cobre más grande del mundo. Sus negocios no sólo se limitan a la extracción de metales. También abarcan las telecomunicaciones con la red privada más amplia de ferrocarriles, un grupo aeroportuario, accionista en instituciones financieras y el negocio del entretenimiento, con Cinemex.

A pesar de que no le gustan los reflectores, el sábado pasado, Larrea se dejó ver contento y festejando con champaña una sus grandes pasiones: las carreras de caballos.

Por varios años consecutivos, su cuadra San Jorge que tiene decenas de caballos, participó en el evento más esperado por los amantes de este deporte: el Handicap. Ahí Germán Larrea logró dos triunfos consecutivos, la carrera de las estrellas y la de las Américas.

El empresario quien fue el primero en alertar a sus empleados sobre el peligro de votar por el presidente Andrés Manuel López Obrador, perdió entre 2018 y 2019, cerca de 4 mil millones de dólares, caída que resultó principalmente del negocio minero, sector al que en los últimos años ha sido golpeado por los vaivenes en los precios de los metales.

Pero ese día, Larrea levantó los dos trofeos, acarició varias veces a sus dos caballos ganadores Kantyi y Kublaigo (ambos pura sangre e importados de Estados Unidos) y se dejó retratar con su familia. Bajó dos veces del exclusivo salón Jockey Club sonriente y con un cuerpo de seguridad discreta, para galardonar a los triunfadores.

En la zona de premiación, los curiosos se acercaron a tomar fotos, pero pocos sabían su nombre ni quién era, mucho que es el segundo más acaudalado del país y quien por cierto, enfrentará una batalla con el senador Napoleón Gómez Urrutia, quien vivió en el exilio en Canadá y fue acusado por un presunto fraude por 55 millones de dólares en perjuicio de los trabajadores mineros.

Fallo dudoso en Dos Bocas

Nos dicen que una de las prioridades de Irma Sandoval, la titular de la Función Pública es revisar con lupa el fallo de la adjudicación del Proyecto de Nueva Refinería en Dos Bocas, debido a que según comentarios de funcionarios muy cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador, a éste no le gustó nada el resultado que se dio a conocer el viernes pasado por Pemex Transformación Industrial Infraestructura de Desarrollo SA de CV (PTI-ID).

Pues resulta que desde la paraestatal se decidió elegir al consorcio que se integra por la holandesa Van Oord de México, Van Oord dredging and Marine Contractors y Grupo Huerta Madre, con ésta última empresa los directivos se encontraron con que la compañía tiene muy poco tiempo que se registró en Tabasco y cuenta con un capital inicial menor respecto al monto que se gastará en el proyecto.

Así las cosas…

¿Adiós al Grado de Inversión?

@rominarr  | @OpinionLSR | @lasillarota