Opinión

La mirada de Pete Souza

Una combinación muy poderosa. | Ulises Castellanos

  • 19/02/2021
  • Escuchar

Las emociones, los momentos difíciles, la intimidad, la familia, la tragedia, la vida pues. Así se planteó Pete Souza, el fotógrafo de la Casa Blanca entre 2009 y 2017, amanera cómo haría su trabajo a lo largo de esos ocho años bajo la administración de Barack Obama. Esta semana se estrenó en Apple TV el documental que hace referencia a esos años, “The Way I See It”.

El documental arranca con la narración de Pete Souza de la última mañana de Barack Obama en la Casa Blanca, el 20 de enero de 2017, acompañado de un video de ese día y la entrega de la famosa carta que cada presidente saliente le deja al nuevo, en este caso a Donald Trump aquel día.

Al minuto seis nos presenta imágenes inéditas de aquel día en el último despegue del helicóptero que se llevaría por última vez a Obama, y su mirada lo dice todo. Es el adiós al Poder. El fin de una etapa. Así se despedía el Presidente más carismático que han tenido nuestros vecinos del norte en el siglo XXI.

Enseguida, vemos brevemente imágenes de las manifestaciones contra Donald Trump. Pete Souza no esconde su preferencia personal y política. Y de inmediato vienen una serie de reflexiones sobre su cambio de vida fuera de la Casa Blanca y la preocupación que le da en ese momento el rumbo político de su país.

En el documental, Souza explica como superó el dilema de ser un antiguo fotoperiodista una vez que se convirtió en el fotógrafo de “el Gobierno de Obama” y dice que fue sencillo porque se planteó hacerlo desde una perspectiva histórica bajo una premisa, “hacer fotos auténticas”. Así de simple. Aquí su sitio para que vean su trabajo.

El documental, también relata cómo Peter Souza trabajó en 1987 para el Presidente Ronald Reagan y quiénes fueron su inspiración visual para ese trabajo. Pete subraya contundente, que el nivel de acceso y fotografías que de ahí se deriven, depende totalmente de la química que se dé con el Presidente en turno. Y esto último es clave.

A lo largo del video, también escuchamos los puntos de vista de la esposa y madre de Pete Souza. Reflexiones sobre su estado de ánimo y otras incidencias. El detrás de cámaras de su propio trabajo.

El documental está narrado principalmente por Souza, pero a lo largo de la pieza se van sumando otras voces, editores, funcionarios de la Casa Blanca, periodistas y testigos de su carrera. Cuenta de sus inicios con Obama, desde que se convirtió en senador. Y narra su llegada al Poder. Su sencillez y estilo personal de gobernar.

La primera frase que le dijo Obama como presidente electo a Pete Souza fue “vamos a divertirnos” y así arrancó su trabajo oficial en la Casa Blanca.

El video relata fielmente cómo Souza se convirtió literalmente en su sombra durante los ocho años 24/7, ni siquiera cuando tuvo neumonía faltó a su cita diaria con Obama. Cuenta cómo arrancaron con sus planes de subir las fotos en línea. Empezaron por Flickr. Y lo demás es historia. Fue el primer Presidente en usar redes sociales en los Estados Unidos.

La estrategia, la mirada de Pete Souza y el carácter del Presidente Obama fueron una combinación muy poderosa. El documental detalla muchos otros momentos en la historia del Presidente y las reflexiones de Souza. Pero no les cuento más, véanlo y disfruten el viaje, las fotos y las motivaciones detrás de este gran fotógrafo. Esta es su cuenta de Twitter: @PeteSouza, con todo y sus casi 190 mil seguidores.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.