Opinión

La otra transformación

Un sistema de tributación de impuestos anacrónico y obsoleto | Rodolfo Aceves

  • 23/09/2018
  • Escuchar

El presidente Andrés Manuel López Obrador se refiere a la cuarta transformación, porque en la primera es, la que se refiere a la que inició Miguel Hidalgo con la Independencia; la segunda transformación que fue en el periodo de La Reforma con Benito Juárez y, la tercera transformación la producida durante la revolución de 1910.

Esta transformación a que se refiere López Obrador trata de revertir los efectos producidos por las malas decisiones de políticas públicas, en austeridad, seguridad y combate a la corrupción, principalmente, así como prácticas de gobierno.

Cuarta transformación

Pero hay otro tema en la gama de la transformación que ofrece el presidente López Obrador y que se inserta en la distribución de la riqueza.

Aquí se inserta el tema del régimen de consolidación fiscal, que consiste en las deducciones consolidadas de corporativos cuando la Ley les permite que adquieran una empresa con pérdidas y mantenerla así, para demostrar a la SHCP sus mermas y deducirlas de sus utilidades. Por eso siempre piden devolución de impuestos.

Este régimen abusivo ha puesto en entredicho que los 50 grandes contribuyentes -de empresas de la industria automotriz, productos fotográficos, panificadoras, acereras, tiendas departamentales y de autoservicio, e instituciones financieras-, paguen sólo 74 pesos de Impuesto sobre la Renta (ISR) y 67 pesos por Impuesto al Valor Agregado (IVA) entre el 2000 y el 2005, en promedio, según un estudio de la Auditoría Superior de la Federación.

Se trata de temas económicos y de administración de las finanzas públicas, cuando persisten fideicomisos en el gobierno federal, y que se incrementaron de mil 387 en 2004 a mil 409 en 2005, y el monto de sus activos pasó de 675 mil millones de pesos a 742 mil millones de pesos en ese periodo.

Distribución de la riqueza

Un Sistema de Administración Tributaria de la SHCP opaco, que omite dar a conocer la lista de personas físicas y morales beneficiadas con la cancelación de sus deudas fiscales, cuyo monto ascendió en 2007 a 73 mil 900 millones de pesos y de la cual, muy seguramente conocía el ahora ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena o Javier Laynez Potisek, y es posible que su actual posición sea el premio a la lealtad, en virtud a que no pertenecen a la función jurisdiccional.

Un sistema de tributación de impuestos anacrónico y obsoleto, que administra una inteligencia financiera incapaz de detectar desvíos en partidas presupuestales hacia cuentas de gobernantes, pero bien eficiente cuando en su declaración anual como contribuyente persona física no coincide en un peso de diferencia, y por tal razón, no le devuelven lo que por ley y derecho le corresponde.

Un sistema tributario que no quiere voltear a ver a los protagonistas de los escándalos como #PanamaPapers o #EstafaMaestra porque le resulta incómodo.

Es en estos temas económicos y financieros en donde la cuarta transformación del país también debe poner especial énfasis, sobre todo porque se trata de nichos en donde se inserta la impunidad y tolera la corrupción.

Cuarta transformación o transformación de cuarta

@racevesj@OpinionLSR | @lasillarota