Opinión

La oposición rechaza cambios urgentes ante covid-19

En todas partes del mundo los gobiernos deben contar con la posibilidad de modificar el presupuesto original, cuando se vive algo no contemplado. | César Cravioto

  • 23/06/2020
  • Escuchar

Luego de un prolongado debate, ante el rechazo de la oposición, el Congreso local autorizó a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum agilizar la aplicación de modificaciones en el presupuesto sin requerir de la autorización de los diputados para enfrentar una emergencia sanitaria como es el caso de la pandemia del covid-19 que hoy vivimos.

Los diputados del Congreso de la Ciudad de México aprobaron con 38 votos a favor, 20 en contra y 4 abstenciones las reformas a la Ley de Austeridad, Transparencia en Remuneraciones, Prestaciones y Ejercicio de Recursos.

Como era de esperarse, la reforma fue criticada por algunos diputados del PAN, y el PRD quienes rechazaron dar el control de gasto a la Jefa de Gobierno, lo cual demuestra, una vez más, que la oposición en lugar de ayudar buscó a toda costa que no se aprobara la modificación al presupuesto. Consideraban a la reforma como una violación a la división de poderes y a la autonomía de los organismos.

Se les olvida que en todas partes del mundo los gobiernos deben contar con la posibilidad de modificar el presupuesto original, cuando se vive algo no contemplado, como esta pandemia, o cualquier situación de emergencia en la ciudad “pero siempre con transparencia”, como asegura la jefa de Gobierno local.

La nueva reforma permitirá a la doctora Sheinbaum, y a cualquier próximo jefe de gobierno, disponer de los recursos públicos sin necesidad de consultar antes al Congreso, cuando la Ciudad de México enfrente una situación de emergencia.

Rebasados por los votos de los legisladores de Morena, las bancadas del PRD y del PAN advirtieron, que buscarán interponer un recurso de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

A pesar de la oposición, ahora la Dra. Sheinbaum podrá redireccionar sin demora y con mayor libertad los recursos necesarios por el bienestar de todas y todos los capitalinos, para reactivar nuestra ciudad, y garantizar el derecho a la vida y a la salud, e informará cada trimestre en un apartado especial el avance presupuestal y de la cuenta pública sobre el destino de los recursos.

Quedó establecido que: “Sólo en caso de emergencia sanitaria o desastre natural, la persona titular de la Jefatura de Gobierno, por conducto de la Secretaría, aplicará las medidas de disciplina y equilibrio presupuestal, ordenando las reducciones al Presupuesto de Egresos que sean necesarias para salvaguardar el interés social y público”.

De modo paralelo, dio inicio una reducción del gasto en todos los aspectos del gobierno local que no sean indispensables, como lo es la compra de papel, el pago de rentas, y el pago de telefonía celular para funcionarios, que será reducido o eliminado.

"Vamos a reducir al mínimo, casi economía de guerra, el capítulo 2000 y 3000, que son la compra de insumos para la operación del gobierno y algunos servicios que vamos a considerar como no necesarios", agregó Claudia Sheinbaum.

Bajo la lógica de que las escaleras se barren de arriba hacia abajo y tras la búsqueda de finanzas públicas sanas, el Gobierno local es el primero que pone el ejemplo ante temas relacionados con los principios de transparencia y la austeridad republicana.

Cabe destacar que bajo esta urgente circunstancia que hoy vivimos, los recursos para obras públicas y programas sociales quedarán intactos, por instrucciones de la Jefa de Gobierno.

También por mayoría de votos, los diputados reformaron tres artículos de la Ley de Reconstrucción Integral de la Ciudad de México, que permitirá según indica la iniciativa, subsanar algunas omisiones sustanciales para poder atender las necesidades de las personas afectadas por el sismo del 2017, …pero de eso hablaremos la próxima semana.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.