Opinión

La mesa está puesta, ¡qué lleguen los invitados!

Los jóvenes podrán determinar con su voto el ganador de las Elecciones 2018 | Ramón Verazaluce

  • 29/06/2018
  • Escuchar

A horas de que se celebre la jornada electoral más competida, complicada y concurrida de la historia de México, cabe hacer algunas reflexiones a efecto de que podamos emitir nuestro voto, lo más objetivo posible y con la mayor certeza de que lo que se ha estado haciendo se ha hecho bien.

Padrón electoral

En un primer punto debemos tener en cuenta que toda la logística e instrumentación de una elección parte de la columna vertebral llamada “padrón electoral[1]”.

¿Por qué?, porque es la base a partir de la cual se hacen las estimaciones de, entre otras, la cantidad y ubicación de casillas que se deberán instalar a nivel nacional, la cantidad de supervisores y capacitadores electorales que se van a contratar, la cantidad de ciudadanos a capacitar para que sean funcionarios de casilla, toda la papelería y documentación electoral que se deberá preparar (boletas a utilizar, número de actas de escrutinio y cómputo, lápices para marcar las boletas, tinta indeleble, etcétera), así como todos los procesos tecnológicos que permitan desarrollar de manera óptima la jornada del próximo primero de julio.

Asimismo, de la actualización del padrón electoral depende cuántas credenciales para votar con fotografía se deberán fabricar y con ello conformar la lista nominal de electores que han obtenido dicha credencial.

Para este proceso, el padrón electoral está compuesto de 89 millones 332 mil ciudadanos y la lista nominal por 89 millones 123 mil 355 ciudadanos, es decir, se tiene una cobertura del 99.77% del total del padrón electoral.

A lo anterior, hay que agregar la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero, cuya estructura y actualización es la misma que se utiliza para las personas que radican dentro del territorio nacional, pero la diferencia entre las dos listas, estriba en que los ciudadanos que están inscritos y radican en el extranjero, son suspendidos del padrón electoral utilizado para las personas que radican en la República mexicana, a efecto de que no puedan obtener su credencial para votar dentro del territorio nacional, creándose un segundo padrón electoral exclusivo para resientes en el extranjero, mismo que para este proceso electoral está integrado por 181 mil 256 ciudadanos.

Participación

Tanto en el padrón electoral como en la lista nominal, la edad que predomina de los ciudadanos con derecho a votar, fluctúa de los 20 a los 29 años en promedio, con poco más de 11 millones de ciudadanos.

Así, contamos con una columna vertebral sólida y todo lo que de ella se deriva de ella, nos permitirá tener la certeza de acudir el primero de julio a la fiesta nacional en la que podremos ejercer nuestro derecho a votar y así, decidir el rumbo de nuestro país.

Ahora bien, el contexto en el que se presenta esta elección tiene, además, un elemento muy importante que deberá ser tomado en cuenta, se trata de la participación de los jóvenes que son los que podrán determinar con su voto el ganador de la contienda.

Desde hace unos años los ciudadanos han cambiado paulatinamente su conciencia política y con ello han provocado un cambio de timón en nuestra democracia, hoy la participación de hombres y mujeres es relevante en cada discusión de cada tema, en todas las instancias de la política, en cada mesa de debate de cada programa de radio, televisión, en redes sociales o prensa escrita, las y los ciudadanos complejizan cada tema, emiten sus opiniones que al final, se convierten en directrices con las que se ha nutrido el sentido de la democracia.

Voto 2018

Después de toda la parafernalia de las campañas políticas y lo que esto conlleva, hoy, hemos dejado de soportar los spots de los partidos políticos y de los candidatos independientes, la difusión de propaganda, encuestas y actos de proselitismo, lo que nos permitirá reflexionar en tres días, qué pudieron aportar los candidatos federales y locales como para poder votar por alguno de ellos.

Cada quien tiene el derecho humano de votar por quien más le convenza, pero con ese derecho viene también el deber de aceptar las consecuencias y, eso, ya no depende de la autoridad electoral.

En fin, la mesa esta puesta, toda la maquinaria electoral funciona cronológicamente, todos los procesos técnicos y tecnológicos perfectamente aceitados, el incansable recurso humano del Instituto ha unido sus fuerzas para que en esa fecha todos los mexicanos podamos disfrutar de esta fiesta, las miradas del mundo estarán puestas ese día en la jornada electoral y, el INE como anfitrión de la fiesta, se ha preocupado por tener listo hasta el mínimo detalle para que los invitados disfruten a plenitud.

Cabe decir que, como en todas las fiestas, si algún invitado realiza alguna conducta indebida, ya no es responsabilidad del anfitrión, es decir, si el día de la jornada electoral sucede algo o alguno de los actores políticos no se conduce conforme lo dictan las normas, el INE no es responsable ante dicha falta, ni se le señale por actitudes o conductas cometidas por agentes externos de cuya consecuencia no se haga responsable.

¡Vamos pues! El platillo se servirá el próximo primero de julio desde las ocho y hasta las 18 horas.

¡Ejerzamos nuestro voto! Las mesas de escrutinio y cómputo se instalarán a partir de las ocho horas y se cerrarán hasta las seis de la tarde.

¡Buena suerte México!

Inminencia del proceso electoral

@RamonVerazaluce | @OpinionLSR | @lasillarota


[1] Los datos del padrón electoral son los emitidos por del Registro Federal de Electores.



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.